TABACO – «Salió el sol, pero…»

 TABACO – «Salió el sol, pero…»

La devaluación trajo alivio a las economías regionales, entre ellas el tabaco, sin embargo deben resolver el precio definitivo y rezar para que haya una recuperación de la producción en el campo, ya que hay poco tabaco en existencia por factores climáticos.

Jujuy. 25.01.2014

El sector encara este fin de semana, con la esperanza de un dólar planchado entre $8,25 y “8 pesos, con lo cual habría una recuperación de la rentabilidad. Pero este nuevo escenario para ser un sueño, tras varios años de supervivencia, precisa que haya un acuerdo que apunte el precio del tabaco en dólares, para proteger los esfuerzos, ya que el peso, esta visto; como el agua, se escapa entre los dedos.

Las nuevas condiciones macro económicas establecidas por el gobierno nacional, seguramente impedirán al sector tabacalero, que esta semana lleguen a un acuerdo definitivo por el precio del tabaco, ya que es imposible en medio de los zigzagueos de Jorge Capitanich y Axel Kicillof, cuyos quiebres todavía no permiten fijar referencias para hacer negocios sólidos.

Pero a pesar de las incertidumbres, las economías regionales están convencidas que salió el sol, ya que un dólar cercano a los $8 pesos es la referencia dónde se garantiza el inicio de la rentabilidad.

Hoy con la devaluación efectuada por el gobierno nacional se estaría respondiendo a los ruegos de las economías regionales que estaban casi ahogándose en los costos internos que subían en dólares y pesos haciéndolas prácticamente inviables, ahora, depende de la dirigencia gremial y comercial de las instituciones de los productores para que esta mejora no se desperdicie y no vuelva a ser otra oportunidad perdida.


En el tema tabaco, es fundamental que se siga negociando con absoluta firmeza con los compradores y no se dejen convencer con argumentos que no son del todo ciertos. Hoy los dealers les están diciendo que; por no cerrar el precio los compradores externos se están yendo, eso no es real pues los compradores pagan en dólares, liquidan divisas, y lo que se esta planteando es mantener el mismo precio en dólares que el año pasado, y encima van a tener la ventaja de que, muchos costos internos van a bajar en dólares, por lo que su negocio se tornará mas atractivo.

Parece que  los intermediarios quieren aprovecharse de la devaluación, quieren fijar un aumento en pesos y quedarse ellos con la diferencia, ahora depende de la capacidad de gestión y firmeza de los directivos para que eso no ocurra.


Es preocupante que en lugar de estar todos juntos, productores y dealer, trabajando para trasmitirles a los compradores finales que en Argentina los precios del tabaco que compren no van a tener ningún incremento para ellos con respecto al año pasado, y que para mejor muchos de sus costos y viáticos van a ser menores por la devaluación, estemos peleando por ver quién es el que se queda con el beneficio del dólar a $8.

Sin embargo, más allá de las responsabilidades que caben en la dirigencia del sector, por lo pronto la devaluación  demandará que la negociaciones vuelvan a cero, aún cuando hayan firmado algún documento, el cual dado el nuevo marco de referencia, arroja por la borda el principio acuerdo celebrado en la ciudad de Salta.

El pedido del 30% que pretende el sector tabacalero, quedó rezagado, ya que esa cifra se ajustaba a la cotización de la B1F del año 2013 (U$S 3,77); pero ahora tras la devaluación el precio pretendido se ubica cerca de los $32 pesos, es decir por encima del 70% respecto del año pasado, por lo cual el 20% otorgado a cuenta es hoy un 8% a la nueva cotización.

La andanada de ajustes que se debe realizar, mas la espera, para constatar que el gobierno decidió mantener el dólar en los 8 pesos promedio, hará difícil el cierre de la negociación, la cual, seguramente,  quedará postergada para cuando el acopio haya concluido.

Pero, más allá que haya salido el sol para los tabacaleros, en cuanto a reglas macro económicas, el sector está peleando en los galpones de los productores por un kilogramo de tabaco, ya que habría un volumen muy inferior al de varias décadas de producción debido a que el comportamiento climático de la campaña que expira, desorientó a los asesores agrónomos, revelando una cosecha muy por debajo de las expectativas profesionales, con lo cual el imponderable, le pone un poco de distancia a la aparición de febo en el horizonte.

Otro punto, que los tabacaleros analizan, es si, la Secretaría de Agricultura sabía que había una devaluación en camino, ya que  Carlos Casamiquella salió presuroso a festejar la recuperación de las economías regionales, y esa cartera se mantuvo al margen de las negociaciones del precio del tabaco.

También cabe preguntarse, si la Industria tenía conocimiento sobre la maniobra que el gobierno estaba maquinando, como también es bueno saber si el gobierno de la provincia estaba informado.

Sería interesante dilucidar porque el precio del tabaco se acordó en principio en pesos. Ya que todo el arco agrícola del país estaba empujando al gobierno hacia una devaluación, al negarse a exportar, con lo cual -el precio justo- que merece el esfuerzo del productor debería tener coherencia con las propuestas de sus representantes.

Argentina es inexorablemente bimonetaria, y toda producción de exportación lo es, por lo cual la Industria, el Gobierno, las Cooperativas y Organizaciones Gremiales, deben acordar precios en dólares, de lo contrario, el sol que hoy festeja Carlos Casamiquella, será solo para unos pocos.

Es momento que el sector tabacalero comience a tener una actitud madura y que puedan pensar en mantener una “marca argentina” para el tabaco Virginia de Jujuy y Salta, y eso es responsabilidad de todos los actores que intervienen en esta producción, productores, compradores, funcionarios públicos y autoridades provinciales, esta es una actividad económica fundamental para los pueblos donde se desarrolla el cultivo y la provincia toda,

Nadie puede hacerse el distraído, hoy es fundamental el rol que tienen que jugar los gobiernos provinciales de Salta y Jujuy con sus máximas autoridades para que se logre un acuerdo justo para todos, ya que al ser una actividad donde los que producen son muchos y los que compran son muy, pero muy pocos, hay un desbalance muy fuerte, y ahí es donde los gobiernos tienen que intervenir, no es un “problema de los tabacaleros llorones”, acá se está jugando el bienestar económico de los pueblos de la zona tabacalera y de las provincias debido al peso que tiene la actividad en el producto bruto de ambas.

¿Podrá la razón y el interés general, superar egoísmos y ambiciones?

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − seis =