Nació un nuevo partido del balotaje

 Nació un nuevo partido del balotaje

MÁS ALLÁ DE HUGO MOYANO

Hugo Moyano cometió una enorme torpeza en su pieza oratoria, al hablar tanto sobre su situación personal. Nunca fue una luminaria ideológica y menos en esta ocasión, en parte porque no escucha a gente más formada que su hijo Pablo. Sin embargo, más allá de Moyano hay un movimiento que está en formación, que trasciende a Moyano y cuyo crecimiento dependerá del fracaso o éxito de la economía de Mauricio Macri, más allá de lo que opine Grupo Clarín. Por lo demás, no hay ánimo destituyente según quedó en evidencia para Urgente24, que no hace periodismo prebendario.

Por Luis Alejandro Rizzi

No es necesario ser muy perspicaz para descubrir que entre líneas HUGO MOYANO, aprovechó el acto para anunciar la fundación del Partido del Balotaje opositor, como podría decir Ignacio Zuleta, y desterrar cualquier intento desestabilizador.

Invitó, en cierto modo, a hacer buena letra política. Se despegó de Eugenio Zaffaroni  y del extremismo kristinista.

Moyano inició la campaña electoral cuando convocó a los presentes a expresar su voluntad políticamente para hacer valer sus derechos, claramente se refirió a las próximas elecciones presidenciales.

Todo lo demás fue anecdótico y parecería que eludió la vía del conflicto activo, parecería que entendió que la sociedad no acepta esos métodos, por eso no hizo referencia a paros o nuevas movilizaciones.

Insisto más bien optó por la movilización política.

Está claro que en esta Argentina, ningún partido o quizás mejor dicho ninguna persona podría ganar en el 2019 por sí mismo, pero MOYANO también dejó en claro que no le será fácil al gobierno administrar la coyuntura.

Visto en esta perspectiva el acto de los camioneros fue un acto netamente político y las primeras declaraciones escuchadas de parte de políticos peronistas como Aníbal Fernández y Alberto Fernández quedó claro que, de ahora en más, el peronismo buscará armar una coalición lo más amplia posible para evitar la reelección de Mauricio Macri. Por cierto, tarea nada fácil.

Es obvio que para la coalición opositora su materia prima será la “herencia recibida” cuyos números tendrá cuando menos valor demagógico, la deuda externa contraída, el 30% de pobreza e indigencia, la situación de los jubilados y todas las otras carencias que si bien reconocen años de gobiernos peronistas ineficientes con altos niveles de corrupción, le serán imputadas y cargadas al gobierno de Mauricio Macri. Esa parecería ser la filosofía política que está poniendo en práctica Alberto Fernández.

Aprovechando el silencio de Macri sobre el estado de cosas en que recibió el gobierno en 2015, este partido del balotaje opositor ya encontró su “programa” en hechos que generó el propio peronismo desde 1989 pero cuyos pecados paradójicamente-dicho en tono político- lavó el propio gobierno y ahora le jugarán como un muy pesado lastre.

Todo indica que salvo que Macri introduzca cambios en su gobierno separando a funcionarios que carecen de sensibilidad e idoneidad política, la campaña electoral le será más difícil a la colación oficialista que a la opositora debido al costo que significará de ahora en más el gradualismo.

Esta incertidumbre le hará muy difícil al gobierno el tránsito hasta las próximas elecciones ya que la mera posibilidad que el partido del balotaje opositor compita electoralmente pondrá en duda su continuidad en 2019 lo que afectará la apuesta del gobierno en los Programas de Participación Pública Privada, cuya implementación puso en duda Alfonso Prat Gay por el costo fiscal que pueden significar y por otra parte encarecerá el costo de financiación de las obras en marcha, ya que es evidente que el riesgo país cuando menos tendrá el color amarillo.

No creo que sea importante ponderar la mala imagen de Moyano o Cristina y de otros dirigentes peronistas, pero lo cierto es que si logran plasmar esa coalición, aportan caudal electoral.

Cambiemos está obligado a renovarse y ello excluye a Mauricio Macri y su elenco de efebos, como candidato a la reelección.

Es imprescindible una renovación de cuadros políticos en un marco de escasez alarmante y la única figura aglutinante es la de Maria Eugenia Vidal que por mera presencia podría hacer fracasar desde el vamos el intento de constituir la coalición opositora.

Es obvio que para esta coalición opositora el candidato ideal sería, paradójicamente, Mauricio Macri.

A modo de conclusión, será un grave error de interpretación pensar que el acto de hoy reunió a la oposición política.

El gobierno tiene que ver el acto como el hecho fundacional del partido del balotaje opositor y mal que le pese el inicio de la próxima campaña electoral cuyo puntapié inicial dio Hugo Moyano, sabiendo que muy probablemente fue su último acto o el inicio de un pretendido honroso retiro.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =