La agenda de Morales, no es la de Alberto

 La agenda de Morales, no es la de Alberto

Jujuy 8 de septiembre del 2020 // Gerardo Morales insiste en la llegada de Alberto Fernández, ha preparado un itinerario de persuasión para obtener un respaldo fuerte del mandatario nacional; esa maniobra, no se dió a conocer, pero esta vinculada a Cauchari, el Cannabis y el Litio; más allá que la prioridad es “epidemiológica”.

Nuevamente, la ocasión para seducir a Fernández deberá esperar el reacomodamiento de la agenda presidencial, que por ahora, ya por tercera vez, se posterga.

Jujuy reporta un error imposible de superar;  confesado al propio presidente ante las cámaras de todo  el país; la propagación del virus fue por negligencia en un operativo de seguridad en la frontera norte.

Hoy la provincia, quedó colapsada en sus limitadas unidades críticas donde es posible salvar vidas, en ese sentido, dado el cuello de botella lamentablemente -solo se administra la muerte-, dada la finitud de los recursos.

Sin embargo, en su intento por descomprimir la demanda de UTI, el gobierno ensaya a diario diferentes alternativas, paras detectar sintomáticos y atenderlos en sus domicilios, en diferentes niveles sanitarios y con toda la estructura privada y gremial de soporte, despliegue que le da cierta experiencia al menos en el territorio barrial, lo cual merece la consulta de las provincias que ahora acusan circulación comunitaria.

Pero, tres cancelaciones de visitas presidenciales, llaman la atención; sin dudas hay un escenario que no satisface al presidente, quien además de condenar la prisión de Milagro Sala, a quien debe visitar apenas toque suelo jujeño, por afinidad partidaria y haber declarado que su detención fue ilegal; en los informes que se evalúan en la rosada cobran peso hechos preocupantes, de los cuales se esperan mayores precisiones; uno de ellos referido a la garantía soberana que el propio Alberto Fernández otorgó a la provincia de Jujuy por un crédito cedido por la Corporación Andina de Fomento y el Bcie por un proyecto educativo de 496 obras, curiosamente asignadas a empresas de Mar del Plata, que ni siquiera están inscriptas, no acreditan solvencia, ni experiencia, ni son del rubro de la construcción (U$s 300 millones de dólares).

Pero en la última semana, saltó a la luz, una demanda penal ejecutada por la AFIP, en contra del titular de JEMSE, Guillermo Fernando Hoerth, la AFIP presentó una grave denuncia por un intento de cobrar devoluciones y reintegros fiscales por 800 millones de pesos que el organismo recaudador ya había pagado. La causa quedó radicada en el juzgado penal económico N°9 a cargo del juez Javier López Biscayart. Los reintegros y devoluciones corresponden al régimen de fomento de fuente renovables de energía, por los parques solares de la puna Caucharí II y III. Pero una auditoría realizada por la AFIP detectó que esa empresa del estado jujeño ya había percibido el dinero que intentaba ceder al gobierno del contador Gerardo Morales.

Estos temas, han generado mucho ruido, sobre todo en el cuerpo de asesores del presidente, quienes consideran que Jujuy debe aclarar ciertas cuestiones jurídicas de gravedad; y ponerse a derecho en cuanto al injusto proceso al cual fue sometida Milagro Sala.

Es decir, Jujuy por ahora no encaja en la agenda presidencial, sin embargo la insistencia de Gerardo Morales es manifiesta y llamativa; al parecer desde su mirada, Alberto es el único camino para sostener una gobernación sustancial; pero para la mesa nacional, Morales es solo una circunstancia institucional, sin densidad política; recordemos que en la última sesión de diputados los referentes de Jujuy le dieron la espalda a la ley para reactivar el turismo, Jujuy no ofrece gestos; pues el espejo le devuelve el reflejo.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =