Ni langostas, ni la inundación; habrá 7.000 has menos de tabaco. Avanza la destrucción del sistema productivo.

 Ni langostas, ni la inundación; habrá 7.000 has menos de tabaco.  Avanza la destrucción del sistema productivo.

Mientras el grueso de los tabacaleros espera $200 millones de pesos injustamente demorados en el Ministerio de Agricultura, por la omisión del Ministro Gabriel Romarovsky, atareado en tareas proselitistas. En el sector resignan tres mil hectáreas de producción este año, acumulando una baja de 7.000 has en cinco años, con una fuerte caída del empleo rural.

50d2fbefc88e4_648_335

24.08.2015 || Los próximos intendentes de San Antonio, El Carmen, Monterrico y Perico, recibirán miles de reclamos de empleo del sector rural desplazado a las ciudades. Este escenario es inevitable, ante la dramática expulsión de mano de obra de las dos economías regionales que sustentaron históricamente la zona.

Tanto las dificultades de la  actividad tabacalera, como de la cañera que padecen duros embates de un gobierno que se empeña en destruir a los productores, están precipitando el deterioro del tejido social de los valles.

Los tabacaleros son víctimas de un plan de concentración de tierras, el cual para ser posible demanda el ahogo financiero de la mayoría de los productores, que tras ser empobrecidos deben desprenderse de sus desvalorizadas fincas; algo parecido a la 1050 de los Kirchner o de la liquidación del Fondo Residual del ex Banco Provincia.

Por otra parte los cañeros, apretados por abusivas cargas fiscales,  son conducidos a salir de la actividad dejando la producción en manos de los poderosos ingenios. Se suponía que el gobierno actuaba para poner equilibrio entre las partes, no para eliminar al actor central de esa economía regional.

En cuanto al tabaco, la etapa de trasplante se convirtió en una encrucijada para centenares de productores, que sin sus recursos (FET), debieron optar entre producir a quebranto con el riesgo de ejecuciones, o renunciar; situación que no los exime de la posibilidad de salir de un pesado pasivo.

Pero mientras unos están aún por decidir, otros ya producen menos, dado que no tienen manera de financiarse. Esta disminución podría ir en aumento por estos días, si es que el complemento de precio no se transfiere con urgencia (FET), ya que los almácigos no soportan mas dilaciones.

Si la indiferencia del gobierno persiste el volumen de tabaco esta campaña caerá a la mitad. Es decir Eduardo Fellner se retirará de la gobernación con la producción de tabaco más baja de la historia; unos 22 millones de kilogramos.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − dieciseis =