Gioja blanqueó la bronca de los gobernadores y Scioli con Cristina por los auditores camporistas

 Gioja blanqueó la bronca de los gobernadores y Scioli con Cristina por los auditores camporistas
LPO || El bloque K estuvo a punto de romperse, como reveló LPO. El sanjuanino reconoció que no les consultaron.
Télam
55b3ad7693fd3
El gobernador de San Juan, José Luis Gioja, reconoció la bronca de los gobernadores peronistas, incluido Daniel Scioli, con Cristina Kirchner por haberles impuesto sin consulta previa a los camporistas Julián Álvarez y Juan Forlón como nuevos miembros de la Auditoría General de la Nación (AGN).

El sanjuanino admitió que hubo diferencias y «malentendidos» entre los mandatarios provinciales y la Casa Rosada, y que el tema «se incorporó a último momento» en el Orden del Día, lo que provocó que muchos legisladores no tuvieran información.

«Por ahí pensábamos que (las designaciones) podían ser después del 22. El tema se incorporó a último momento en el Orden del Día. Pero bueno, siempre discutiendo y con mucha vida interna, las cosas se aclaran», se conformó Gioja en declaraciones a radio Vorterix.

Las palabras de Gioja, que el 10 de diciembre asumirá como diputado y tiene intenciones de presidir la Cámara o ser jefe del bloque, dejan en claro la grieta que hay en la bancada del FPV, con los diputados de La Cámpora y los cristinistas puros de un lado, y los más cercanos a los gobernadores del otro.

El veterano mandatario dijo que según le comentaron los diputados sanjuaninos «el tema no se había discutido en el bloque como tenía que ser», y que hubo «falta de información» y «algunos malentendidos». De todos modos, para evitar aumentar la tensión, aclaró: «que se pueda discutir en el bloque alguna forma, alguna metodología, no es que no se apoye la medida de fondo».

LPO había revelado el miércoles que el bloque del FPV estuvo a punto de romperse cuando los diputados de las provincias se enteraron que la Presidenta había ordenado avanzar de imprevisto con los nombramientos de Álvarez y Forlón, sin consultarles previamente y hasta ocultándoles que meterían el tema en la sesión. La propia Cristina se encargó personalmente del tema y casi en secreto con Juliana Di Tullio, hasta que este medio lo anticipó.

En ese momento, no solo los gobernadores estallaron de la furia, lo mismo que Scioli, que avecinó un nuevo escándalo en su golpeada campaña. Confirmado el escándalo en la sesión del miércoles, el candidato presidencial y su equipo estaban desolados.

Por esto que la reunión del bloque del miércoles al mediodía fue muy caliente. Los sanjuaninos y los jujeños fueron los más reacios a aceptar la “orden” de Di Tullio. “No podemos nombrar auditores antes de la elección. Estamos anticipando que perdemos”, planteó Héctor Tomas, cercano a Gioja.

Tal era la bronca de los peronistas, que Di Tullio tardó más de una hora en lograr el quórum, en medio de llamados cruzados entre los diputados y los gobernadores, que a su vez habrían sido contactados desde la Casa Rosada. Finalmente, los legisladores bajaron y aunque la sesión debió caerse por una cuestión reglamentaria, Julián Domínguez la abrió igual.

“Hoy se llegó a un límite. Está claro que fue la última vez que imponen algo y que gane quien gane nada será igual”, dijo a LPO uno de los diputados peronistas. La grieta en el FPV será aún más grande desde diciembre, cuando los gobernadores ya no tengan que aceptar las órdenes de Cristina. Incluso, se habla de dos bloques diferentes.

 

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *