NOA, ahora Estados Unidos pone la lupa en el limón argentino

 NOA, ahora Estados Unidos pone la lupa en el limón argentino

El gobierno de los Estados Unidos abrió una nueva investigación sobre las condiciones de exportación del jugo de limón argentino, al que se consideraba vendido por debajo de su valor de mercado y a precio subsidiado, lo que se califica por tanto como dumping, y cuyas ventas ahora están regidas por un acuerdo de precios mínimos.

Como resultado de una nueva revisión de la investigación abierta contra las ventas de este producto, el Departamento de Comercio emitió un dictamen sobre la vigencia del acuerdo de precios, conocido como «acuerdo de suspensión» (o suspension agreement) que permite, desde hace más de una década, exportar a los Estados Unidos, pero con un precio base previamente fijado, y pagando un cierto canon.

Según la agencia estadounidense, el levantamiento del acuerdo hoy vigente, que se somete periódicamente a revisión cada cinco años, y contempla las ventas de jugo de limón vendido a granel para posterior manufactura, podría llevar a la práctica desleal, con valores de venta hasta 128,5% inferiores a los que se dan hoy día, con el convenio vigente.

La novedad fue dada a conocer en el boletín oficial del gobierno estadounidense, el Federal Register, la primera semana de enero, y trasciende a poco de concretarse un esperado encuentro entre el canciller Santiago Cafiero y su par norteamericano, Anthony Blinken, que el Gobierno estima clave para destrabar el apoyo de Washington a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Expectativa en el Norte argentino

Para las voces de la industria limonera argentina, afincada en el NOA y, fundamentalmente, en la provincia de Tucumán, se esperanzaron con que la investigación de largo plazo que se abrirá permita esclarecer el presunto daño a la industria local, que es a fin de cuentas la responsable de la imposición de los aranceles punitorios sobre la producción nacional.

Pero, en paralelo, el Departamento de Comercio de los Estados Unidos aspira a que los productores argentinos se avengan al acuerdo de precios, que fija un valor mínimo de u$s 2700 por tonelada, y un arancel de u$s 450 por el mismo volumen, para que al menos el 85% de las ventas se rijan por este esquema. De lo contrario, amenaza con reimponer las trabas a las exportaciones.

Argentina es el cuarto productor mundial de limón y el primer procesador de productos industriales derivados del limón. La actividad del complejo limonero se desarrolla en la región del NOA, principalmente en Tucumán, que concentra el 39% de la superficie nacional cultivada con limón.

La guerra de los limones

En paralelo, algunas compañías del sector se entusiasmaron con la reciente noticia de que el Departamento de Comercio, a instancias de los productores citrícolas de California, abriría investigaciones por dumping a las exportaciones de Sudáfrica y Brasil, que lograban ingresar con menores valores a los argentinos: a razón de u$s 1200 la tonelada.

Para un ejecutivo de una firma con peso en el comercio exterior, «esto abre buenas perspectivas para el jugo argentino ya que esa competencia desleal seguramente va a cesar». Otros, sin embargo, prefirieron la cautela ya que el mercado sudafricano, a su juicio, no es del todo relevante, y el brasileño, en tanto, no sería una competencia directa, ya que su producción se concentra en jugo de lima y de naranja.

En 2021, la Argentina exportó limones por más de u$s 70 millones y más que duplicó el tonelaje despachado en 2020, marcando una rápida recuperación desde la reapertura del mercado, en 2017. Por entonces, la noticia fue celebrada por el gobernador tucumano, Juan Manzur, que hoy funge como jefe de gabinete.

La producción argentina de limones llegó al mercado estadounidense hasta 2001, cuando un fallo judicial dio lugar al reclamo de los productores del estado de California para que se interrumpiera el flujo comercial. El mercado se reabrió en diciembre de 2016, pero recién en agosto de 2017 quedó operativo luego de sucesivas demoras del gobierno de Donald Trump. En ese momento, a cambio la Argentina aceptó el ingreso de carne porcina.

Fuente: El Cronista

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + diecinueve =