La Iglesia advirtió a Alberto Fernández que «falta el pan» en la mesa de los argentinos

 La Iglesia advirtió a Alberto Fernández que «falta el pan» en la mesa de los argentinos

Se celebró ayer un tedeum, con motivo de la celebración del Día de la Revolución de Mayo.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández y su gabinete acudieron ayer a la catedral metropolitana de Buenos Aires para acompañar la invocación religiosa del tedeum, con motivo de la celebración del Día de la Revolución del Mayo. El jefe de Estado llegó acompañado por sus colaboradores y allí participó de la tradicional oración cívico-religiosa que comenzó con los mismos cabildantes de 1810.

El cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, pronunció una homilía luego de que se leyera desde el ambón un fragmento de la parábola del buen samaritano, sobre la que basó su discurso, seguido en primera fila por Fernández.

El purpurado, sucesor del papa Francisco en la sede episcopal de Buenos Aires, recordó a los héroes de la patria caídos en la guerra de la independencia, y enseguida volvió el foco sobre la delicada situación social que atraviesan muchos.

«En la bendita tierra del pan, cuando falta éste en tantas familias, es cuando más tenemos que pensar en nuestro prójimo y en sus necesidades básicas: educación, salud y justicia», expresó el arzobispo metropolitano. 

Cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina

Evocando la parábola del buen samaritano, Poli destacó que «el personaje es un hombre corriente que trató al desconocido como hubiese querido sentirse, y se puso al servicio del más importante de los derechos humanos: el derecho a la vida». Fue una sutil pero preclara crítica a la legalización del aborto promovida por la Casa Rosada y lograda en diciembre de 2020.

El cardenal también hizo un llamado a vivir la fraternidad en el conjunto social y aseguró que «hay un mañana esperanzador si no renunciamos a los valores auténticos que provienen del pasado». Dirigiéndose la clase política, reclamó «ética, bondad y solidaridad; honestidad, diálogo para el acuerdo y el bien común de todos». Sin estos valores, advirtió, surge «el enfrentamiento entre hermanos».

Minutos antes de dirigirse a la catedral, el Presidente compartió un chocolate con trabajadores de la Casa Rosada y allí dialogó con algunos periodistas acreditados. Fernández dijo que «el mundo atraviesa un tiempo muy difícil», y lanzó un llamado a la unidad, que pareció dirigido a apaciguar las discordias entre sectores del Frente de Todos. 

«La unidad depende de nosotros, es una decisión individual de cada una de nosotros», declaró. «Lo que más necesitamos, en un mundo tan convulsionado y dañado, con una humanidad con riesgo de padecer hambrunas, es que pongamos primero a la gente», agregó el mandatario. Más tarde, Fernández consideró que las palabras formuladas por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, “fueron muy reflexivas”,

“Las del cardenal fueron palabras muy reflexivas que comparto y que valoro mucho’, dijo el presidente Alberto Fernández, luego de asistir al Tedeum. En declaraciones a la prensa, el jefe de Estado afirmó que “es un tiempo de reencuentro y no podemos darnos el permiso de someter a la humanidad a más daño y dificultades”. // grupormultimedio.com

0 Reviews

Write a Review

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − siete =