Macri enojado por el corte de boleta de los líderes radicales del Norte

 Macri enojado por el corte de boleta de los líderes radicales del Norte
 LPO || En el norte del país Macri salió tercero y en la Patagonia no despegó. En ambas zonas los diputados sacaron más votos.
Mauricio Macri pasó la semana chequeando los números de las primarias y sacó conclusiones: el Norte del país y el Conurbano bonaerense siguen siendo los puntos débiles del frente Cambiemos, los lugares donde se debe mejorar si quiere pelear mano a mano con Daniel Scioli.
55cfa35de3f8d_660_360!

Pero en el primer caso, el agravante fue que los radicales no ayudaron como esperaba y no habrá margen para crecer sin corregir ese problema. El inconveniente también se repitió en la Patagonia, sólo que el impacto fue menor por la cantidad de votantes.

Quienes no estuvieron a la altura de lo que Macri esperaba fueron el jujeño Gerardo Morales, el formoseño Luis Naidenof y el tucumano José Cano, casualidad o no, los más reacios a un acuerdo cerrado con el jefe de Gobierno. Los tres pujaron por un acuerdo amplio opositor que incluyera a Sergio Massa, que la Convención Nacional de la UCR sepultó.

En sus provincias, la lista de Macri no sólo quedó lejos de la de Scioli, sino que también cerca de Massa, cuando se suponía que los radicales garantizaban un mínimo de polarización.

Para colmo, la UCR aporta poco y nada en otros distritos del norte como Salta, Misiones o Santiago del Estero, que rondan los 700 u 800 mil electores y garantizaron la diferencia que hizo Scioli.

Las diferencias

En Tucumán fue donde más golpeó la traición radical por la cantidad de votantes en juego: La provincia que gobierno José Alperovich se ubica justo detrás de los cinco distritos más grandes. Daniel Scioli obtuvo el 57.44% de los votos, Cambiemos el 20.13% y UNA 16.26%.

La diferencia a favor de Scioli fue de 320 mil votos, no tan lejos de la que Cambiemos le sacó al FPV en Capital y Córdoba, en torno los 400 mil votos en ambos casos.

Pero Tucumán tiene la mitad de electores que esas metrópolis y se suponía que Macri podía hacer mejor elección. Esperaba una ayuda de José Cano, el candidato radical que va por la gobernación el domingo y en las parlamentarias de 2013 perdió por sólo 12 puntos.

La lista de diputados nacionales de Cano en las primarias también quedó lejos del FpV pero obtuvo 27 mil votos más que la de Macri. Nadie se hace cargo de esos cortes.

En Jujuy y Formosa la bronca del PRO con Gerardo Morales y Luis Naidenoff es mayor, porque sus acuerdos a dos puntas dejaron a Macri tercero.

En Formosa Scioli ganó cómodo con 60.14%, segundo fue UNA con 17.53% y Cambiemos quedó tercero con 16.69%. En la elección de Diputados, los radicales pegaron la boleta a los dos presidenciales y se quedaron con 31.5%.

Morales fue el principal rival de Macri y Sanz en la convención de Gualeguaychú y en las primarias lo hizo sentir. Scioli le ganó 41% a 27% a Massa y Cambiemos quedó atrás con 23% de ellos, el 30% repartido entre Sanz y Carrió.

Cano podría bajar la guardia en octubre si no logra festejar el próximo domingo cuando se juega la gobernación -con un pronóstico adverso-, pero Morales y Naidenoff no pueden relajarse, porque ese día dirimirán la gobernación. Claro que, por lo que demostraron, son capaces de intentar sumar desde el massismo.

Una forma de ayudar a Macri sería rescatar el voto de De la Sota, que fue el 30% del total de UNA y aunque nadie sabe si se trató de una confusión o realmente el cordobés se hizo valer.

Gabriela Michetti en Chubut, junto al candidato a gobernador, Ricardo Irianni

La Patagonia

No sólo hubo radicales con actitud sospechosa en el norte, sino que también en el sur sus referentes no hicieron sus deberes como se esperaba. Aunque, Macri tampoco le puso mucho esfuerzo a la campaña en esa región y delegó la mayoría de las visitas en su vice, Gabriela Michetti.

Como sea, en la Patagonia la elección de Macri no fue la esperada, una sorpresa porque se trata de una región donde persiste el bipartidismo y los radicales deberían ser una garantía.

Aunque concentra una escasa cantidad de votantes, en un escenario reñido a Macri no le vendría mal mejorar también por estas latitudes.

En Río Negro, Massa no tenía aliados tras el cierre del gobernador Alberto Weretilneck con Daniel Scioli y sin embargo quedó a 1.3 de Cambiemos, sólo 5 mil votos de diferencia.

En Chubut, donde Mario das Neves compitió con boleta corta contra el Gobierno, Massa se hizo lugar y quedó a 4 puntos de Cambiemos, sólo 9 mil de diferencia.

En Neuquén, Massa terminó beneficiado por la decisión del MPN de competir con boleta corta y claramente le robó algunos votos. Quedó a sólo 6 puntos de Cambiemos, 18 mil votos, e impidió que polarice con Scioli, el más votado de la provincia con 35.

En Santa Cruz tampoco en el PRO entienden porqué no quedaron más cerca del FpV, cuando ni aún en la peor época de su historia la UCR dejó de pelarle de cerca al PJ.

Scioli ganó 44% a 25% a Cambiemos, con Macri sólo con el 70% de esos votos. Y UNA se destacó con 20 puntos. Massa quedó apenas 7 mil votos abajo del Jefe de Gobierno. Demasiado poco, para las expectativas de Cambiemos, la alianza que quiere destronar al kirchnerismo.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =