De Milagro Sala a Vidal: Francisco dice «presente» en la crisis docente

 De Milagro Sala a Vidal: Francisco dice «presente» en la crisis docente
«EN EL NOMBRE DEL PAPA, DEL HIJO Y DEL ROSARIO SANTO»

Esta vez, el viento sopla a favor. Luego del escándalo que generó en la Casa Rosada el «milagroso» rosario enviado por el papa Francisco a la activista Milagro Sala en febrero de 2016, el Sumo Pontífice volvió a la carga de la política argentina, pero esta vez en torno a las paritarias docentes, que año a año sienta las bases de la economía argentina.

¿Cuál de los dos tiene mayor peso político?

La situación sobre la economía argentina es muy compleja en términos generales, pero ahora se suma otro capítulo (uno de los más importantes de cada año): la demanda salarial docente.

El gobierno tiene en claro que ceder ante el 35% de reclamo salarial, genera luego un efecto contagio, porque a partir de allí, todos los gremios proponen negociaciones similares.

En este sentido, la Casa Rosada decidió desde un principio encarar el conflicto con la figura que hoy tiene mayor peso político: la gobernadora María Eugenia Vidal, quien estratégicamente viajó el pasado viernes 24 de febrero al Vaticano para reunirse con el papa Francisco.

La relación entre ambos es de mucha confianza y cordialidad. Bergoglio la ungió a ella y a la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley como las nuevas embajadoras de la crisis soci al que atraviesa el país en los sectores menos pudientes.

Si bien se trató de «una audiencia privada pactada hace bastante tiempo», lo ocurrido allí no trascendió más que por boca de la propia Vidal, pero sin detalles. La estrategia del Vaticano es clara: evitar esas fotos que a los fieles argentinos tanta inquietud les genera.

Tal como informó Urgente24, Jorge Bergoglio recibió durante el fin de semana de Carnaval también a Florencio Randazzo y el ministro de Trabajo Jorge Triaca, pero las fotos y lo charlado no tomaron ni tomarán estado público.

Sin embargo, Vidal se trajo de Roma varios crucifijos para ella, su familia y entidades de bien público a los que beneficia con sus políticas y las del gobierno nacional.

El crucifijo que lleva desde entonces no es un detalle menor en medio de sus declaraciones en actos importantes -llámese apertura de sesiones ordinarias o conferencia de prensa con el jefe de Gabinete Marcos Peña y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta- sobre Roberto Baradel y otros personajes del sindicalismo que intentan torcerle el brazo.

El mensaje pasó desapercibido para algunos, pero puertas adentro, muchos tienen en claro el apoyo con el que cuenta una de las personas más destacadas del presente político y social de la Argentina.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − trece =