Las economías regionales condenaron el intento de consolidar el populismo

Las diferencias que se obtuvieron en provincias ligadas a las economías regionales resultaron fatales en la idea anacrónica de anclar el populismo en la Argentina, la diferencia menor a tres puntos, se atribuye al destrato de los sectores agropecuarios, de lo contrario la continuidad hubiera perdurado.

Jujuy  || 24.11.15 || El asesor que permitió el triunfo agónico de Dilma Rousseff en Brasil, y que selló la estrategia del miedo para sacar adelante a Daniel Scioli en Argentina, casi lo logra.

El destrato que recibió el campo desde el 2009 a la fecha, terminó por darle la estocada final al kirchnerismo. Desde Jujuy, Córdoba y Santa Fé se aportaron votos esenciales para concretar el épico triunfo de Mauricio Macri.

Jujuy, que si bién disminuyó la diferencia que le había sacado el FCJ al FPV durante las generales de 23 puntos a 5 puntos, sin embargo dio horas antes del ballotaje la señal nacional de: “podemos alcanzar la victoria, nosotros lo hicimos” con lo que Macri creció en electores en el NOA y NEA.

En la provincia el triunfo se debió a las victorias obtenidas en los departamentos de El Carmen, Palpalá y Belgrano, a pesar que en este último la brecha se achicó considerablemente.

Pero sin dudas estos departamentos están ligados a economías agrícolas jaqueadas por el kirchnerismo en los últimos años sobre todo; dos de ellos por ser productores y el otro (Capital) por ser receptor de los beneficios del derrame, que al cortarse la cadena productiva fue decayendo el consumo de los periqueños y palpaleños en San Salvador de Jujuy.

Estas pequeñas diferencias en votos a nivel nacional, fueron coincidentes con problemáticas similares registradas en poblaciones ligadas a las economías agrícolas en otras latitudes, como Córdoba y Santa Fé; también podemos mencionar a Entre Ríos, Mendoza y la Rioja afectados por síntomas similares, que en resumen terminaron dando la diferencia con la que el triunfo de Macri pudo ser, ya que Daniel Scioli se había recuperado en provincia de Bs As, pero sin sacar una diferencia suficiente.

En consecuencia las economías regionales fueron quienes aportaron la cuota necesaria para terminar con el modelo kirchnerista, que intentó con el método del miedo, llevarnos al formato de una nueva Venezuela.

Basaron todas sus conquistas en aportes sociales, que derrumbaron la cultura del trabajo, hechos que terminaron por ser cuestionados desde la idiosincrasia colectiva nacional, pero tan hondo caló el facilismo de 12 años que no alcanzaba para obtener un cambio, fue necesario que los pueblos del interior de perfil agrícola dijeran basta.

Por lo tanto, se esperan medidas económicas inmediatas para que el interior recupere competitividad, ya que solo así se puede garantizar un fuerte y legítimo derrame, además de promover una educación de calidad orientada a la producción (valor agregado en origen) paso inexorable para integrarnos al primer mundo, sin lo cual el Plan Belgrano fracasará en el NOA.

 

 

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 7 =