Máximo también pedirá limitar las ganancias de los supermercados y gravar a los ricos

Máximo Kirchner trabaja junto a Carlos Heller en un proyecto que enviará después de pascuas y apunta a gravar a los sectores con mayor patrimonio, controlar los precios y sumar recaudación que ayuden a combatir el coronavirus.

Como anticipó este domingo el periodista Horacio Verbitsky, la ley creará un impuesto para quienes ingresaron en el blanqueo de capitales de 2016, muchos de ellos empresarios reconocidos y ex funcionarios de Mauricio Macri. Alberto Fernández ya anticipó su respaldo.

Pero llegará con otros dos temas que no serán menos polémicos: un límite a las ganancias de los supermercados del 4%; y un impuesto a los patrimonios superiores a 20 millones de pesos.

Este último tiene un condimento extra, porque abarcará a los legisladores que tengan ese capital y apunta a eliminar así el debate por la baja de salarios que instaló Cambiemos la semana pasada.

Alberto apoya el impuesto para quienes entraron al blanqueo

«Para establecer un criterio general, suponemos que estamos hablando de un universo de alrededor de un 1 por ciento de la población con altos patrimonios: las grandes corporaciones, los bancos, las grandes compañías de seguros, los grandes laboratorios, las grandes cadenas de supermercados, entre otros. En ese universo incluimos a los fondos transparentados a través del último blanqueo», explicó Heller en una de sus apariciones radiales de este lunes.

El límite a las Ganancias de los supermercados enfrentará a las cadenas con el Gobierno y llegará junto a otra medida que pondrá a estas empresas contra las cuerdas: en la entrevista que concedió a Verbitsky, el presidente anticipó que delegará en los municipios las facultades de la defensa de la competencia.

Carlos Heller.

O sea, podrán controlar los precios abusivos de los supermercados como ahora controlan las condiciones bromatológicas, por las cuales Fernando Espinoza cerró el viernes una sucursal de Coto en Ramos Mejía. Podría cerrar muchas otras por los precios y, si prospera la ley de Máximo, tal vez por un renta extraordinaria. Se considera como tal a la que está por encima del 4% porque ese sería el cálculo de las rentas que obtienen en los países desarrollados.

Según explicó Heller, «el último blanqueo de 116 mil millones de dólares y se le aplicara una tasa, digamos, del 2 por ciento, estaríamos generando un monto superior al total de los gastos del PAMI durante el año pasado».

«La Argentina pagó el año pasado 12.400 millones de dólares de intereses sólo por la parte de la deuda en dólares. Resolver el tema de la deuda sigue siendo una cuestión fundamental. Nadie puede negar que hacen falta más recursos para enfrentar la crisis sanitaria. Se necesitan más camas, más respiradores, más remedios, más comida; para ello es necesario que el Estado cuente con más recursos», argumentó.

El tránsito del proyecto en Diputados no será sencillo. En Cambiemos anticipan que no avalarán gravar a empresas en medio de la pandemia y mucho menos si el eje argumental es que caigan ex funcionarios del Gobierno.

La apuesta para llegar a la mayoría simple son los 8 diputados de Unidad para el Desarrollo, el bloque de José Luis Ramón; y los 4 cordobeses de Juan Schiaretti, sujetado por la promesa de Alberto de financiarse el déficit previsional en doce cuotas.

Le alcanzaría justo para la mayoría en una sesión que todavía no tiene formato definido, porque los diputados no acordaron un protocolo para mantener el aislamiento social y votar una ley. El oficialismo ahora tiene otro razón para buscarlo.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 10 =