El Gobierno pone en juego la mitad de sus bancas en Diputados

 El Gobierno pone en juego la mitad de sus bancas en Diputados

Este año será clave para el Gobierno. No solamente porque será un comicio que se leerá como la ratificación o no en las urnas del proyecto de Cambiemos, sino porque -además- el oficialismo pone en juego mucho de su fuerza en la Cámara Baja.

Llegó 2017, el año electoral del que se habló en todo 2016. Será una instancia clave para el gobierno de Mauricio Macri y sus perspectivas hacia futuro. No solamente porque será un comicio que se leerá como la ratificación o no en las urnas del proyecto de Cambiemos, sino porque -además- el oficialismo pone en juego casi la mitad de sus bancas.

De acuerdo a un relevamiento realizado por la agencia Télam, el interbloque Cambiemos (que es la suma del PRO, la UCR y la Coalición Cívica) arriesgará en estas elecciones 41 de sus 87 bancas.

Por su parte, el Frente para la Victoria y sus aliados buscarán renovar 32 de sus 72 lugares; el massismo tiene 37 diputados y terminan su mandato 20.

En tanto, mientras los 4 diputados socialistas concluyen su mandato y lo mismo sucede con 3 de los integrantes del Frente de Izquierda.

3 diputados que tuvieron durante 2016 un alto perfil terminan su mandato: Serg io Massa, Elisa Carrió y Margarita Stolbizer. No está claro qué sucederá con ellos, ya que este año también se renuevan los 3 senadores por la provincia de Buenos Aires y estos diputados podrían buscar esos escaños. Elisa Carrió, que históricamente compitió por la Capital Federal, cambió su domicilio y estaría decidido que esta vez sería candidata en el principal distrito electoral.

Elisa Carrió cambió su domicilio y buscaría una banca por la provincia de Buenos Aires. Foto: NA.

También finalizará la gestión de los presidente de los bloques del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, y del Justicialismo, el sindicalista de Smata Oscar Romero.

Si bien Cambiemos debe arriesgar 41 de las 87 bancas, pero son los radicales los que deben hacer los mayores esfuerzos porque deben renovar 20 de los 36 representantes que hoy tienen en este ámbito legislativo, de acuerdo al relevamiento de Télam.

En Cambio, el PRO solo pone en juego 14 de sus 42 bancas ya que la mayoría de sus legisladores fueron electos en el 2015, cuando se quedó con todos los cargos en la ciudad de Buenos Aires donde no compartió lista con la UCR y en la provincia de Buenos Aires se quedó con la mayoría de los primeros lugares de la lista.

La Coalición Cívica, que conduce Elisa Carrio, pone en juego tres de las cinco bancas, mientras que el Frente Cívico de Catamarca arriesga sus dos bancas y lo mismo sucede con los monobloques del Partido Demóc rata Progresista y la agrupación del misionero Alex Ziegler.

Los principales dirigentes de la Cambiemos que concluyen su mandato son, además de Carrio, el presidente de la estratégica comisión de Presupuesto, el Luciano Laspina, los radicales Ricardo Alfonsín y el ex intendente de Pergamino Héctor «Cachi» Gutiérrez, el porteño Fernando Sánchez (Coalición Cívica).

Massa y Stolbizer se mostraron muy cerca durante 2016 lo que alimenta especulaciones sobre un acuerdo electoral para este año: Foto: NA.

El interbloque del Frente Federal por una Nueva Argentina que conforman el massismo, el delasotismo, el Movimiento Popular Neuquino y los chubutenses- que responden a Das Neves- tiene 37 diputados y pone en juego unas 20 bancas ya que derrotó en provincia de Buenos Aires al kichnerismo, y terminó con las aspiraciones de los K de mantenerse en el poder.

El Frente Renovador tiene 23 bancas y pondrá en juego 10 escaños en su totalidad de la provincia de Aires, mientras que el delasotismo arriesga 4 de 6 lugares, y concluyen los dos legisladores que responden al gobernador de Chubut, una entrerriana, y el porteño Julio Raffo.

Además de Sergio Massa concluyen su mandato el sindicalista y miembro del triunvirato de la CGT Hécto Daer, el ex presidente de la UIA José de Mendiguren, el ex gobernador bonaerense Felipe Sola, y la delasotista, Claudia Rucci.

Por su parte, el kirchnerismo pone en juego 32 de sus 72 bancas (70 propias y dos aliados) y a que este año perdió más de una veintena de legisladores con las deserciones que tuvo por el enfrentamiento de los que se fueron con La Cámpora.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =