“La Justicia Social solo es posible desde el pleno empleo; Jujuy a contramano”

 “La Justicia Social solo es posible desde el pleno empleo;  Jujuy a contramano”

Perico 17 de octubre del 2020 // Pasaron 75 años de aquella épica gesta donde el pueblo obrero abrazó la causa denominada “Justicia Social”. Por primera vez un bálsamo de derechos, ponían a los hombre de igual a igual, ya que el ascenso social era posible, un camino hasta entonces negado a los invisibles de la patria.

El peronismo, desde aquel entonces transformó la política nacional, interpretándola como el único mecanismo democrático para mejorar las condiciones de vida de todos los argentinos en post de la felicidad del pueblo.

Hoy, la provincia de Jujuy, absolutamente postergada, en todos los sentidos, demanda peronismo auténtico, interpretado como la única salida que conoce hasta ahora el pueblo argentino, en tanto darles a los hombres la dignidad que solo provee el trabajo.

Jujuy no pudo resolver, en las últimas décadas el proceso de industrialización de sus materias primas, ni logró avanzar hacia la transformación del recurso humano en ámbitos tecnológicos con salida laboral.

Jujuy sigue expulsando jóvenes, y descartando personas;  solo ofrece planes asistencialistas como medida de contención; y promesas. En Jujuy las banderas de la Justicia Social fueron arriadas por un modelo de inversiones concentradas, que no producen ningún derrame popular.

El gran proyecto Cauchari, el cual es promovido como el eje del crecimiento de la provincia, significó dos millones de dólares por cada puesto de trabajo; una ecuación inmoral en la concepción del peronismo, ya que un cúmulo de industrias sociales podrían desplegarse desde esa sideral inversión, traducidas en mejoras y generación de millares de puestos de trabajo para los jujeños y jujeñas.

Hoy, además se celebra el enajenamiento del futuro de toda una generación, ya que el déficit es imposible de contener con la metodología del endeudamiento e inversiones inviables en términos de generación de riqueza. En este sentido, el crédito educativo es otro error, ya que su impacto es cuestionable; Cauchari no es rentable, ni siquiera podrá afrontar los intereses que generó la planta fotovoltaica, menos aún podrá cubrir los servicios del crédito educativo.

Hoy, el mundo ha virado hacia la educación mixta, donde los edificios escolares, no son la prioridad, en cambio si lo es las mejoras salariales de los educadores y la garantía de la conectividad e infraestructura tecnológica en cada hogar de los sectores populares  para encarar un nuevo proceso de formación académica.

Jujuy, espera por su reconstrucción, desde las fuerzas que el peronismo decantado pueda aportar. Este 17 de octubre, el movimiento popular sentirá vibrar cada una de sus células, síntomas de un despertar, que debe nutrirse de nuevos cuadros políticos cumpliendo con la premisa del “trasvasamiento generacional”, donde destaque el ingenio, la vocación de servicio y la rectitud moral.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *