«Evita somos todas»

 «Evita somos todas»

Mito, símbolo, ejemplo, modelo. ¡Que alta nos dejaste la vara, compañera!

Esa creencia a la que cada una de nosotras le da un significado diferente, pero que nos une en la lucha por un mundo más justo y solidario, más tierno e igualitario. Símbolo de lo que podemos ser, y de lo que debemos hacer; en cada paso, en cada palabra, en cada gesto tratando de ser fieles a tus mandatos.

Ejemplo de mujer política; de carácter, de fortaleza y de coraje. De grandeza y generosidad. Un modelo para cada una de las que tomamos tus banderas. Un modelo para las que lograron votar gracias a tu fuerza; de las que consiguieron su primer trabajo, de las que estudiaron en la Universidad, de las que compraron su primer auto, de las que con sus manos y un oficio aprendieron a sostenerse.

Un modelo para las que cuidan, las que cocinan, las que enseñan, las que curan. Un modelo para las que militamos, las que peleamos, debatimos, defendemos, construimos; para cada una de nosotras que podemos ayudar a las demás. Evita somos todas. Las que hoy seguimos luchando por los derechos, desde cada trinchera en la que elegimos estar.

Pura pasión fue tu vida, y nos la metiste en las venas, dejando la marca genética de las mujeres peronistas, que aun poniendo lo mejor de nosotras no te llegamos ni a la cintura. Esa cintura que midió Cristian Dior, diciendo que fuiste la única princesa a la que vistió.

Y te vimos bella, emperifollada con broches y perlas, mostrarle al mundo que una mujer pudo lo que no pudieron tantos hombres. Hasta con la moda demostraste que el poder se ejerce, y las mujeres debemos seguir ese ejemplo.

Que nos critiquen las carteras, los tacos y el maquillaje porque cuando queremos podemos.
Que nos critiquen el peinado, rulos sueltos o rodete, y el traje también.
Que nos cuestionen las formas, el tono, la emoción o la frialdad.
Que nos cuestionen lo que hacemos en nuestras camas, en nuestras casas, y con nuestros cuerpos.
Evita somos todas. Las que elegimos qué pensar, qué usar, y decidimos quienes queremos ser.

Que el peronismo es un sentimiento nadie lo duda. Por eso no lo entienden, ni nos entienden.  Le metiste amor a la ideología, y le diste un nuevo sentido a la justicia.  Transformaste la dadiva en derechos, volviste impotente a la malicia, te paraste entre todas con la altura moral de tus logros: escuelas, hogares, casas, cuadernos, libros, hospitales, máquinas de coser y de escribir, delantales, oficios, juguetes, bicicletas…¡DIGNIDAD!

Hasta te burlaste de la muerte y sobreviviste al cáncer, porque tu memoria hoy está más viva que nunca en un lugar tan íntimo como son nuestros corazones. Vivís en cada una de nosotras, por experiencia, historia, legado o convicción. Incluso vivís en quienes te odian, porque pasaron generaciones de gorilas y les seguís molestando como el primer día.

Evita somos todas. Las que tenemos en el alma tu llama, que nos cobija en los peores momentos y nos impulsa cada día para no defraudarte.

Los que sobreviven también son los ataques, prejuicios, estigmas, discriminaciones.  Siempre los sufriste, viva o muerta, nunca dejaron de insultarte; es el precio que pagaste con tu vida y con tu cuerpo. Sin embargo, a pesar de los dolores, las angustias y las heridas, siempre fue más fuerte tu conducta y tus acciones. Porque eso es lo que vale, eso es lo que queda en la memoria colectiva de los pueblos, antes y ahora.

Evita somos todas. Las que aguantamos todavía el machismo, el machirulaje, los agravios, la pretendida impugnación de nuestro pensamiento, la exigencia de validación permanente y la violencia política que incluye todo eso que sufriste.

El actual Hotel Termas fué inaugurado por Eva Perón como «Clínica de recuperación Infantil, con residencia» en 1950.

Cuanto coraje. Cuanta presencia. De igual a igual, con esas mujeres de la oligarquía a las que corriste de la Sociedad de Beneficencia. De igual a igual, con el pueblo al que representaste mejor que nadie. De igual a igual, con los dirigentes sindicales a los que empujabas a la acción. De igual a igual, con los militares a los que con razón querías limitar. ¡De igual a igual con Perón!.

Eso fue hacernos entender a todas las mujeres argentinas que ese era el lugar que nos correspondía. ¡Esa fue la mayor osadía! Eso es lo que hoy te aloja en el espíritu de las millenials y centenialls que ahora, además, dicen estar un paso delante de los hombres.

El Hogar Escuela de Jujuy fué inaugurado el 5 de junio de 1950 por Eva Duarte, el complejo fué la oportunidad de acceder a la educación para todos los excluidos, «gérmen de justicia social».

Evita somos todas. Las que con valentía afrontamos cada día superando nuestros miedos, y poniendo los ovarios que hay que poner, no solo para ocupar el lugar que merecemos sino también para superarnos y estar un paso adelante liderando a nuestras generaciones.

El amor verdadero es eterno. No lo mancilla el tiempo, no lo debilita la distancia, no lo aniquila ni el odio más profundo ni los poderes más omnipotentes. Lo que debe ser, será. El camino que nos marcaste está inscripto en nuestra piel y en el alma de todos los peronistas. Que nos digan populistas, que nos acusen de lo que se les ocurra, que nos amenacen o nos aprieten, que nos insulten o nos degraden. Sabemos cuál es nuestro destino en esta tierra, “la felicidad del pueblo y la grandeza de la Patria”.

Evita somos todas. Las que amamos, las que sobrevivimos al tiempo, las que nos fortalecen los golpes, las que superamos las distancias conectándonos en un enorme panal de mujeres que sobrevivimos a las agresiones de una sociedad que todavía está marcada por el individualismo y la indiferencia.

“Volveré y seré millones” ¡Así es compañera! Nunca te fuiste, y somos millones las que te llevamos en el corazón como la más grande insignia de pertenencia. Millones las que enseñamos a nuestras hijas que sus derechos fueron fruto de tus sueños, y de los nuestros. Millones las que aprendemos de vos, en cada etapa de nuestras vidas, en lo político y en lo personal.

Millones las que sabemos lo que fuiste capaz de dar para que podamos hoy gozar del lugar que nos diste. Millones las que entendemos el lugar que ocupaste en la historia y las que comprendemos el sacrificio que implica formar parte de una causa. Millones en las calles, ejerciendo nuestro poder, el que nos enseñaste a usar.
Evita somos todas.

Lic. Carolina Moisés
Militante – Diputada Nacional
Jujuy – 26 de julio del 2020

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − dos =