Traición de los medios hegemónicos al pueblo de Jujuy

 Traición de los medios hegemónicos al pueblo de Jujuy

Los grandes medios de comunicación de Jujuy le dieron la espalda a las demandas ciudadanas. Integrados al aparato de prensa del gobierno, ignoran la corrupción, el clientelismo esclavo y la industria de pobres. Los ciudadanos, clientes y usuarios demandan protección (Derechos del lector).

 Jujuy. 13.08.2013

Los resultados arrojados por las PASO representan la dimensión exacta del alejamiento del gobierno de la provincia de las necesidades de la población. Los electores desaprobaron la gestión de Eduardo Fellner; también la de CFK.

Un 66% de la población electoral le bajó el pulgar a la gestión de gobierno K; hasta el 11 de agosto los medios que tuvieron comportamiento crítico fueron descalificados por funcionarios y gobernantes, por afirmar y describir una realidad que según ellos no existe; los medios que se atrevieron a decir lo que pasa en Jujuy fueron tildados de opositores.

Sin embargo el escrutinio sostuvo que la realidad es muy diferente a la de los relatos oficiales. No alcanzó la complicidad de los medios de comunicación pautados. El  control hegemónico del aparato de publicidad, hizo posible durante estos años el saqueo de oportunidades; la investigación periodística, las columnas de opinión periodisticas de análisis político y económico, fueron desterradas de los medios tradicionales, generando desde la indiferencia una militancia obsecuente, integrados definitivamente al circulo de empresarios aplaudidores.

La descripción que se realiza desde los pocos medios críticos que permanecen en pié, son tildadas de tendenciosas y opositoras, sin embargo el rechazo de la mayoría cívica a la línea política oficial, demuestra que la sociedad padece las heridas de una inflación incontrolable, aborrecen el autoritarismo y consideran precaria la gestión oficial.

Si desde la prensa crítica, posición diferente a ser oposición, estaríamos equivocados, la percepción también sería advertida por el resto de la sociedad, dando a Fellner otra oportunidad; pero a pesar del esfuerzo que dicen los medios se realizan desde el gobierno por «Seguir Haciendo», – relato de fantasía-, la gente en Jujuy no come vídrio; están castigando, están poniendo límites con el voto, para encauzar los esfuerzos y la representatividad de las autoridades, para ordenar los objetivos, principios, además de recordar las banderas del movimiento nacional justicialista.

En este sentido, los medios jujeños (Gráficos y Televisivos) se han convertido en el instrumentos de sometimiento, por cuyos servicios  perciben pautas millonarias, proscribiendo el ejercicio del periodismo, atacando el derecho del lector a informase adecuadamente, convirtiendo a los medios en amplificadores de partes de prensa direccionados, haciendo noticias y titulares los actos de gobierno, cerrando el libro de opiniones al espectro funcional al gobierno.

El papel, el audio y la imagen están siendo monopolizadas por el gobierno, el cual desde la cooptación suprime la libertad de expresión. Pero aún más sorprende una la oposición que consolida la venta de espejitos de colores, comparte cartel en la comedia, ya que no se dedica a profundizar sus críticas, denuncias y observaciones, lo que resulta recortado, flojo, desnutrido; pero pese a este horizonte brumoso el ciudadano esta mirando otros rumbos, esta señalando alternativas.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *