En Jujuy la ancha avenida del medio la ocupa la pobreza generada por el FPV

 En Jujuy la ancha avenida del medio la ocupa la pobreza generada por el FPV

La campaña electoral en Jujuy  quedó polarizada entre el oficialismo encarnado por EAF y Daniel Scioli; enfrentando a GM y sus aliados locales, ya que no hay aún una decisión de poner la bandera exclusiva de ningún presidenciable. En esta puja el grueso de los votantes son pobres, observamos estrategias disonantes respectos al resto del país.

14.07.2015 || En Jujuy mas del 52% de los hogares viven con menos de $8.500 pesos mensuales y un 34% de ese segmento no alcanza los $5.200 con lo cual la definición de un electorado independiente denominado “La ancha avenida del medio”, en la provincia norteña posee características muy diferentes a las de la franja central de la argentina.

Hacia el sur, “la ancha avenida del medio”, como la llaman los politólogos; cautiva a los precandidatos presidenciales, por el hecho significativo de estar dotados de formación crítica, producto de sus ingresos que los rescatan de la dependencia estatal y de las deformidades del clientelismo.

Sin embargo hacia el norte del país, la ecuación cambia. La falta de oferta laboral, la sobre dimensión del estado como único empleador en permanente crecimiento y la expulsión de una parte importante de la clase activa hacia otras latitudes de la argentina en busca de empleo, dejan un cuadro de ciudadanos con otras características, donde la mayoría se encuentra en los parámetros de la pobreza; ¿será por eso que en el NOA y el NEA le va bien al FpV?.

En este sentido, es muy difícil para la oferta opositora prevalecer como preferencia electoral, ya que el oficialismo cuenta con instrumentos mas adecuados para socorrer a necesitados.

Un discurso de propuesta demanda atención, libertad y autonomía por parte del electorado. En Jujuy este tipo de ciudadanos son la minoría, por lo cual cuesta encender la esperanza en miles de jujeños que están ocupados en sobrevivir el día a día, lejos de poder proyectar mejoras en función de ideas y programas alentados desde la oposición.

La realidad es una sola, el gobierno de la provincia mantiene una política inhumana con respecto a mejorar las condiciones reales de vida de los jujeños. Se supone que la generación del empleo privado formal debe ser el objetivo central de la gestión de EAF; pero al parecer es todo lo contrario.

Solo hay acciones contenidas en los programas enlatados del gobierno nacional, cuyo horizonte no es suficiente para el desarrollo de la provincia. En cambio los verdaderos ejes para acceder a un proceso de industrialización son evitados por el gobierno provincial.

De esta manera se explica la languidez de las economías regionales, el ánimo tortuga de los Parques Industriales y el olvido de la Zona Franca. Es decir en Jujuy todo camino al desarrollo debe ser cubierto por las malezas de la desidia.

Si bién es innegable que hay apuestas empresariales en el entorno minero sobre todo, estas son sectoriales; ya que no están orientadas a ofrecer empleo en escala, solo responden a intereses económicos sin connotación social.

En este sentido, el ingeniero Rubén Daza, semanas atrás sostuvo que la explotación de la lana de camélidos andinos es mas beneficiosa en términos de sustentabilidad y empleo, que la explotación del litio.

Es decir, hay alternativas concretas para mejorar las expectativas de los jujeños, pero al parecer esa ecuación no rendirá frutos electorales. El FPV sabe donde pescar, conoce el cardumen porque lo ha creado; el desafío de revertir la penosa situación recae en la oposición y los ciudadanos que perciben el juego de poder. ¿serán capaces de encontrar un mensaje promotor del cambio?.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 6 =