La inflación baja, pero no creen que llegue al 15% que figura en el Presupuesto

 La inflación baja, pero no creen que llegue al 15% que figura en el Presupuesto
LPO || Para los analistas superará el 30%, aunque será menor a la de 2014 si el gobierno mantiene el dólar anclado. La inflación de diciembre fue la más baja del año, al marcar un 1,3%, por debajo del 1,9% registrado en noviembre. De esta manera, la variación de precios en el 2014 medida en términos interanuales fue del 37%.

Así se desprende del último reporte elaborado por Elypsis. De acuerdo a la consultora, “la desaceleración se explica mayormente por una menor suba de precios durante la primera quincena del mes, en tanto la inflación durante las últimas dos semanas regresó a niveles similares a los de noviembre”.

“La recesión finalmente logró reducir la inflación que se mantenía estable desde mayo”, describe el informe. “Luego de 7 meses consecutivos en los que la inflación mensual se mantuvo estable en el entorno del 2% promedio, la caída en los niveles de actividad junto con el atraso cambiario y tarifario lograron reducir la inflación, que tras haber tocado su pico en febrero con un registro mensual anualizado de 95% y haberse mantenido desde mayo por debajo del 30%, en diciembre registró una inflación mensual anualizada de tan solo 17%”, puntualizan en el estudio dirigido por Eduardo Levy Yeyati.

Este relativo éxito de Axel Kicillof en la desaceleración de los precios envalentonó al ministro de Economía en su objetivo de que el 2015 comience con la inflación más baja posible. Como adelantó LPO, el titular del Palacio de Hacienda negoció con las provincias un congelamiento de las tarifas eléctricas, postergó el aumento en el boleto de trenes e impulsó la reducción del 5% en las naftas que las estaciones de servicio ya comenzaron a implementar. Así, en el gobierno aparecen más preocupados por controlar la suba de precios antes que el déficit fiscal, que al planchar las tarifas de los servicios públicos no hará más que agudizarse.

De todas formas, a pesar de los signos de desaceleración que vienen mostrando los precios, los analistas no creen que la inflación llegue a desplomarse al 15%, como previó el gobierno en el Presupuesto de este año.

Ramiro Sosa Navarro, economista de la Bolsa de Comercio de Córdoba, explicó a este medio que “la inflación durante este año será muy elevada, por arriba del 30%, aunque probablemente sea menor al 2014, porque el nivel de actividad viene complicado”. En ese sentido, el especialista mencionó a la caída en el precio de la soja como un factor que frenará el dinamismo de la economía en el año entrante.

Por su parte, en Elypsis pronostican que «para 2015 esperamos una inflación contenida, entre 30 y 35 por ciento auxiliada por las anclas cambiaria y tarifaria y la convergencia del dólar paralelo al oficial, aunque prevemos un repunte en el segundo semestre en línea con una recuperación de la demanda ante el acercamiento del cambio de gobierno».

Para Sosa Navarro, el combustible del gasto, déficit y emisión seguirá vigente durante este año y eso ya le pone un piso a la suba de precios.

El cordobés sostiene que los puntos críticos que deberá resolver el gobierno son, por un lado, el frente externo, es decir, el ingreso de dólares financieros en caso de que se logre acordar con los holdouts. Por el otro, en qué porcentaje cerrarán las paritarias: si compensan la suba de precios, el nivel de actividad podría repuntar, pero a costa de una inflación más alta. Por el contrario, si los sindicatos cierran con números por debajo de lo que crecieron los precios, la economía seguirá estancada, aunque con una inflación menor.

“La estrategia oficial incluye un menú de opciones (suba de tasas para Lebac, nuevo endeudamiento a tasas altísimas, bonos en pesos que actúan como seguro de cambio para bancos, aseguradoras y exportadores) con el objeto de anclar el tipo de cambio, en un contexto inflacionario que no baja del 30% anual, manteniendo el déficit fiscal vigente y congelando tarifas”, escribió el diputado Claudio Lozano, en una reciente columna publicada en Ámbito Financiero.

En la consultora ACM son menos “optimistas” respecto a la suba de precios. “Esperamos que el próximo año la inflación sea algo superior a la del 2014, en caso de que el Gobierno no logre evitar una nueva devaluación”, plantearon en su trabajo más reciente.

“Creemos que la caída de la actividad continuará e incluso se profundizará en 2015, quitando presión a los precios”, coincidieron desde ese estudio. Por eso aseguraron que “para los primeros meses del año esperamos un descenso en la inflación interanual, de no mediar una devaluación del peso, por efecto de la alta base de comparación que dejó el primer trimestre de este año”.

“El último bimestre marca la vuelta, aunque con dos salvedades importantes, a la estrategia habitual del kirchnerismo para contener la inflación. Esto es, al uso del dólar como ancla nominal, sumado a mantener congeladas las tarifas de los servicios públicos mientras todos los otros precios suben”, analizan en ACM. A eso se le sumaron una economía en recesión y la esterilización de pesos que impulsó el Banco Central.

De todas formas, advierten que “imaginar un 2015 en el que pueda mantenerse el ancla cambiaria parece un supuesto bastante generoso” y que “los aumentos tarifarios de este año no lograron compensar el crecimiento de las partidas de subsidios lo que haría suponer nuevos aumentos el año próximo”.

“Sin embargo, en vista del track record del Gobierno y de las elecciones presidenciales, no puede descartarse que las tarifas se mantengan congeladas o que se actualicen muy por debajo de la inflación. Además, para contribuir a esta ‘tentación’, la baja en el precio internacional del petróleo abarata el costo fiscal de hacer llegar a los hogares facturas menos abultadas”, concluyen.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =