Francisco: El Papa de La Nación vs. el papa de Perfil

 Francisco: El Papa de La Nación vs. el papa de Perfil

Joaquín Morales Solá entrevistó, en el diario La Nación, ambos tan allegados al macrismo, al papa Francisco, y se destacó la simpatía de Jorge Omar Bergoglio por varios funcionarios actuales. Sin embargo, a la vez, el bisemanario Perfil afirmó que el Papa no visitará la Argentina en 2017: «Los colaboradores de Bergoglio argumentan que influyeron en la decisión la fría relación con el Gobierno, el escándalo por Scholas y el tironeo político en torno a su figura.» ¿Cuál relato permite comprender qué está ocurriendo? ¿O ambos?

Joaquín Morales Solá y Jorge Omar Bergoglio se conocen desde hace mucho tiempo. El clérigo, ahora pontífice de los católicos apostólicos romanos, fue entrevistado por el periodista del diario La Nación, quien le preguntó, en forma específica, acerca de tantos rumores lanzados desde interlocutores frecuentes del papa Francisco acerca de su relación distante con Mauricio Macri:

«(…) -¿No tuvo nunca ningún problema con Macri?

-Una sola vez, en Buenos Aires, durante más de seis años de convivencia. Él como jefe de gobierno de la Capital y yo como arzobispo. Una sola vez en tanto tiempo. El promedio es muy bajo.

Y agrega: «Algunos otros problemas los hablábamos en privado y lo resolvíamos en privado. Y los dos respetamos siempre el acuerdo de privacidad. No busque razones. No hay ninguna explicación en la historia para que se diga que yo tengo un conflicto con Macri».

Ha recibido a tres ministros de Macri en las últimas semanas. «Algunos son viejos amigos, que piden verme y yo los recibo con mucho gusto», cuenta. Esos ministros son el de Educación, Esteban Bullrich; el de Trabajo,Jorge Triaca, de cuya madre el Pontífice es amigo, y la canciller Susana Malcorra. «No sé cómo hizo una ingeniera electrónica para tener semejante cintura política«, se sorprende sobre Malcorra, campechano. «Se lo pregunté con sentido del humor«, relata. «Debe haber aprendido en las Naciones Unidas«, concluye. Pero hay dos mujeres del gobierno de Macri sobre las que el Papa se detiene: la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. «Conozco la sensibilidad social de ellas y sé por la Iglesia argentina que siguen siendo muy sensibles ante el sufrimiento de los que menos tienen«, destaca.

-¿Sabe que lo criticaron por haber recibido a Hebe de Bonafini?

-Hasta un amigo me mandó una carta criticándome por eso. Fue un acto de perdón. Ella pidió perdón y yo no se lo negué. No se lo niego a nadie. Nunca fue cierto que las Madres ensuciaron la Catedral de Buenos Aires. Ocuparon dos veces la Catedral. Y las dos veces yo di la orden de que no les faltaran agua ni baños. Es una mujer a la que le mataron dos hijos. Yo me inclino, me pongo de rodillas ante semejante sufrimiento. No importa lo que haya dicho de mí. Y sé que dijo cosas horribles en el pasado. (…)».

El Papa es muy cuidadoso de lo institucional, tal como corresponde a su investidura. Esta afirmación es posible realizar tras la lectura de una información que, en forma simultánea, publicó el bisemanario Perfil:

«(…) Tras cancelar su llegada para este año, el Papa tiene casi decidido no incluir a la Argentina en su agenda de viajes para 2017. Los motivos van desde su fría relación con el gobierno de Mauricio Macri, la frustrada donación estatal a la fundación Scholas, el tironeo mediático de su figura y una visita prometida a Colombia, hasta su nulo vínculo institucional con el Episcopado.
Por si faltaban razones de política doméstica para postergar su regreso, se sumó la determinación papal de ir a Colombia. El acuerdo de alto al fuego firmado el 23 de junio pasado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, con mediación vaticana incluida, apuró los tiempos de una visita exclusiva a ese país. “Tengo ganas de ir, si se firma la paz, viajo en 2017”, había dicho el Papa en febrero. “Me dijo que va a Colombia, así que acá no va a venir”, afirmó un dirigente argentino que lo acompañó en su reciente gira por Armenia.

“Tenemos que ver cuándo”, confirmó a la agencia AFP el jefe de la diplomacia vaticana, Paul Richard Gallagher. Según pudo averiguar PERFIL, el arribo a Colombia se concretaría cerca de abril próximo, lo que lo alejaría definitivamente de la Argentina en 2017: Francisco no suele viajar dos veces en un año a países del mismo continente.

“No va a venir mientras sienta que su presencia no suma para la unidad nacional”, afirma uno de sus asesores, que alterna entre Buenos Aires y el Vaticano. Y por el momento, Francisco considera que volver a la Argentina no serviría para tales fines. La última saga de desencuentros con el Gobierno, azuzada por algunos voceros informales del papa, magnificada por un sector de los medios y aprovechada por una parte del kirchnerismo, lo alejaron todavía más.

Liderados por el padre José María “Pepe” Di Paola (uno de los favoritos de Bergoglio), los curas villeros denunciaron la semana pasada una “campaña brutal” en contra de Francisco, iniciada a partir de los gestos que fueron distanciando al Papa del macrismo: por caso, su brevísimo encuentro con Macri en el Vaticano, en contraste con la calidez que muestra hacia dirigentes de la oposición. (…)».

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =