«Morir en Casa sin Asistencia Médica» una naturalización que se debe evitar

 «Morir en Casa sin Asistencia Médica» una naturalización que se debe evitar

Pese a la extensión de la FASE 1; Jujuy se encamina a una nueva duplicación de casos. En 50 días se produciría el descenso definitivo de la curva, tras el fenómeno de la inmunización de rebaño

Los medios nacionales aseguran que Jujuy ha colapsado. El gobierno nacional estaría a punto de tomar medidas paliativas.

8 de agosto, Jujuy 2020 // La provincia de Jujuy regresó a FASE 1 el día 21 de julio, tras un rebrote de casos durante dos semanas, en las cuales el gobierno de la nación advertido por informes de especialistas que monitoreaban la situación epidemiológica de la provincia, ofrecieron una asistencia inmediata, la cual fue rechazada desde una posición de suficiencia por la máxima autoridad de Jujuy.

Los especialistas advertían desde sus humildes planillas de cálculo una fuga inminente de casos, sin embargo desde el COE ante toda una provincia de testigo, aseguraron que estaban preparados para controlar cualquier contingencia, jactándose de todas las ampliaciones y equipamientos que habían incorporado a lo largo de cuatro meses de cuarentena.

Sin embargo, la propagación comenzó a incrementar su velocidad y la amplitud, tomando a toda la provincia de rehén, ya que el evento en curso, técnicamente así se denomina a una zona roja, ocurrió en todos los rincones de Jujuy.

En Perico murió una mujer tras doce horas de esperar asistencia, con el Hospital a solo 500 metros

Cuesta entender por qué  los administradores de las operaciones de emergencia se empeñaron en sostener que San Salvador de Jujuy era una zona amarilla, tal vez por una condescendencia electoral. Hoy la capital de la provincia comienza a padecer los desaciertos culposos de tales decisiones, encaminándose a ser el nuevo foco de brotes de la provincia.

En este contexto, sin ocuparnos de ninguna especulación, ya que el comportamiento de las pandemias, si bien poseen algunos grises esquivos al rigor científico, la mayor parte de los datos de expansión son elementos propios del cálculo, aquellos que al comienzo de la pandemia las autoridades jujeñas se cansaron de asegurarnos que tenían bajo control.

En el departamento de Ledesma se confirmaron 14 decesos en domicilios, aunque no se ratificó si fueron casos de COVID todos los fallecimientos.

Desde el 2 de agosto a la fecha, estamos en una duplicación de casos sostenidos, y nos encaminamos hacia otra; pese a que llevamos más de tres semanas de FASE1, hecho significativo que revela una situación incontrolable, ya que se supone que el rigor del aislamiento tras 15 días de encierro implica un descenso de la curva, pero este objetivo no sucedió.

Cavar las fosas de los familiares es un hecho registrado que demuestra el colapso del estado en todos sus servicios

Más allá de un hecho fáctico, el aumento exponencial de casos es evidente, ya que al decir del propio Ministro de Salud de la Provincia Dr. Gustavo Bouhid y el consentimiento que el silencio otorga del Presidente de la Comisión de Salud del Senado de la Nación el Dr. Mario Fiad, en Jujuy hay más de 31.000 casos reales a la fecha, fórmula que aplica Bouhid (multiplicar por 10), como el resto de los epidemiólogos nacionales e internacionales consultados; por lo cual su sentencia es incuestionable.

Sin embargo, la realidad sanitaria, con tanta información disponible en cada celular que portan los jujeños en sus manos no es extraña; pero aquella promesa realizada al pueblo jujeño, por parte del ministro y todos los miembros del COE, incluido el gobernador, al asegurar que el sistema sanitario era apto para el COVID 19, es una recia cachetada, que nos declara librados al azar.

Los servicios sanitarios públicos y privados han colapsado

Este domingo, cuando se realice el informe del COE para todos los jujeños, Jujuy tendrá aproximadamente 3600 casos, con lo cual quedará verificada la duplicación de casos en menos de 10 días. Aplicando el coeficiente, al dato duro obtenemos la proyección de la circulación real (36.000 casos), en 40 días o 50 Jujuy comenzaría a registrar un declive abrupto de contagios, porque el 70% de su población habrá padecido COVID19.

Hoy nos encaminamos hacia ese escenario, y hemos aceptado los jujeños que nuestro sistema sanitario no fue preparado, ni para los sintomáticos críticos, menos aún si se toman a todos los sintomáticos como positivos.

La magnitud de la crisis, hace cuestionable una operación de asistencialismo; menos sin respetar la propia ley impuesta «prohibición de aglomerados».

Ante semejante desafío sanitario, ya sin capacidad de repuesta, la población debe ser nutrida de información profesional, el sistema de telemedicina sigue cuestionado por sus alarmantes deficiencias, por lo cual deberán recurrir a instrumentos ingeniosos que superen la falta de acompañamiento médico destinado a centenares de jujeños aislados en sus hogares.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *