Le pedimos a Morales que reflexione. En esta plaza hay miles de familias.

 Le pedimos a Morales que reflexione. En esta plaza hay miles de familias.

A 9 días de iniciado el acampe en la Plaza Belgrano en demanda de la apertura de una instancia de diálogo, nuevamente en una masiva asamblea popular los integrantes de la Red de Organizaciones Sociales ratificaron la continuidad del reclamo hasta tanto no obtengan una respuesta por parte del gobierno. “Todos quisiéramos pasar la navidad en nuestros hogares, pero pasar el 24 en la casa y el 2016 sin trabajo y sin ser escuchados no tiene sentido”, señaló la dirigente Graciela López.

“Aquí hay patria, aquí hay lucha, aquí hay trabajo, aquí hay dignidad”, dijo en un encendido discurso Milagro Sala tras recordar que las organizaciones sociales no nacieron con el kirchnerismo “sino cuando ellos se fueron en helicóptero”. Y aseguró: “No nos interesa tomar café con Morales sino que queremos lo que es nuestro”. “Y le pedimos a Morales que deje de mentir. Si hubiéramos recibido 70 millones de pesos por mes hubiéramos hecho muchísimas más obras”, dijo en relación a la última y falsa acusación emitida sin pruebas por el gobernador. Por otra parte, la dirigente social señaló: “no somos únicamente cooperativas. La Red de Organizaciones Sociales tiene comedores, escuelas, polideportivos, centros de salud y no estamos dispuestos a cerrarlos porque no tenemos cara para decirle a los niños que se vayan a su casa porque asumió como gobernador un caprichoso”. “Le pido a Morales que reflexione porque en esta plaza hay miles de familias que están defendiendo su fuente de trabajo”, concluyó.

“No estamos pidiendo ninguna dádiva ni ningún favor, estamos reclamando lo que conseguimos en estos 16 años de lucha”, aseguró Leonardo Rivero, del MST tras destacar la asamblea popular como instancia democrática.

A su turno, Leonardo Rosales, dirigente del MTL expresó: “Esta plaza es el reflejo de que el pueblo jujeño es un pueblo de lucha. Vamos a resistir porque sabemos que estas políticas que están implementando son políticas de hambre, de desocupación y represión”, señaló. Y afirmó: “No vamos a negociar nuestra dignidad. Si no hay pan para el pobre, no habrá pan para el rico”.

Poco antes, Miguel Calapeña, uno de los tantos cooperativistas de construcción de viviendas reclamó: “Que Morales no se equivoque. Él es empleado nuestro, nosotros le pagamos el sueldo y nos tiene que recibir. Acá ni hay vagos ni corruptos. Acá hay trabajadores que se levantan bien temprano y dejan a sus familias para ir a trabajar”, dijo.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =