La salida de esta crisis es con las pymes nacionales

 La salida de esta crisis es con las pymes nacionales
Por Leo Bilanski // La coyuntura política y económica demanda la integración de todos los actores de la economía real al esquema de trabajo del Gobierno.

Fue el ATP la medida de mayor impacto en el sector pyme desde el retorno de la democracia. Fueron más de $226 mil millones de pesos los destinados al financiamiento de las empresas por parte de la SEPYME, la mitad a pymes a pesar de ser el 99% del total, mucho a la industria, y ¿con que reciprocidad por parte de estos actores?. Según el relevamiento que hizo la Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales – ENAC – fue el eslabón industrial al que mejor le va por la batería de herramientas que se puso a disposición del sector desde hace 3 años, pasó el mejor 2do trimestre de esta gestión sin embargo es el sector que más abusos comerciales acusó en los meses de junio y julio, llevando incertidumbre al mercado, cuando menos se lo necesitaba, dolarizando a un tipo de cambio ilegal intempestivamente las facturas, o incrementando los precios de manera desproporcionada, o por encima del inflación como a lo largo de estos 3 años.

Son las grandes empresas las que recuperaron sus utilidades mientras pymes y trabajadores transitan al vaivén de la inflación. Tomar todo y dar nada, es el típico comportamiento del sector empresarial cuando se lo quiere conducir desde las expectativas y no desde la política. Argentina va rebotando entre los márgenes del péndulo sin orientación precisa. Para ser más claros, estos desequilibrios se dan cuando los economistas son los que toman las decisiones que afectan al sector y no los empresarios nacionales. ¿Cuando entenderá el Frente de Todos que hace falta representantes de la economía real en los equipos de gobierno? Y no estamos hablando de los CEOS que ya tuvieron su turno y dejaron al país en default, estamos hablando de las y los empresarios nacionales pymes.

El margen es pequeño pero el diagnóstico es claro. Durante la gestión actual se perdieron 50.000 pymes. Si tenemos en cuenta el pico de empresas empleadoras, fue de 612.000 en el 2012, hoy deberíamos tener 700.000 empresas solo para dar trabajo al crecimiento vegetativo de la población. Las pymes y los puestos de trabajo que faltan nutren año a año a la economía popular y a la patria monotributista. Quiero ser claro en este tema, el único camino para crear empleo genuino, registrado y bien remunerado es creando pymes. Por cada nuevo emprendimiento en promedio se crean 10 puestos de trabajo.

Son 100 mil pymes las que hay que crear de manera urgente. No es haciendo selfies que vamos resolver la agenda productiva que requiere nuestro país sino con propuestas que transformen la matriz de pensamiento empresarial a largo plazo y por ende su empatía hacia el conjunto de la sociedad. Para ello proponemos un Instituto para la Economía PYME que nuclee representación, herramientas y músculo para resolver la coyuntura, pero también que pueda conformar, proponer e implementar las políticas productivas de mediano y largo plazo. Simplificar el esquema impositivo y la creación de un régimen especial de contratación laboral para las empresas de menos de 10 trabajadores es urgente. La creación de un sistema de financiamiento no bancario y un esquema de calificación creditica transparente es urgente. Solo las mutuales y las cooperativas podrían disponer de 25.000 millones de pesos para créditos destinados a la producción. La aplicación de la ley de góndolas es urgente, y debe ser el primer hito en un esquema de desmonopolización de las cadenas de comercialización de alimentos. Cuatro fueron los secretarios y secretarias de comercio que no implementaron la ley, grave. Un compre nacional pyme con auditoria externa es urgente, le daría un salto de calidad, y seguramente de austeridad, al nivel de gasto en del Estado. Por último, también urgente, un esquema de administración del comercio exterior para el sector productivo destinado a los que producen, invierten y emplean.

Solo será posible persuadir al sector productivo para alinear sus intereses sectoriales con los intereses nacionales si se integra a los empresarios nacionales a ser parte de esta «última jugada», nutrirlos con herramientas y capacidad de decisión política. Pero solo será posible si el Frente de Todos, y los partidos que lo conforman, dejan de interpretarnos e incorporan de una vez por todas al sujeto que produce.Copyright La Politica Online SA 2022

0 Reviews

Write a Review

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − cuatro =