La oposición celebra la renuncia de Milani pero le recuerda las causas por lesa humanidad

 La oposición celebra la renuncia de Milani pero le recuerda las causas por lesa humanidad

Legisladores se hicieron eco de la partida del jefe del Ejército, a quienes cuestionaron por su rol durante la dictadura y su supuesta participación en actividades de inteligencia.

Legisladores de distintas extracciones del arco opositor celebraron la renuncia de César Milani al frente del Ejército y redoblaron sus críticas al militar por las causas por delitos de lesa humanidad que pesan en su contra.

Así, el senador nacional Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur) no dudó en afirmaron que “Milani es parte de una etapa nefasta y el emergente del desgobierno y la degradación de la defensa nacional”.

Afirmó en ese sentido que el militar se va del Ejército “sospechado fuertemente de haber participado en la represión ilegal de la dictadura, de enriquecimiento ilícito, de transformar al Ejército -que es una institución de la Nación- en una parcialidad politizada y de construir un sistema de inteligencia interior como jamás existió en la democracia, con un presupuesto monstruoso y violando las leyes y garantías”.

La diputada nacional Myriam Bregman (Frente de Izquierda) fue más dura: “debería estar preso por haber sido parte de la maquinaria de exterminio de la dictadura genocida”, afirmó la reconocida militante por los derechos humanos.

Insatisfecha con la renuncia, Bregman continuó: “No podemos dejar de preguntarnos: ¿cuántos Milani más hay en las fuerzas armadas y de seguridad?”.

El diputado Julio Martínez (UCR), por su parte, opinó que la partida de Milani “seguramente tiene que ver con la necesidad de evitarle al Gobierno el costo político, en plena campaña electoral, de su cuestionada figura por las causas de lesa humanidad en las cuales es investigado”.

“Siempre sostuvimos que llamaba poderosamente la atención que un Gobierno, que hizo de las condenas a las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura un eje central de su relato, no pusiera el mismo celo en el control de los antecedentes de personajes como el ahora ex jefe del Ejército”, agregó el legislador.

Además, el riojano pidió que con el retiro de Milani se termine el “control de la inteligencia interna realizada por el Ejército” y “la finalización de estas actividades”.

Por su parte, Alberto Asseff (Frente Renovador) sostuvo que «el retiro de César Milani es un poco de aire puro» y que «su situación era insostenible y sólo la mal entendida firmeza de la presidenta podía mantener en su alto cargo a una persona tan cuestionada adentro y afuera del Ejército». «Ahora hay que desmontar el aparato de inteligencia que organizo Milani», afirmo Asseff.

En tanto, el legislador porteño Alejandro Bodart (MST-Nueva Izquierda) recordó que la semana pasada presentó en Tribunales un hábeas corpus por la desaparición del soldado Alberto Ledo.

«Ahora debe ir a juicio y ser condenado por genocida. La renuncia de Milani es un triunfo de la resistencia que familiares de desaparecidos, algunos organismos de derechos humanos y la izquierda venimos llevando adelante desde hace tiempo», destacó.

Bodart agregó que «Milani ya no tiene más excusas para no presentarse a declarar. Si de verdad en este país se respetan los derechos humanos, debe cesar la protección presidencial que le permitió a este represor gozar de impunidad hasta ahora».

Victoria Donda (Libres del Sur) pidió “que la Justicia pueda avanzar y que Milani enfrente todos los procesos judiciales que tiene abiertos por su participación en la última dictadura militar, como cualquier ciudadano”.

La diputada sostuvo que “el nombramiento de Milani como jefe del Ejército fue una de las mayores contradicciones del gobierno kirchnerista”, y aclaró además que el pedido de retiro fue “por razones personales” y no “una decisión política del Gobierno”, tal como sucedió “con tantos otros funcionarios cuestionados del kirchnerismo, como Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi”.

El jefe del bloque de diputados radicales, Mario Negri, coincidió en que “aunque Milani haya pedido el pase a retiro por ´cuestiones personales´, deberá responder por sus causas judiciales”.

Desde el Pro, Patricia Bullrich se diferenció y consideró que “lo que realmente está haciendo el Gobierno es una operación de limpieza”, y que “esto es algo típico del marketing político kirchnerista antes de una elección”.

“Es un acto de campaña más que una decisión política de fondo. Al kirchnerismo se le viene una campaña difícil, por eso necesita en este momento mostrar una actitud de cambio”, analizó la macrista.

El diputado Claudio Lozano, de Unidad Popular, advirtió por su lado que “más allá de la renuncia de Milani, sigue siendo la Inteligencia Militar quien conduce las Fuerzas Armadas y reorganiza la Inteligencia Civil, en el contexto de una Argentina signada por el ajuste y el malestar social. Esta es otra de las herencias nefastas del kirchnerismo”.

Asimismo, el senador Adolfo Rodríguez Saá, del Interbloque Federal, opinó que “es un hecho auspicioso para la República que un personaje sospechado por supuestas violaciones a los Derechos Humanos y discutido por toda la oposición, que ocupaba un altísimo cargo con un gran manejo del poder, con una superposición de funciones y con un gran manejo económico, desaparezca del escenario político y sea designado en su reemplazo una personalidad que goce del respeto y consideración de todos los ciudadanos”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 15 =