Macri, la comparsa Chanca Chanca y la sombra de Milagro

 Macri, la comparsa Chanca Chanca y la sombra de Milagro

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, afirmó que no se sentará «a dialogar» con la dirigente social y diputada del Parlasur, Milagro Sala. Mauricio Macri, quien acudió en respaldo de Morales, ¿pensará lo mismo? ¿Y Sergio Massa, el presidenciable más votado en Jujuy durante la 1ra. vuelta electoral 2015? Más allá de los anuncios sobre parque solar y Plan Belgrano, además desde la cercana Salta sólo se pensaba cómo quitarle más coparticipación a la Nación. Un carnaval.

massa-macri

Mauricio Macri bajó del vehículo en la calle Pantaleón Cruz, junto a Juliana y Antonia para ingresar al predio de la comparsa Chanca Chanca. En las 4 cuadras desde el hotel purmamarqueño donde se alojaba hasta el predio fue aplaudido y saludado por gente que lo esperó casi 1 hora. También había gente que miraba desde arriba, desde el cerro El Porito.

En la puerta, Macri fue recibido a las 12:00 por el diputado provincial y presidente de la Agrupación Social, Cultural y Deportiva Chanca Chanca, Humberto López; y el comisionado municipal de Purmamarca, Marcelo Aramayo.

Las copleras le dieron la bienvenida cantando unas coplitas para la familia presidencial y toda la comitiva y luego pasaron al almuerzo, en una mesa rectangular, bastante grande, para las principales autoridades.

Macri estuvo al medio, a su derecha el gobernador de la provincia, Gerardo Morales; a su izquierda la primera dama, Juliana Awada; y luego el anfitrión, López.

Al frente, el comisionado Aramayo; y el diputado nacional y líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Fuera de la mesa central, los demás integrantes de la comparsa Chanca Chanca y las personas que siempre acompañan el desentierro del Carnaval se ubicaron al margen derecho.

El menú elegido fue asado de corderito con choclo, queso de cabra y papas andinas, el postre fue quesillo con dulce de cayote y nueces.

Durante todo el almuerzo permaneció la custodia presidencial, a 1 metro de la mesa central, estimó Pamela López, de El Tribuno jujeño, que no permitían que personas ajenas pudieran acercarse.

El ágape duró una hora y media, con alrededor de 300 personas, entre lugareños y visitantes, aplaudiendo la actuación del grupo Sentimiento, que ofreció temas folclóricos.

Cerca de las 13:30, el presidente Macri decidió partir, antes del horario previsto, y se retiró con su familia, no sin antes sacarse algunas fotos con jóvenes y adultos que aguardaron ansiosamente por el momento: así culminó la 1ra. visita de Macri a Jujuy como presidente.

Sin embargo, mientras había festejos en Jujuy, muy cerca había gente que murmuraba amenazasNelson Colque escribió en El Tribuno, de la ciudad de Salta:

«(…) Al hablar del reparto de fondos desde la Nación hacia las provincia, hay que marcar una cosa: entre los distritos de la región con similar extensión y cantidad de habitantes, Salta es una de las que menos fondos per cápita recibe. Es por eso que si esta situación no se corrige, la provincia seguirá relegada en la región.

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) da cuenta de que, el año pasado,Salta recibió de coparticipación per cápita $11.961, mientras que Catamarca obtuvo $24.811 y Santiago del Estero, $18.505.

Con este contexto, los diputados saben que si no hay un fuerte reclamo ante el Gobierno nacional no se bajarán más fondos. «Desde que asumí estoy bregando porque haya una nueva ley de coparticipación, como están las cosas no funciona», le dijo a El Tribuno el diputado Guillermo Durand Cornejo.

El legislador afirmó que «no es posible que el Estado nacional haga cosas a su antojo, a cambio de las penurias de las provincias, que no les alcanza ni para pagar sueldos, menos para obras».

Al hablar del porcentaje que se transfiere a las provincias, el Iaraf asegura que hoy en día se manda solo el 27% de lo que recauda el Estado nacional, cuando la ley señala que la proporción tendría que ser 60% para los estados provinciales y el 40% debería quedar para la Nación.

Consultado por este medio, el diputado Alfredo Olmedo también habla de recuperar fondos. «Daremos pelea para que la Provincia reciba más fondos por coparticipación», señaló, y agregó que presionará para que «la provincia rinda cuentas de qué hace con los fondos».  (…)».

¿Estaban envidiosos los salteños de sus hermanos jujeños? Pareciera que si Macri realiza anuncios en Jujuy, también los tiene que hacer en Salta. ¿Por qué motivo? De paso, ¿es el mismo diputado nacional Alfredo Olmedo fotografiado vistiendo el amarillo PRO?

¿A quién se refirió el diputado nacional Sergio Massa cuando, junto al presidente Macri, al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; al gobernador Morales, su vice Carlos Haquim y el tucumano José Cano, de la Unidad Plan Belgrano, señaló: “Hoy es un día muy importante. La decisión de avanzar en la energía solar y de la puesta en marcha del Belgrano es muy importante. Tenemos que estar todos unidos cuando se trata de mejorarle la vida a la gente. Es triste ver a dirigentes que tienen una responsabilidad frente a la gente peleándose por carguitos en lugar de estar peleando por el trabajo de los jujeños, para terminar con la idea del que tiene un plan (social) es un esclavo y pasemos a la idea de reemplazarlos por trabajo”.

Massa, quien fue el presidenciable más votado en Jujuy en la 1ra. vuelta electoral 2015, prometió: “Le había prometido a Gerardo que iba a estar y además los jujeños me hicieron sentir muy acompañado en octubre y les debo trabajo y compromiso. Vamos a pelear por la Ley de Promoción Industrial, por la Ley de Desarrollo de los tecnológicos de litio, por zonas aduaneras extendidas«.

También de Gerardo Morales se acordó (en forma positiva) Eduardo van der Kooy en el diario Clarín:

«(…) Ni Hugo Moyano, ni Luis Barrionuevo, ni la propia cúpula de la CGT K estarían en una posición irreductible. De hecho, varios gremios avalaron la fractura en el bloque del FpV. Pero requerirán de condiciones mínimas para acordar con el Gobierno. El sindicalismo sigue calculando que la inflación estará en un piso del 30%. Alfonso Prat Gay, el ministro de Hacienda, insiste con que podría clavarse en 20%. Vidal sufrió un primer desaire de los docentes bonaerenses a su oferta del 23,6%. La complejidad de la situación, quizás, obligaría a profundizar el ingenio político. ¿Por qué razón no proponer dos paritarias al año? Aunque sea de manera excepcional, como lo es objetivamente la situación. ¿Por qué no apostar a que en junio o julio el Gobierno pueda mostrar un índice de inflación decreciente? La gobernadora de Buenos Aires habría comenzado a macerar la idea. El fracaso de la estrategia salarial podría implicar para el macrismo quizás un severo retroceso: la posible y riesgosa convergencia de peronistas, kirchneristas y el sindicalismo. Con el añadido certero de la izquierda.

Dentro de ese panorama el Gobierno parece obligado a tomar medidas antipáticas. Lo son en el fondo. Pero el macrismo le estaría añadiendo vicios de forma. Fallaría en lo que fue desde su aparición una virtud del PRO: la destreza para comunicar, para elegir palabras y oportunidades. Es cierto que esa virtud creció cuando las responsabilidades tenían sólo las fronteras de la Ciudad. Esas fronteras han desaparecido. La actualización de las tarifas de energía, por ejemplo, es una cuestión que tuvo en la campaña el consenso de una amplia mayoría. Pero el ministro del área, Juan José Aranguren, no pareciera el funcionario mas pulcro y cuidadoso para explicarlas. Algo similar estaría ocurriendo con el despido de los ñoquis. El recorte alcanza hasta ahora, en diferentes dependencias, a aproximadamente 10 mil empleados. Muchos militantes ingresados a último momento por el cristinismo. Pero las contramarchas del Gobierno frente a cada objeción pública y algunos equívocos –el despido de delegados gremiales– instalarían la sensación de un costo social mucho mas gravoso.

Macri seguiría pagando el precio de no haber detallado al asumir la herencia recibida. Quizás disponga de una última oportunidad el primer día de marzo, cuando inaugure las sesiones ordinarias del Congreso. Algunos gobernadores, en cambio, tuvieron otra disposición. Vidal fue la primera. Gerardo Morales también.  (…)».

Al respecto, parece dispuesto a todo el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. A pesar de las presiones de los sectores sociales que reclaman por la liberación de Milagro Sala, incluída la Iglesia Católica Apostólica Romana, dijo que no tendrá contemplaciones: «Yo no voy a parar. Voy a fondo con esto. Acá me quisieron voltear. Lo que fracasó fue un intento de golpe institucional. Hubo sedición. Estos 50 días (de acampe) fueron para derrocar al gobierno. Querían voltear al gobierno y mantener sus negocios», aseguró Morales en una entrevista con el diario La Nación.

Un abogado de Sala entregó un escrito ante la justicia penal de Jujuy en el que solicitó la nulidad de la detención de la dirigente por ser diputada electa del Parlasur, por lo que goza de fueros parlamentarios y no puede permanecer detenida, dijo, «salvo que el juez Gastón Mercau, solicite el desafuero ante el Parlasur», algo que el gobierno de Jujuy ya impulsó.

El pedido de nulidad está basado en la Ley nacional N°27.120, que establece que los parlamentarios del Parlasur gozan de las mismas inmunidades que los legisladores nacionales, quienes tienen inmunidad de opinión y arresto, tal como establece el texto constitucional.

«No conocen, no saben cómo es esto», se quejó el gobernador. «Acá presionaban a todos: a intendentes, cooperativas, a la gente. Nosotros queremos terminar con un clima de violencia que agobia. Milagro es la jefa de una asociación ilícita, de una organización social que fue mutando en una organización mafiosa», señaló.

Sin embargo, el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, se reunió con el coordinador nacional de la Tupac Amaru, Alejandro Garfagnini, quien lo visitó en la Casa Rosada, acompañado por Emilio Pérsico, que acompaña el campamento de Plaza de Mayo, y Jorge Lozano, el obispo católico que preside la Comisión de Pastoral Social de la Iglesia, el supuesto mediador, motivo de la presencia en el encuentro del secretario de Culto, Santiago de Estrada. También estuvo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

«El lunes pasado (01/02) tuvimos en la conferencia episcopal una reunión con alrededor de 25 organizaciones sociales y varios de los miembros hablaron sobre la preocupación sobre la situación de Milagro Sala y otras medidas que se estaban tomando. Mi rol era de generar el espacio de diálogo para el que estaba», contó Lozano a radio El Mundo.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =