Macri quiere esconder a Carrió y los radicales

 Macri quiere esconder a Carrió y los radicales
 LPO Le sugirieron que evite las fotos con Lilita y Sanz. El debate en la provincia y la autocrítica por el armado.
Los colaboradores más estrechos de Mauricio Macri le sugirieron que escondiera a Elisa Carrió y Ernesto Sanz en el tramo final de su campaña.

Marcos Peña, mano derecha del líder del PRO –que suena como su posible candidato a vicepresidente-, le recomendó que evitara las fotos con Lilita y los radicales.

 

La idea es evitar fotos de carácter “nacional” con Carrió y Sanz pero seguir mostrando a Macri con candidatos competitivos de provincias del interior, como el mendocino Alfredo Cornejo y el tucumano José Cano.

 

Es que en el PRO ahora consideran que no aportan votos como estimaron en un principio sino que, por el contrario, son un arma de doble filo y que el acuerdo con esos sectores le cerró la puerta a Macri para acordar con otros espacios.

De hecho, en la Ciudad hablan de ir con lista propia de diputados nacionales, sin incluir a la UCR ni a la Coalición Cívica, con una nómina que podría encabezar Patricia Bullrich, que paradójicamente viene del partido de Lilita.

En la provincia, en tanto, la crisis con los radicales está en su momento de mayor tensión. Sanz creía tener abrochada la inclusión de un dirigente de la UCR en la fórmula de María Eugenia Vidal a la gobernación. Para eso impulsaban al intendente de Chascomús, Juan Gobbi.

Sin embargo, en el PRO ahora se habla de llevar a un dirigente peronista en la boleta de Vidal. Para ese puesto suena Fernando Niembro, que como anticipó LPO, también suena para encabezar la lista de diputados nacionales en la provincia. Pero también hay otros nombres en danza, como el de Jesús Cariglino e incluso el legislador porteño Cristian Ritondo, que preferiría el ministerio de Seguridad en un hipotético gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Lo que tienen en claro que está claro que Vidal será la candidata y ya no hay margen para bajarla. La apuesta del PRO es que la vicejefa porteña llegue a las primarias de agosto con el 80% de conocimiento y aseguran que hoy tiene el 70%.

La situación del PRO en la provincia está tensa luego de que corrieran a Emilio Monzó de la cúpula del armado, que quedó en manos de Jorge Macri. “Me explotaste la provincia”, le cuestionó Macri a Monzó. En tanto que Peña se encargó de comunicar internamente que el armador nacional es él.

La dura derrota en Chaco contra el Frente para la Victoria hizo reflexionar mucho a los integrantes de la mesa chica del PRO, que también cruzaron críticas por el armado en Córdoba, en donde el macrismo sumó a varios espacios y paradójicamente mide menos que antes, lo que lo dejó lejos de Juan Schiaretti.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =