El líder de UPCN afirma que los estatales cobrarán el bono (que para Yasky «es humo»)

 El líder de UPCN afirma que los estatales cobrarán el bono (que para Yasky «es humo»)

Andrés Rodríguez, líder del sindicato de empleados estatales de la Nación, afirmó este jueves que los trabajadores de ese sector cobrarán el bono de fin de año, a pesar de que el Gobierno dijo que no se había discutido al respecto en la mesa con sindicalistas y empresarios celebrada un día antes. «La confirmación de que los estatales nacionales van a tener un bono está acordada», dijo. El líder de la CTA de los Trabajadores, que agrupa a buena parte del sector estatal, criticó el acuerdo. «Es un retroceso enorme para los trabajadores», estimó.

Andrés Rodríguez, líder del sindicato de empleados estatales de la Nación, afirmó este jueves que los trabajadores de ese sector cobrarán el bono de fin de año, a pesar de que el Gobierno dijo que no se había discutido al respecto en la mesa con sindicalistas y empresarios celebrada un día antes.

La versión de que el secretario general de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) ya había negociado el pago a los estatales comenzó a circular hace unos días.

images

Ahora, Rodríguez, quien además es el secretario adjunto de la CGT reunificada, confirmó que los trabajadores de su gremio cobrarán el bono, como compensación por la inflación registrada en los últimos meses, al asegurar que «la confirmación de que los estatales nacionales van a tener un bono está acordada».

Lo hizo al referirse al acuerdo suscripto el miércoles entre el sector empresario, la CGT y el Gobier no, donde se oficializó la apertura de una negociación por sector para el pago un bono a fin de año para los trabajadores privados y donde quedó pendiente la confirmación de una compensación de similares características para los estatales, con un piso de $2.000.

En declaraciones a radio Mitre, Rodríguez señaló que «la confirmación de que los estatales nacionales van a tener un bono similar está acordada. Posiblemente en lo que queda de esta semana y principios de la otra el tema se tiene que resolver».

Tras la reunión del 19/10, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, había dicho que en la mesa con los sindicatos y las empresas no se había tratado el tema del bono para el sector público. Pero su par de Trabajo, Jorge Triaca, no lo descartó. Es más, dijo que la cuestión la estaba analizando la cartera de Modernización, que conduce Andrés Ibarra.

«Cuando la CGT planteó la agenda en la reunión con el Ejecutivo quedó claro y los funcionarios aceptaron que el bono tiene alcance tanto para los trabajadores privados como públicos», subrayó el titular de UPCN.

Además, destacó que a contramano de otros sectores empresarios que rechazaban el bono de fin de año, «hubo otros representantes de la Bolsa y los bancos que ofrecieron créditos a baja tasa para solventarlo».

En ese sentido, el gremialista puntualizó que «todo el mundo estuvo de acuerdo en comprometerse a dar un bono de fin de año con un piso de 2.000 pesos para cada trabajador. Hasta la Sociedad Rural acompañó el tema».

Finalmente, Rodríguez precisó que el acuerdo del miércoles «es una situación de búsqueda de equilibrio para resolver una tensión social».

Yasky: «El bono es humo»

El titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, dijo este jueves que el bono extraordinario que negociarán empresarios y sindicalistas con un piso de $2.000 anunciado por el Gobierno «es algo inconsisten te, un real paquetito de humo», donde además «se cerró la posibilidad de una reapertura de las paritarias y no se habló de los despedidos».

En esa línea, el sindicalista dijo que el resultado del encuentro donde se acordó el bono extraordinario es «un retroceso enorme para los trabajadores» y consideró «un error» por parte de la CGT «haber aceptado las condiciones del Gobierno» y la postura de los empresarios, porque apuntó que el bono «lo van a pagar los que puedan pagarlo y los que no, no lo pagan».

Yasky caracterizó a los resultados de la mesa del diálogo como «una discusión absolutamente fallida» e insistió en remarcar que «no discute la situación salarial de fondo ni de la desocupación ni de los despidos masivos».

Por otra parte, el gremialista aceptó que «ha caído unos puntos la inflación», pero lo atribuyó a que «los argentinos estamos viviendo una brutal recesión y porque no hay consumo popular».

«Los que ganan menos de 12.000 pesos, que son el 60% de los asalariados, no compran más que alimentos», finalizó.

La CTA de los Trabajadores que conduce Yasky, al igual que la CTA Autónoma del estatal Pablo Micheli, no fueron convocadas a la reunión de entre el gobierno, sindicalistas y empresarios.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + dos =