Incumpliendo las leyes: Apenas el 13,4% de los alumnos accede a la Jornada Escolar Extendida

 Incumpliendo las leyes: Apenas el 13,4% de los alumnos accede a la Jornada Escolar Extendida

La Ley de Financiamiento Educativo exigía llegar a fines de 2010 con el 30% de los alumnos primarios en escuelas de jornada completa. También hace lo propio la Ley de Educación Nacional, de diciembre de 2006. Sin embargo, apenas se llegó al 13,4%, según un informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina de la Universidad de Belgrano.

Apenas el 13,4% de los alumnos de las escuelas primarias estatales de todo el país asisten a colegios con jornada extendida o completa, según un informe reciente del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA), de la Universidad de Belgrano, dirigido por Alieto Guadagni, en base a los datos del Anuario Estadístico Educativo 2015 elaborado por el Ministerio de Educación.
Se trata de apenas 471.697 de los 3.521.109 de alumnos. De esta forma, el sistema educativo de la Argentina no sólo no logra dar el paso necesario hacia la meta de calidad educativa con inclusión social, sino que incumple la Ley 26.075 de Financiamiento Educativo, sancionada en diciembre de 2005, cuyo artículo 2º exige: «Lograr que, como mínimo, el 30% de los alumnos de educación básica tenga acceso a escuelas de jornada extendida o completa, priorizando los sectores sociales y las zonas geográficas más desfavorecidas».
También hace lo propio con la Ley de Educación Nacional, de diciembre de 2006, que en su artículo 26º dispone: «Las escuelas primarias serán de jornada extendida o completa con la finalidad de asegurar el logro de los objetivos fijados para este nivel por la presente ley».
«Cumplir el mandato legal exigiría al menos duplicar sin demora la matrícula de las escuelas primarias estatales de Jornada Escolar Extendida. Respetar el compromiso asumido en la Cumbre Iberoamericana de 2010 demandaría multiplicarla por cuatro para 2021», indicó Guadagni, que afirma además que la meta no es inalcanzable y cita el caso de Chile que la implementó en 1997 y una década después, había incorporado a casi todas las escuelas a esa modalidad.
«La situación actual consolida la desigualdad socioeconómica, contribuyendo a la reproducción intergeneracional de la pobreza: ‘Aquí radica una diferencia creciente entre los niños de hogares con recursos económicos, cuyos padres pueden abonar una cuota para que asistan a escuelas privadas con Jornada Escolar Extendida, y los niños pobres que no tienen esta opción'», concluye.
Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − doce =