La industria del bioetanol al borde de desaparecer por la indiferencia de los gobiernos

 La industria del bioetanol al borde de desaparecer por la indiferencia de los gobiernos

“La indiferencia de los gobiernos frente a las problemáticas de un sector clave para el desarrollo industrial del norte argentino puede frustrar una vez más la posibilidad que tiene la región para lograr su tan anhelado despegue socioeconómico”, advirtió Martín Miguel Llanos, asesor del sector productivo. 

Prueba de ello: “en los últimos años los actores de este sector, que realizaron grandes inversiones y generaron miles de puestos de trabajos, tuvieron que peregrinar por los despachos de los diferentes organismos de los gobiernos provinciales y nacionales, y hasta emitiendo sendos comunicados para hacer escuchar sus pedidos”, recordó.

“Primero fue por el aumento del porcentaje del corte de las naftas, luego por la actualización de los precios, y ahora por la prórroga de la ley de biocombustibles que caduca en mayo próximo y que es fundamental para consolidar su pleno desarrollo”, enfatizó.

“Y lejos de contar con un apoyo de los gobiernos y legisladores, solo encontraron promesas e indiferencia, que hoy pone al borde de desaparecer este sector clave para el desarrollo de las millones de familias que habitan el norte argentino”, advirtió.

“El mundo avanza en la sustitución de energías fósiles por las energías renovables. Y los países de la región van en el mismo camino donde la caña de azúcar se presenta como una de las alternativas más importantes para lograrlo. Mientras en nuestro país los productores del sector siguen pidiendo pista para expresar todo su potencial energético”, indicó.

“Creo que ha llegado el momento de plantearse qué futuro se pretende para la industria, continuar con políticas cortoplacistas hasta que el sector privado decida desinvertir por falta de estímulos, o capitalizar el esfuerzo realizado con la promoción inicial para lograr un desarrollo de la industria sustentable en el tiempo, gestionando activamente una matriz energética diversificada que asegure la provisión en el largo plazo”, consideró.

DECISIÓN POLÍTICA

El especialista destacó que “los biocombustibles producidos desde la biomasa de la caña de azúcar, ocupan el centro de la estrategia global para reducir los impactos del calentamiento global y la crisis de empleo a largo plazo en todo el mundo”, destacó. Ya que “los biocombustibles son energía solar almacenada y distribuida en forma segura y eficiente; es hidrógeno acumulado, y por allí pasa el futuro”, aseguró. Pero para ello “es necesario políticas públicas efectivas de forma sostenible”, advirtió.

“Argentina tiene las condiciones para llevar el corte de las naftas con bioetanol del 12% actual al 20% sin problemas, con capacidad instalada y potencial para llegar al 27%, tanto de caña como de maíz para cubrir esa demanda”, señaló. “Todo pasa por una decisión política”, opinó.

“Nuestro planeta nos exige trabajar con energías renovables que no impacten negativamente en el ambiente y en ese sentido los productos energéticos a partir de la biomasa de la caña de azúcar pueden hacer un aporte muy importante en nuestro país”, destacó.

Cabe destacar que “la agroindustria cañera es la actividad de mayor importancia económica y social del noroeste argentino. Fuertemente asociada al progreso y a la prosperidad de la región, esta industria, la primera del país, creció a los largo de más de 250 años gracias a la implementación de nuevas tecnologías y manejos del cultivo, combinadas con aspectos agroecológicos, empresariales y de políticas públicas”, finalizó.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 9 =