Ni Boudou vive en Marte, ni Jujuy en una Burbuja

 Ni Boudou vive en Marte, ni Jujuy en una Burbuja

 Los jujeños también aborrecen la corrupción

Jujuy. 30.06. 2014 – La impunidad que ofrece a los funcionarios  una justicia  alineada, no garantiza la eximición de la condena social. El procesamiento de Amado Boudou no es ajeno a los ciudadanos que sospechan de la trama de los paralelos jujeños.

En la mayoría de los hogares jujeños se habla de Amado Boudou y lógicamente se hace referencia a los paralelos jujeños, se realizan humildes triangulaciones, apuntando a los Lázaros Baez  territoriales, están identificados los Cristóbal López norteños y desde luego, los Amado Boubou que hacen el doble juego  de enriquecerse usando la legitimidad del cargo.

El hartazgo de semejante práctica ha sido registrado en los sondeos de opinión, desde donde establecen una ciudadanía en busca de aires nuevos. En Jujuy sin embargo, la mordaza institucional opera con amplios niveles de complicidad, en cuanto a la existencia de opositores funcionales, más preocupados por los excesos en la ocupación de las calles por parte de las organizaciones sociales, que en el ejercicio de su rol de contralor de un gobierno que jamás rindió cuentas.

En este sentido, todo el arco político está obligado a investigar, señalar y denunciar, los abusos, desmanejos y discrecionalidad con que se usan, aplican o desvanecen los recursos públicos. Sin embargo, no hay avances en este sentido, apenas algunas denuncias inconsistentes, más pendientes de algún crédito político personal que de generar una reparación cívica.

En Jujuy, los políticos creen que no hay corrupción, ya que podemos observar en el historial de los medios de comunicación de la provincia  y consultar en los tribunales, la ausencia de denuncias relevantes.

En cambio, fuera de micrófono, en el café y en los pasillos, pueden hacer un inventario de ventajas espurias que sacaron más de tres docenas de autoridades en ejercicio, con su legión de terceros interpuestos “Testaferros”.

Sin embargo, la población no es ajena al enriquecimiento de numerosos funcionarios, tal vez ese es el costado más indignante de la corrupción, ver como unos pocos jujeños hacen fortunas desde el gobierno, ante la ausencia de los controles institucionales.

El pueblo jujeño, está muy atento a este procedimiento delictivo, desde luego naturalizado por el manto de impunidad que permite la justicia local, donde jamás un fiscal ha procedido a realizar alguna investigación.

Los delitos de cohecho, enriquecimiento ilícito, incompatibilidad, incumplimiento de los deberes de funcionario, asociación ilícita y estafa, son moneda corriente en la percepción de los ciudadanos respecto de los funcionarios jujeños.

En este sentido, las campañas que están prontas a ser diseñadas, obligarán a los políticos a construir ofertas electorales en sintonía con la demanda de la población, la cual crece en número y calidad.

Por su parte los diputados, que impulsan medidas tendientes a garantizar la transparencia, con proyectos de acceso a la información, autonomía de algunos órganos como el Tribunal de Cuentas, transparencia en el Boletín Oficial, auditorías a Instituciones del estado y rendiciones de cuentas del gobernador; solo son tenues señales encaminadas hacia la reconstrucción de la confianza.

Perico Notiicas. ni Boudou vive en marte, ni Jujuy en una burbuja

El camino a la transparencia requiere aún más firmeza y creatividad, pues deben demostrar que las sospechas son ciertas. Nadie desconoce que existen al menos tres funcionarios multimillonarios en Jujuy. Toda la provincia conoce las empresas de algunos de ellos,las  que se benefician del estado, ya sea como proveedores de servicios, concesionarios, o protecciones monopólicas para explotar sus rubros.

Ningún político realizó ninguna investigación seria al respecto, decepcionado los estándares que hoy la sociedad demanda a la clase dirigente. Pues si creen que para los jujeños Amado Boudou vive en Marte, están muy equivocados, aquí el enriquecimiento de centenares de funcionarios se puede ver y tocar; los jujeños no viven en el interior de una burbuja, ni emergen al mundo cada dos años; están atentos, despiertos e indignados no solo con Amado Boudou, sino con propios, no tan extraños.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *