Tras despedida de Fellner, Haquim quedó las puertas de la conducción oficial del PJ

 Tras despedida de Fellner, Haquim quedó las puertas de la conducción oficial del PJ

Tras el rechazo de la Justicia Electoral a la presentación de los apoderados y amigos de Eduardo Fellner, el Juez Wenceslao Cardozo le dió la estocada final al ex oficialismo, desterrándolo de la conducción. Fallo contundente que llevó a Eduardo Fellner a presentarse en la sede del PJ para entregar las llaves, tras designar un administrador hasta el 30 de marzo.

11|03||2016|| Jujuy || El camino hacia la presidencia del PJ en Jujuy para Carlos Haquim, quedó despejado. Fue el propio Eduardo Fellner quien se encargó de limpiar el sendero, al presentarse en el partido para designar un administrador hasta el 30 del corriente, cuando vencen las autoprórrogas de los mandatos.

Fellner finalmente resignado, dejó entrever que no habrá auto intervención, sería una debacle no reconocer su derrota, una rebelión que el PJ nacional no esta dispuesto a ofrecer a la sociedad argentina, ya que rechaza airadamente el vicio del atornillamiento en los cargos políticos.

Esta señal ofrecida por el ex gobernador, desvanece las pretensiones de otras listas, las cuales sencillamente se reducen a un formalismo que el día 20 de marzo, expirarán como también el futuro político de sus dirigentes. Fellner agotado y resignado, ofreció  a la prensa conceptos sepultados por el grueso de los afiliados peronistas, muy pronto el pequeño séquito de seguidores le habrá dicho adiós.

Pero es de rescatar el paso razonable que dio Eduardo Fellner al claudicar, solo le queda el desafío de interpretar el concepto de oposición, aun cree que se trata solo de un rol asignado a los vencidos.

A estas alturas cabe un solo interrogante ¿cómo es posible que el PJ nacional acepte que en Jujuy un fuerte exponente del FR como Carlos Haquim, conquiste el partido justicialista, cuando Sergio Massa aún permanece fuera del mismo?, muy sencillo, en Jujuy el peronismo reconoce  varios liderazgos nacionales, entre ellos Massa, Urtubey, Bosio, etc, pero entiende que existen las internas para dirimir esas diferencias, algo que el ex FpV no practicó jamás.

La decisión de Fellner significó el final del FpV,  los otrora oficialistas deberán optar por acompañar el verticalismo justicialista o devendrán en parias políticos, hecho que tiene caducidad inmediata. En este sentido ya hay conversaciones de integración, con lo cual el Haquimismo pasará a ser inexorablemente “una oposición constructiva”.

Días atrás Alberto Berni pretendió cruzar a Carlos Haquim cuando le pidió definiciones “o son gobierno o son oposición” asegurando que no hay lugar para una oposición constructiva, algo que el sostenía posible cuando Fellner era el gobernador. Pero Haquim contestó; “la legislatura la manejo yo, como el primer día garantizo la gobernabilidad de Gerardo Morales, tal cual me comprometí”.

Sin dejar dudas la UCR pudo sacar el paquete ómnibus de leyes por el acompañamiento y pericia de Carlos Haquim, dejando al desnudo el costado flaco del radicalismo, el cual ya no podrá tener mayoría propia, ni siquiera en el 2017 donde pone 10 escaños en juego.

En caso de una consolidación del PJ en Jujuy bajo el liderazgo de Carlos Haquim, el radicalismo apelará a Débora Juarez como aliada; o intentará seducir al núcleo de Rubén Rivarola y su resistencia que conservará algunos satélites por un tiempo.

En los restos del ex fellnerismo se dará la puja para alcanzar sus voluntades, buscando constituir una nueva mayoría en la legislatura, en ese escenario la pericia de los alfiles de Haquim cuenta con más chances que la lapicera del gobierno.

En solo un mes, el radicalismo comenzará a observar con aprecio las fuerzas del FUyO, ya que podría ser, irónicamente ese espacio político, el salvavidas en la legislatura, algo impensado, pero posible.

El partido de gobierno (UCR), no tiene mayoría propia, es un artificio político denominado “Cambia Jujuy”, el cual expiró el 25 de octubre del 2015. El equilibrio institucional hasta hora lo manejó con responsabilidad Carlos Haquim, quien emprenderá un nuevo desafío, la renovación del Partido Justicialista; ¿podrá sortear la demanda en términos de restitución de los principios y valores del justicialismo, apertura generacional, promoción de las bases y el ascenso dirigencial responsable, democrático, por mérito y capacidad?…en solo meses lo sabremos.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 14 =