Martín Berardi: “El kirchnerismo perpetúo la pobreza destruyendo la educación y el desarrollo privado como mecanismo de movilidad social”

 Martín Berardi: “El kirchnerismo perpetúo la pobreza destruyendo la educación y el desarrollo privado como mecanismo de movilidad social”

El dirigente empresario y político del PRO el Ing. Guillermo Martín Berardi, especialista en economías regionales; hizo referencia a las causas que instalaron una franja importantes de pobres en argentina (28%), en especial en el NOA y NEA (34%), donde la destrucción del sistema educativo perpetuó la condición social de los que menos tienen; circulo vicioso donde los punteros compiten con los empleadores, impidiendo el desarrollo del empleo de calidad.

perico notcias. pro. martin berardi.mauricio macri

26.06.2015 || El dirigente del PRO, lamentó que la presidenta de los argentinos semanas atrás haya burlado la realidad de los argentinos, al enviar a 14 millones de personas –sin rubor alguno- bajo la alfombra.

“CFK se remitió con ánimos de engañar al mundo a una estadística descartada en la propia argentina, y cuestionada por los organismos internacionales, quienes intimaron más de una vez a que se realicen las correcciones que la ética y los procedimientos científicos demandan”. Abrió el reportaje asegurando Martín Berradi.

“El 5% de pobreza al que hizo referencia CFK, es un índicador producto de variables muy diferentes a las que instrumentan los países desarrollados. Ellos no miden la pobreza como la medimos nosotros, en primer lugar porque no acuden a la manipulación de los datos, en segundo lugar porque no toman el acceso a la canasta familiar como preponderante,  ellos dan por sentado que la gente tiene para subsistir, incluyendo en ese concepto alimentos, vestimentas, viviendas y otros derechos”. Mencionó Martín Berardi, quien agregó.

“En general en este tipo de países se determina como pobreza la franja que percibe ingresos por debajo del 50 al 55% del salario medio. Pero como van un escalón más arriba que nosotros en cuanto a índices del desarrollo humano, no toman en cuenta la canasta básica, porque allí no hay hambre, situación propia del tercer mundo que en el norte argentino este año registró siete muertes por desnutrición infantil bajo el gobierno cuyo lema fué –la década ganada-”.

11265123_1442931736007655_6398574207910976546_n
El Ing. Guillermo Martín Berardi trabaja activamente junto a profesionales del PRO en el desarrollo de políticas públicas, siendo promovido como especialista en Economías Regionales para la conformación de la futura Secretaria Nacional para sustentar las actividades económicas del interior.

“-La pobreza”; sugería Martín Berardi;  “no se debe medir con el acceso a los alimentos, es un indicador muy poco exigente. Hay variables que deben ser parte de un verdadero índice de pobreza que hoy se evitan desde el gobierno nacional. Me refiero al acceso a la educación y a la calidad de la misma, la cual viene cayendo por un tobogán,  el deterioro ya había empezado desde el menemismo y hoy alcanzó el punto máximo -tenemos una pésima calidad educativa-, a pesar de la gigante, pero ineficiente asignación de recursos que se realizó. El sistema actual no permite el ascenso social de los más humildes, al contrario los expulsa, al menos así lo demuestran los indicadores de estudios externos”.

Para realizar una comparación desde la experiencia particular Martín Berardi recordó: “Cuando era chico, era normal que los padres de mis compañeros de la escuela pública, hijos de trabajadores de oficios muchos de mis amigos, anhelen que sus hijos sean universitarios, muchos de los cuales hoy son profesionales distinguidos, la movilidad social desde la educación era posible; en cambió hoy es solo una sueño, ya que los que menos tienen no pueden atender esa meta”.

“Mejorar la condición social era posible estudiando. Muchos en aquella generación éramos clase media baja y clase media; pero estábamos igualados en cuanto al acceso y a la promoción desde el sistema educativo. El hijo de un obrero tenía una educación tan  buena, como la del hijo de un profesional o un comerciante importante; de hecho eran compañeros. Hoy en cambio si sos pobre y no tenés acceso a una educación apropiada, es muy difícil que el hijo de una familia con limitaciones pueda ascender en la escala social de las oportunidades,  -el actual sistema perpetua la condición sociala los pobres los condena a permanecer en la franja de las limitaciones eternas-”.

“El pobre concurre a una escuela pública con una calidad educativa deteriorada, va una secundaria sin plataforma para afrontar un terciario, menos la universidad porque la política educativa no pone acento en la formación, instaló  un formato de escuelas guarderías; por esoun joven humilde no llega a la universidad. Por más que le sobren las ganas de estudiar”.

“La acumulación de falencias educativas impide que un joven humilde acceda a una educación superior”.

“En conclusión, la pobreza estructural en la argentina profundizada en estos últimos 12 años por el kirchnerismo, destruyó la movilidad social tradicional que ofrecía la educación. Hoy podemos verificar que la AUH, los planes PROGRESAR, CONECTAR IGUALDAD, y otras asistencias, no son suficientes, ni están diseñadas, ni instrumentadas para elevar la matrícula (deserción escolar creciente en los últimos 10 años) y la calidad educativa, que según las pruebas PISA, en Argentina caemos cada año mas y mas en indicadores cualitativos y cuantitativos; -la mitad de los jóvenes no comprende los que lee; es insostenible el sistema-, no estamos quedando sin futuro”.

“Antes era posible que el sueño del hijo el doctor lo pueda cumplir hasta una sacrificada costurera, los hijos de muchos trabajadores y sus familias tenían las expectativas de ser profesionales.

Se podía ascender socialmente con la obtención de un título universitario, o un certificado de calidad formativa desde las escuelas técnicas y de oficios”.

“En conclusión, hoy desde la pobreza es imposible ascender socialmente, atreves de una formación, por lo cual es una utopía obtener trabajos calificados, menos aún cercados por el narco tráfico y la delincuencia juvenil, que confunden a nuestra juventud. Estamos en un círculo vicioso,  y eso es consecuencia de los planes sociales que no son corregidos, porque hoy en día -el empleador compite con el puntero-, entonces como no le conviene al puntero que la gente levante cabeza, siguen dependiendo del plan, impiden que laburen formalmente, -no solo el kirchnerismo destruyó la movilidad social, están sepultan millones de sueños-”. Concluyó Martín Berardi.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + nueve =