Un ex funcionario rompió el silencio y complica a De Vido, López y Cristina

 Un ex funcionario rompió el silencio y complica a De Vido, López y Cristina

cristina-de-vido-lopez
Hugo Rodríguez, ex subsecretario de Obras Públicas, detalló cómo se aprovechaban contratos millonarios de infraestructura financiados por el Estado. Y comprometió más a Cristina Kirchner, a José López y a Carlos Kirchner, primo del ex presidente.

Se rompió el pacto de silencio entre los ex funcionarios que manejaron los negocios de la obra pública K. Uno de los ex subsecretarios de esa área, Hugo Rodríguez, declaró ayer ante la Justicia. Fue en el marco de la causa en la que se investiga si los Kirchner usaron sus tres gestiones presidenciales para conformar una asociación ilícita para generar dinero de la corrupción a través de contratos millonarios de infraestructura financiada por el Estado.

Esta declaración comprometió la situación de la ex presidenta Cristina Fernández; también la del Secretario de Obras Públicas, José López, su ex jefe; y la del ex Coordinador de la Obra Pública Federal, Carlos Santiago Kirchner, primo del ex presidente, Néstor.

Rodríguez fue subsecretario de Obras Públicas durante un lapso breve: entre el 2007 y el 2008. Pero eso le permitió conocer la trastienda de la trama de los manejos de su jefe durante dos gestiones presidenciales. tanto de Nestor como de Cristina Kirchner.

Rodríguez dependía, al menos en los papeles oficiales, del secretario José López, quien a su vez debía subordinarse, de acuerdo al organigrama gubernamental, al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Quedó imputado en la causa en la que ya fueron indagados la propia ex Presidenta; el empresario Lázaro Báez, el ex ministro De Vido; y el ex secretario López, su ex jefe.

Ninguno de ellos aceptó responder preguntas de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahíques y del juez que delegó en ellos la investigación, Julián Ercolini.

Pero Rodríguez sí aceptó hablar y dar su versión de los hechos.

Es la primera vez que un ex funcionario de su relevancia, que trabajó mano a mano con López y De Vido, contó ante la Justicia cómo funcionaba la dinámica gubernamental que enriqueció a distintos empresarios “amigos” del poder K, como Lázaro Báez.

Rodríguez primero se declaró inocente de cualquier delito que tenga que ver con perjuicios contra el Estado. Y también negó haberse enriquecido de modo ilegal mientras fue funcionario.

Rodríguez fue brutal en cuanto a su descripción de cómo se manejaron los fondos estatales de la Obra Pública mientras él fue subsecretario del área, entre 2007 y 2008.

Afirmó ante la Justicia, por ejemplo, que renunció al cargo cuando tuvo discrepancias con José López debido a que, según su versión de los hechos, intentó alertar a ese ex funcionario, hoy preso tras ser descubierto lanzando bolsos con millones de dólares en efectivo en un convento de monjas en una madrugada del conurbano bonaerense.

Rodríguez hizo declaraciones como ésta: “López era verticalista, y era él quien tenía toda la información sobre las áreas que tenía a su cargo”. Y agregó que era por eso que López “tomaba todas las decisiones”.

El ex funcionario afirmó también, en línea a la tesis judicial, que la Dirección de Vialidad Nacional, al mando en la era K de Nelson Periotti, no formaba parte de sus áreas de “competencias” porque López le había explicado que quien manejaba ese organismo, encargado de diagramar las obras públicas en las rutas y manejar presupuesto al respecto, “dependían desde el 2005 de la subsecretaría de Coordinación Federal”, al mando de Carlos Santiago Kirchner, el primo del entonces presidente Nestor Kirchner. Dijo que ese organismo era una “súper” subsecretaría “debido a que tenía competencia sobre todas las áreas de intervención de la Obra Pública”.

Rodríguez remarcó varias veces que López era quien “se encargaba de todo y que no aceptaba nunca una propuesta que se llevara de ningún tipo, y menos si afectaba presupuesto”.

El ex subsecretario de Obras Públicas admitió ante la Justicia que la estructura armada para generar los contratos de obra pública vial, que terminaron en su mayoría beneficiando al santacruceño Lázaro Báez, al que aseguró no conocer, continuó durante la gestión de Cristina Fernández tal como funcionaba durante al gestión de su marido.

Rodríguez incluso dio detalles de cómo trabaja el Gobierno con un “doble comando”: López «tenía una relación personal con Néstor Kirchner y Cristina Fernández”. Y agregó que -el hoy preso- López “de hecho, con ésta última trabajaba en el escritorio contiguo cuando era intendente Kirchner, según lo manifestado por el propio López”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diecisiete =