Nadie cree en la histeria K. «CFK se prepara para pagar»

 Nadie cree en la histeria K. «CFK se prepara para pagar»

Nadie cree la histeria K: Los bonos no se desploman porque Cristina prepara la oferta a holdouts

Los mercados no han reaccionado en fuga precipitada ante la amenaza concreta de la Administración Cristina de default de la deuda pública externa reestructurada con bonos 2005 y 2010. ¿Qué significa eso? Que los tenedores de bonos no creen que Cristina sea suicida o sea que no está pensando realmente en defaultear sino que es una puesta en escena, básicamente destinada a los militontos, base electoral del Frente para la Victoria. El Ejecutivo Nacional ahora pide que vuelva a regir el ‘stay’ (¿la cautelar no debería solicitarla la Argentina?), que exista un plan de pagos con los holdouts y una garantía de que los otros bonistas no demandarán al pagarle la Argentina a los holdouts el 100% de los bonos.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Mucho ruido y pocas nueces. A 10 días del vencimiento de intereses más próximo en el calendario de deuda pública externa argentina, no hay corridas contra esos certificados aún cuando el Ministerio de Economía advirtió que podría no pagarlos en la forma prevista con anterioridad.

Para los tenedores, sólo un show del kirchnerismo.

En tanto, la prensa K aporta sólidos dato al respecto, afirmando:

Tomás Lukin en el diario Página/12:

«(…) “No tenemos planeado viajar a Nueva York la próxima semana. Nosotros no cerramos ninguna alternativa, pero hoy esa posibilidad no tiene sentido porque los jueces nos están obligando a caer en un default o violar nuestra ley”, explicó ayer (jueves 19/06) a Página/12 un funcionario del equipo de Kicillof. Por la mañana había sido el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el encargado de refutar el posible traslado de una comitiva a Estados Unidos que supuestamente llevaría una propuesta alternativa a los buitres. (…)

Abundan especulaciones sobre posibles mecanismos de pago negociados que permitirían evitar una situación de crisis financiera pero, antes de evaluar cualquiera de ellos, se requiere abrir el canal de diálogo y que esa vía sea amparada por el juez para evitar un default. Eso requiere

> obtener una nueva suspensión (stay) para la sentencia que ofrezca un horizonte de discusión más allá del 30 de julio cuando el país entraría en default si no puede cursar normalmente sus pagos.

> La segunda restricción a las múltiples y aventuradas hipótesis es el financiamiento del monto que se debe cancelar: la sentencia son aproximadamente US$1.500 millones pero los pagos por los reclamos vía pari passu se extenderían hasta los US$15.000 millones (con el 6% restante que no ingresó al canje), una suma que Argentina no puede desembolsar de una vez sin poner en riesgo su sustentabilidad macroeconómica.

> Finalmente, se debe lograr alguna garantía para que el 92,4% de los acreedores no busque avanzar por la vía judicial. No es una tarea sencilla.

Si la vía fuera el canje voluntario también hay limitaciones. En total hay 28 mil millones de dólares en títulos regidos por legislación extranjera. Todos esos papeles podrían cambiarse por otros equivalentes –misma moneda y rentabilidad– emitidos con ley argentina. Así, se evitarían las restricciones del fallo de Griesa para los intermediarios financieros en Estados Unidos. El cambio voluntario de los títulos no requiere una ley, sino que se trata de un procedimiento técnico.

La operatoria de cambio voluntario no depende del visto bueno de una porción mínima de los acreedores ya que no se trata de modificar las condiciones de los bonos vigentes, sino de un cambio por papeles “idénticos” pero pagados en Buenos Aires.

Sin embargo, es inevitable que surjan nuevos holdouts ya que será difícil obtener la participación masiva de los inversores minoristas. Además, existen algunos hedge funds extranjeros que, por sus reglas internas, no pueden comprar títulos que no se rijan por la ley estadounidense.»

Darío Gannio en el diario BAE:

«(…) Kicillof, que hoy aprovechará el feriado para decidir sin relojear los vaivenes del mercado, no definió aún la estrategia oficial.

Ayer estuvo ayer reunido todo el día con los secretarios de Política Económica, Emmanuel Agis, Finanzas, Pablo López, y Legal y Administrativa, Federico Thea. Solo salió cerca del mediodía para ir a la Quinta de Olivos a encontrarse con la presidenta, Cristina Fernández, quien hoy podría dar algún indicio en un acto por el día de la bandera, en Rosario.

En Hacienda sostienen que todas las posibilidades están abiertas, y aclararon que el abogado del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton que representó al país en la reunión con Griesa y los buitres, Carmine Boccuzzi, tenía la orden de “patear la pelota para adelante”. Por eso, sostienen en el Gobierno, el colegiado dijo en la reunión en Nueva York que los funcionarios argentinos irían a esa ciudad la próxima semana.

Los que sí hablaron ayer fueron los buitres, cuyo abogado comunicó que “todavía no se ha comenzado un diálogo con Argentina”.

Lo que dijo el portavoz del estudio jurídico que representa a los litigantes, Stephen Spruiell, a la agencia española EFE fue: “Los abogados argentinos hicieron esa declaración ante los tribunales pero el Gobierno de Argentina todavía no nos ha contactado”. Sin embargo, el presidente de uno de los demandantes, Mark Bordsky, de Aurelius, dijo: “no creemos que Argentina tenga intención de tener esa reunión”. Sin embargo, desde JP Morgan estimaron que “la amenaza argentina de entrar en default podría ser una estrategia de negociación”. (…)».

Obsérvese la contradicción entre lo que afirma Gannio y lo que sostiene Carlos Burgueño en el diario Ámbito Financiero: ¿Gannio o Burgueño? Pronto será comprobado quién estaba mejor informado.

«Cristina de Kirchner volvió a reconsiderar ayer por la tarde la alternativa de enviar a Nueva York una misión ante el juez Thomas Griesa, para que «cara a cara» se crucen con los representantes de los fondos buitre y comiencen una ronda negociadora. Lo hizo luego de haber conversado con algunos referentes políticos y económicos de su gabinete, convencidos de que la mejor solución al conflicto con los fondos buitre es abrir una rueda de negociaciones ante el magistrado de primera instancia.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 14 =