Hay dictamen para desaforar a De Vido y Cambiemos asegura que mañana va preso

 Hay dictamen para desaforar a De Vido y Cambiemos asegura que mañana va preso

«De Vido pasa la noche en el penal de Ezeiza, de acuerdo a lo ordenado por el juez», anunció el macrista Pablo Tonelli en declaraciones radiales, poco antes de presidir la reunión de Comisión que emitió un despacho a favor de dejar al ex ministro tras las rejas.

Tuvo 23 firmas, con diputados de Cambiemos, el Frente Renovador, el Bloque Justicialista y la misionera Silvia Risko, cuyo bloque, de tres miembros, no asistió la sesión de julio que trató sin éxito el desafuero de De Vido «por inhabilidad moral».

El ex ministro pidió una tregua de 15 días mediante un escrito acercado por su par Rodolfo Tahilade, junto a la misionera María Britez, los únicos kirchneristas presentes en la Comisión. Pero no hablaron.

Venían de una catarquica reunión de bloque en la oficina de Héctor Recalde, donde nadie se atrevió a pedir la cabeza de De Vido, ni siquiera José Luis Gioja, que le soltó la mano ni bien se conocieron los pedidos de desafuero.

También prometió que no lo respaldaría la rionegrina María Emilia Soria, una de las 15 ausentes. Otras fueron la chaqueña Sandra Mendoza, la santafesina Silvian Frana y los sanjuaninos Sandra Castro y Ramón Tovares.

Recalde los convocó a todos a las 10 de la mañana de este miércoles, para definir una estrategia a seguir. La sesión es a 11.30.

El primer paso, repetían, será corroborar si efectivamente Cambiemos juntó los dos tercios de los presentes para encarcelar a De Vido.

En Cambiemos contaban 161 votos y crían que habría 15 ausentes para llegar a los dos tercios. La sesión es a las 11.30 y el kirchnerismo se reúne a las 10 para definir qué hacer.

Para comprobarlo deberán mirar hacia adentro: esta tarde, en el interbloque conducido por Mario Negri contaban 161 votos seguros, o sea, necesitan 15 diputados menos para llegar a los dos tercios, una cantidad similar a las sillas vacías que se vieron el despacho de Recalde.

A los 86 oficialistas se sumaban 37 del Frente Renovador, 14 de los 17 el Bloque Justicialista (los 2 riojanos y el tucumano Rubén Miranda no respondían el teléfono), los 4 del Frente de Izquierda, los 3 misioneros, los progresistas y otros bloques menores.

Además de confirmar los 71 del Frente para la Victoria, tarea que parecía imposible, De Vido necesitaba al menos sumar una decena de aliados para estar tranquila, una empresa impensada.

No podía comunicarse con los seis santiagueños (estarían en la cuenta de Cambiemos) que en julio lo ayudaron y los 5 del Movimiento Evita no terminaban de definirse.

En la reunión de Comisión, Araceli Ferreyra, del Evita, calificó de bochornoso pedir el desafuero y detención por considerar que obstruye la justicia al ser presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados.

«Si no fuera De Vido sería un bochorno», gritó. Ocurre que esa causa, a cargo del juez Luis Rodríguez, investiga el defalco de 26 mil millones de pesos en Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT), mediante un sistema de coimas.

El otro pedido de detención es por compras millonarias de gas licuado, lo solicitó el juez Claudio Bonadío y Ferrerya contó que no quiso dar información.

El Evita definirá postura esta noche, pero la ausencia de Remo Carlotto en la comisión convenció a Cambiemos que en el mejor de los casos ayuden con sus bancas vacías.

La reunión de Asuntos Constitucionales se llevó a cabo en una sala colmada del anexo C de la Cámara de Diputados. Tanto, que los bomberos pidieron limitar el ingreso por temor a no poder salir de un apuro.

Sólo encendieron la tarde los cuatro diputados de izquierda, que esta vez avalan el desafuero pero advirtieron que el sistema de corrupción de la obra pública «sigue vigente».

«La primera denuncia de corrupción contra De Vido la hizo Elisa Carrió y no la izquierda», les respondió la siempre verborrágica Silvia Lospennato.

«La función pública no debe ser nunca más un botín de funcionarios corruptos. Para eso necesitamos la ley de extinción de dominio que duerme en el Senado, para que devuelvan cada peso que nos han robado. Necesitamos un régimen penal de las personas jurídicas», reclamó, en referencia a dos leyes pendientes y reclamadas por el Gobierno.

Graciela Camaño dedicó media hora a argumentar su respaldo al desafuero («Hablo mucho porque leí demasiado», se jactó) y la reunión terminó con la lectura de la carta de De Vido. Tonelli lo dejó para el final.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 18 =