Comenzó en la ciudad de Salta la discusión del precio del tabaco para la campaña 2015/16

 Comenzó en la ciudad de Salta la discusión del precio del tabaco para la campaña 2015/16

Si bién el gobierno de la nación concretó medidas positivas para que los gremios y las provincias logren un acuerdo que permita la recuperación de la competitividad de esta economía regional, las excusas anticipadas de la industria de haber transitado un mal año, parecen suficientes para doblegar nuevamente las expectativas de los productores.

Escepticismo en la mayoría de los  productores a pesar de los auspicios de la nación

Jujuy  || 06.01.16 || Los reyes magos quizás llegaron a muchos hogares; pero quienes mas los necesitan son las economías regionales, las cuales a decir verdad recibieron un par de brillosos paquetes, que ilusionaron a los productores tabacaleros, pero que sin un precio justo dejarán de brillar.

Los obsequios fueron dados tempranamente por Cambiemos: “la eliminación de las retenciones, compensación por fletes y la corrección del atraso cambiario”, medidas concretas que se traducen en beneficios reales; que hace suponer que la frutilla del postre sería un precio cercano a los 3,50 U$S, con que cerró el año pasado, cayendo del 3,78 U$S del año anterior.

Lograr mantener el valor del tabaco en la cotización preexistente (3,50 U$S) es la meta que debe alcanzar la dirigencia gremial de Salta y Jujuy, junto a sus respectivos gobiernos; descontando la participación de las cooperativas, en especial la de Jujuy, absolutamente desfinanciada, sumida en una posición de debilidad, que pese a las vinculaciones políticas del nuevo oficialismo la relega de la mesa de negociaciones.

En este sentido, la industria nuevamente emerge con el as de espada (liquidez). Se anticipó a través de medios nacionales de manifestar que padece las improlijidades de una economía que no termina de ordenarse; casualmente, en esta oportunidad llega a la mesa de negociaciones con los productores en su mayoría agónicos, afectados por una sequía de escritorio que desoló la capacidad financiera, al someterlos el gobierno y sus gremios a tres meses sin percibir el FET; doblegados ante solo dos acopios abiertos, en uno de los cuales  los instrumentos de pago no permiten una transacción justa.

Si bién la cooperativa de Jujuy no posee espalda para evitar otra caída del precio en dólares, ya que se trata de un producto de exportación en su gran composición, los gremios están agotados en su capacidad de gestión, donde las elecciones que ratificaron las representaciones, no eximen del retroceso del precio en los últimos años (curva negativa).

Nada hace suponer que esta vez será diferente, recordemos que la devaluación del 2014 se desvaneció en solo semanas por la incombustión de la inflación, perdiendo los productores las chances de lograr una recuperación. El año pasado el acuerdo de precio resultó en un papelón, donde una acopiadora ni siquiera suscribió; es decir en los últimos años no hay negociaciones, ya que los tabacaleros siguen resignando mansamente el precio real de su trabajo, solo asistimos a parodias con argumentos desopilantes en algunos años, como predigistadores y visionarios que resignaron precio por intuir la devaluación del 2014.

En esta oportunidad, pese a las señales positivas que otorgó el gobierno nacional, el gremio K (Cámaras de Salta y Jujuy), se encuentran a trasmano de las expectativas de los productores que esperan que se mantenga al menos el precio del año pasado (3,50 U$S), unos $47 pesos actuales que representa un aumento del 50%.

Se dice que comenzarán el ruedo con un pedido cercano al 45%, con lo cual se deduce que la industria irá por debajo del 30%, dada la metodología de sondeos aplicadas en los últimos años.

Si bién la industria, pese a las argumentaciones negativas que esgrime en cuanto a sus expectativas comerciales; en los últimos años compraron “Tabaco de oportunidad” que será comercializado desde el mes siguiente a precios reacomodados (corrección cambiaria), con lo que se blanquea una compra de dólares baratos (sobre stock de tabaco 2013/14/15) para ser liquidado tras la devaluación ocurrida por la liberación reciente del cepo.

Sin embargo, quienes deben negociar en representación de la producción no lo hicieron en los últimos años, ya que no hubo negociaciones o de lo contrario debemos llamarlos malos negociadores, debido a la caída contante del precio que no se condice con el horizonte de recuperación del producto internacional, consecuencia de las inundaciones en Brasil y de las sequías en África, donde están los competidores directos.

El trasfondo de los engranajes formales que participan en “la negociación” es el mismo de la década K, estructuras que permanecen sin desmontar en el gobierno nacional y en las provincias involucradas, con lo cual ante la presencia de los mismos espadachines gremiales, que no ostentan trofeos desde hace tiempo, sería ingenuo pensar que habrá una recomposición del precio, como pretenden los productores tabacaleros.

Los anuncios generados desde la nación fueron tomados con optimismo por los sectores agrícolas del NOA, donde Fernando Nabbia del sector azucarero, como el Ing. Guillermo Martín Berardi (tabaco, azúcar y granos) celebraron la oportunidad de recuperar competitividad; este último mencionado invitado a integrar un organismo nacional que será fundante para la etapa de consolidación de las economías regionales.

Si Jujuy y Salta desaprovechan la devaluación ocurrida, cercana al 30%, que si bién representa una oportunidad en precios de venta externo, es también un aumento del costo productivo por la inexorable dolarización de los insumos y la actualización consecuente de los salarios,  que además contemplan la inflación interna, con lo cual un 50% es una pretensión razonable; punto que además coincide con el precio anterior a valor dólar.

En términos de precio no es descabellado negociar con la referencia de la divisa norteamericana, se sabe que hay productores allegados a cooperativa que piden que sus acreencias se dolaricen, por lo cual el resto de los productores tienen derechos a exigir que sea esa la moneda de referencia.

En definitiva, arribamos a un momento donde la capacidad de los negociadores es esencial, aquellos argumentos del pasado, como el retraso cambiario, la carga de fletes y las retenciones ya no están a favor de la industria, en consecuencias no hay excusas para maquillar derrotas por parte de los representantes del sector; ahora solo hay un camino posible, el de la recuperación de la rentabilidad del cultivo del tabaco, para ello el precio debe generar una amplia sonrisa, esta vez en el rostro de los productores, si no es así, los esfuerzos del gobierno nacional habrán sido infructuosos y los dirigentes “amos y señores” del fracaso.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *