Nación tienta a gobernadores con permitirles tomar deuda para que libren la ley cerrojo

 Nación tienta a gobernadores con permitirles tomar deuda para que libren la ley cerrojo

Mauricio Macri habilitará a los gobernadores a tomar deuda externa si a cambio aportan en el Congreso los votos para suspender la ley cerrojo, un paso necesario si quiere hacerle una oferta a los fondos buitres.

En esa tarea está el secretario de Finanzas Luis Caputo, quien llegó a New York para reunirse con el mediador judicial Dan Pollack. La historia muestra que los mercados internacionales exigen cambios con leyes y no hay lugar para decretos de necesidad y urgencia.

Por lo tanto, ninguna negociación será posible si el Congreso no habilita al presidente a volver a pagar deuda y el Frente para la Victoria conserva la primera minoría en Diputados.

Como acostumbra, Macri irá a lo simple: les asegurará a los gobernadores que sólo si destraban la ley cerrojo podrán sumar fondos vía endeudamiento, tal como intenta hacer por estos días María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires.

Cristina Kirchner fue muy reacia a habilitar endeudamientos provinciales para gastos corrientes y hasta frenó algunos para obras de infraestructura.

Prefería negociar asistencia a través del Banco Nación, mecanismo que utilizó para asistir al ex gobernador de Mendoza, Francisco “Paco” Pérez. Su sucesor, el radical Jesús Cornejo, apuesta a suplir el déficit con fondos externos.

Comparte el interés con muchos de sus pares del Frente para la Victoria, airosos por engrosar sus presupuestos.

En el PRO están listos para una férrea resistencia del kirchnerismo duro, identificado en La Cámpora, que tiene una veintena de diputados dispuestos a sostener el relato de Cristina.

En el Senado la semana pasada se abrió una grieta en el FpV liderada por camporistas y cristinistas que cuestionaron el apoyo de Miguel Pichetto a los despidos de Gabriela Michetti.

La provincia de Buenos Aires ya mostró que el FpV se divido cuando se discute de plata. José Ottavis frenó el endeudamiento y los intendentes para destrabar la negociación pero, claro, antes negociaron parte de los fondos para sus arcas.

Los gobernadores ya dieron muestras de no estar dispuestos a arriesgar sus presupuestos por los caprichos de la agrupación de Máximo Kirchner.

Días antes de la asunción de Macri, el riojano Sergio Casas y el santiagueño Gerardo Zamora (esposo de la gobernadora Claudia Ledesma) levantaron a sus diputados y casi impiden la designación dos camporistas como auditores.

El tucumano Juan Manzur también aportó lo suyo, al frenar la ley que creaba una empresa con Yacimientos de Río Turbio, una obsesión de Cristina. Levantar la ley cerrojo no sería un problema.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + quince =