Informe británico concluye que Putin habría autorizado crimen de opositor

 Informe británico concluye que Putin habría autorizado crimen de opositor

El opositor ruso Alexander Litvinenko fue asesinado en Londres en noviembre de 2006 «probablemente» con el consentimiento del presidente Vladimir Putin y por encargo del servicio secreto ruso FSB, concluye el juez británico Robert Owen en su informe final sobre el caso.

Litvinenko, que murió el 23 de noviembre de 2006 en la capital británica, probablemente fue envenenado por el ex oficial militar ruso Dmitri Kvtun y su socio Andrei Lugovoi por órdenes del FSB, concluyó el magistrado, que preside una comisión de investigación gubernamental, en su informe producto de 12 meses de investigación.

«Estoy seguro de que el señor Lugovoi y el señor Kovtun estaban actuando a las órdenes de otros cuando envenenaron a Litvinenko», probablemente del FSB, señala el texto. «La operación del FSB probablemente fue aprobada por el señor (Nikolai) Patrushev (entonces director del FSB) y también por el presidente Putin», insiste Owen.

Rusia calificó el resultado de «políticamente motivado», señaló la portavoz del Ministerio de Exteriores, Maria Zajarova, al tiempo que anunció una «revisión detallada» tras analizar el texto.

«Lamentamos que un caso puramente criminal se haya politizado y haya nublado la atmósfera de las relaciones bilaterales», dijo Zajarova citada por la agencia de noticias TASS. La portavoz también consideró motivada políticamente el cierre de la investigación forense anterior para abrir una vista pública sobre el caso.

El Kremlin calificó de «humor británico» la conclusión. «En general esto se puede achacar a ese humor británico refinado», dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien advirtió que este informe «envenenará aun más la atmósfera de nuestras relaciones bilaterales».

La investigación judicial presentada en Londres no es equivalente a un proceso jurídico ni tiene consecuencias penales directas. Además, Owen no presentó pruebas sobre la presunta implicación de Putin. Sus conclusiones se apoyan, afirma, en la estructura de mando del servicio secreto sobre la que declararon diversos testigos en las vistas judiciales.

Litvinenko, un ex espía ruso exiliado que se convirtió en informante para el servicio secreto británico, huyó en 2000 al Reino Unido, donde se convirtió en uno de los más duros críticos de Putin. Entre otras cosas llegó a acusar al servicio secreto ruso de ser el responsable de los ataques con bomba contra viviendas en 1999 que sirvieron de excusa para lanzar la segunda guerra de Chechenia.

Se cree que Litvinenko fue envenenado con polonio 210, un elemento químico altamente radiactivo, durante un encuentro en Londres con Kovtun y Lugovoi. 

El primer ministro británico, David Cameron, consideró «extremadamente perturbadores» los resultados de la investigación y dijo que confirman las conclusiones a las que se había llegado anteriormente, señaló su portavoz.

El gobierno británico reaccionó convocando al embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko. Además, la ministra del Interior, Theresa May, anunció la congelación de activos de los dos sospechosos del asesinato y dijo que el gobierno británico está estudiando nuevos pasos jurídicos.

Londres está en contacto con la fiscalía del Estado para estudiar las posibilidades de lograr la extradición de los sospechosos. «El gobierno se sigue considerando obligado a aplicar justicia en el caso».

La fiscalía británica había acusado en el pasado a Kovtun y Lugovoi de su implicación en el asesinato y emitido una orden de prisión, pero el gobierno de Rusia se negó a extraditarlos a Londres para que respondieran por los cargos, algo que lastró las relaciones bilaterales entre Rusia y Reino Unido.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 7 =