La presión tributaria atenta contra la recuperación económica

 La presión tributaria atenta contra la recuperación económica

Es difícil pensar en una recuperación de la economía pos pandemia con una fuerte presión tributaria sobre el sector productivo y que atenta contra la competitividad de las economías regionales. Aseguró Martín Miguel Llanos, asesor de empresas e instituciones productivas de la región.

En este sentido señaló que la permanente actualización de la legislación tributaria y la cantidad de liquidaciones que cada contribuyente debe conocer y realizar para cumplimentar sus obligaciones fueron aumentando con el paso del tiempo.

Prueba de ello: el sector agropecuario hoy tiene que enfrentar más de 160 impuestos en los tres niveles de gobierno existentes en nuestro país: nacional, provincial y municipal. Asimismo en la mayoría de los niveles existen al menos 100 regímenes de pago anticipado que coexisten entre Nación y Provincias.

A esto se suma que algunas actividades productivas tienen que pagar varias veces el mismo impuesto en las distintas etapas de la cadena y  productores que sembraron con un esquema impositivo terminarán cosechando su producción con otro muy distinto.

Por esta razón es necesario buscar formas de aliviar la fuerte presión impositiva que está haciendo fracasar nuestras economías regionales  como la azucarera, tabacalera, frutihorticultura, entre otras. Así también atender las necesidades del acceso al financiamiento para subsanar la deteriorada economía productiva.

Ya que el virus no solo se expande en términos sanitarios, sino también en lo económico y que sus efectos se sufrirán durante años  por lo cual  es difícil pensar en una recuperación rápida.

Resuelto el tema deuda externa del país consideró que es importante empezar a trabajar en una transformación de la estructura impositiva que proteja y potencie la producción, las exportaciones y la industria para asegurar la reactivación de la economía.

Otras de las problemáticas que padece el sector productivo en estos momentos es del traslado de la producción hacia los diferentes centros de comercialización. Hoy los camiones y productores tienen dificultades para llegar a los establecimientos rurales tanto en la provincia como en las vecinas por las enormes restricciones que hay para la circulación en medio de la cuarentena obligatoria, a pesar que la actividad agropecuaria está exceptuada de la misma.

Frente a un fenómeno a nivel mundial tan disruptivo como el de la pandemia del Covid-19, el campo y la agoindustria demostraron su compromiso como sector y que está en condiciones de ser uno de los pilares más importantes de la recuperación de la economía argentina.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =