La mina jujeña comenzará en agosto de 2014 a producir 1.500 toneladas de litio

 La mina jujeña comenzará en agosto de 2014 a producir 1.500 toneladas de litio

Se utiliza para las industrias de baterías, vidrios y cerámicos

Alejandro Giuffrida

Argentina posee uno de los reservorios de litio más grandes de todo el mundo, lo que la posiciona en un lugar estratégico en el mapa energético, dado que el mineral es clave para las baterías de dispositivos de tecnología móvil y de los autos eléctricos. Sin embargo, mientras se multiplican los proyectos para extraer y exportar el litio, la posibilidad de industrializar la materia prima continúa siendo un sueño lejano en el horizonte.

La semana pasada, la Secretaría de Minería dio a conocer que en agosto de 2014 la mina de litio del Salar de Olaroz, que gestiona mayoritariamente Orocobre, comenzará su producción comercial a un promedio de 1.500 toneladas mensuales de carbonato de litio.

“Una vez que comience la producción plena, será equivalente al consumo total de litio actual de Japón”, le confirmó el presidente de Japan Oil, Gas y Metal National Corporation (Jogmec), Hirobumi Kawano, al Gobierno argentino en los últimos días. Esta mina está en 66,5% en manos de la canadiense Orocobre, otro 25% corresponde a la automotriz Toyota y el 8,5% restante lo posee Jemse, la empresa estatal jujeña de minería.

El precio de la tonelada de litio ascendió considerablemente en los últimos años, hasta tocar los 6.000 dólares la tonelada. De acuerdo con la consultora A.T. Kearney, la demanda de litio para producir baterías de autos alcanzará para 2020 en volumen 74.000 millones de dólares.

La industrialización del litio es todavía más tentadora, dado que sobre el total de una batería de un automóvil, que puede salir cerca de 20.000 dólares, el costo del litio es de apenas 3 por ciento.

Frente a esta oportunidad, no pocos se preguntan si sería posible que la Argentina idee un proyecto integral de extracción e industrialización del litio a escala mundial, pero con capitales nacionales, sean estatales, privados o mixtos.

La enorme planta que Orocobre armó a 4.500 metros sobre el nivel del mar tuvo un costo de aproximadamente 200 millones de dólares, con un período de construcción que se extenderá desde noviembre 2012 hasta mediados de 2014.

Es decir que en algo más de un año y medio, y con una inversión comparativamente baja, sólo desde Olaroz la firma canadiense sacará cada año unas 17.500 toneladas de carbonato de litio.

Eso sin contar las reservas adicionales del Salar de Cauchari, que la empresa las calcula en 470.000 toneladas totales, más otro tanto en Salinas Grandes.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 13 =