En Jujuy la libertad de expresión y prensa están obturadas por el poder político

 En Jujuy la libertad de expresión y prensa están obturadas por el poder político

FELLNER SOSTIENE SU RELATO CON $40 MILLONES DE PESOS

La 52° Asamblea General Ordinaria que celebró la Asociación de Entidades de Periodistas Argentinas en Jujuy, dejó un saldo positivo, en cuanto al sinceramiento de la realidad del periodismo y de los medios.

Jujuy.  15.09. 2014|Las autoridades del Diario El Pregón de Jujuy fueron los anfitriones de la 52° Asamblea General Ordinaria de ADEPA. Durante las dos importantes jornadas, en la que se renovaron autoridades, se trataron temas relevantes de la actividad profesional de los periodistas, como de los medios en la argentina.

NOTINOR2

Desde luego, analizaron la relación áspera que ofrece el kirchnerismo al periodismo argentino, mitigada medianamente con la irrupción del Jefe de Gabinete de La Nación Jorge Capitanich que ofrece a diario conferencias de agenda abierta.

Sin embargo, tal apertura no es significativa para la tarea del periodismo que demanda que todos los frentes del gobierno estén disponibles para ser abordarlos, ante el reclamo permanente de la ciudadanía por conocer el manejo de los fondos públicos, evitando el enriquecimiento ilícito.

En esta misma línea se inscriben la ausencia de una ley de acceso a la información, como las omisiones sistemáticas en rendiciones de actos administrativos y presentaciones de cuentas de inversión, terreno vedado al periodismo en casi todo el territorio del país, sin cuya documentación obligan a los trabajadores de la prensa a encarar arriesgadas investigaciones, muchas de las cuales terminaron en agresiones físicas en algunos puntos del país, como en presiones o disciplinamientos editoriales alcanzados por el condicionamiento que implica la pauta oficial que este año ascendió a 5.000 millones de pesos, repartidos con absoluta discrecionalidad, atacando con esta metodología la libertad de expresión.

En una de las jornadas que llevó adelante ADEPA, se mencionó que la salida de Guillermo Moreno permitió que se abrieran pautas para medios privados ajenos al relato, pero esa apertura, aún que es un paso a la tolerancia, no resulta todavía significativa.

Al hacer un repaso de su gestión, Carlos Jornet presidente saliente de  ADEPA  sostuvo que las actividades desarrolladas durante su mandato “contribuyeron a neutralizar los embates del poder político contra el periodismo independiente” y a “abrir el camino para un futuro escenario más propicio para la prensa libre”.

Con respecto a la provincia de Jujuy, la periodista y docente universitaria Amalia Eizayaga, corresponsal en Jujuy del diario La Nación, expuso sobre la situación social y política de la provincia, donde –aseguró- las libertades de expresión y de prensa “están presionadas, obturadas por el poder político”.

Más allá de las conclusiones de ADEPA, y de elegir nuevas autoridades;  hay que reconocer que en Jujuy muchas veces el periodismo realizó más denuncias e investigaciones que la oposición, y que los órganos de control institucional habilitados (Legislatura, Concejos Deliberantes Municipales, Tribunal de Cuentas y Fiscalía de Estado).

En Jujuy  la profesión tiene pocas oportunidades de desarrollo, ya que los principales medios poseen editoriales condicionadas por la pauta oficial, sin la cual no pueden sostener sus estructuras, por lo cual son los dueños de los medios los que atacan la -Libertad de Expresión-, como también lo hacen los ciudadanos consumidores de medios corporativos que no usan su poder de mercado para aleccionar al dejar de adquirir productos distorsivos, donde el periodismo independiente no posee ni una sola PC.

El periodismo crítico en Jujuy, debió abrirse paso en medios digitales fundados por ellos mismos, ya que no hay lugar en las redacciones que resultan grandes amigas y socias del poder.

Otros periodistas  resisten en  medios que juegan a ser independientes, pero tras de su velo ocultan intereses económicos, que cuando se concreten pasarán a reproducir partes de prensa, y sus periodistas a buscar trabajo en otro lado.

Las raras excepciones que hacen trinchera en Jujuy, no fueron invitadas por ADEPA, ni formaron parte de una campaña de adhesiones para ser integradas.

La pauta oficial en Jujuy esta carterizada, el gobierno la comparte con socios políticos, dejando a toda un provincia a merced de un relato sin observaciones críticas, que sin embargo fracasa al estrellarse a diario con la realidad percibida por los ciudadanos jujeños, radicalmente antagónica al relato oficial.

El relato de Eduardo Fellner insume $40 millones de pesos

El gobierno de Jujuy destina $40 millones de pesos para los medios con anclaje en el poder, dejando al 90% por ciento en la informalidad ya que el mercado jujeño no puede sostener emprendimientos económicamente sustentables con sus aportes privados.

Con respecto al cierre de la asamblea de ADEPA, la disertante Amalia Eizayaga, quien también integra la conducción del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), mencionó la corrupción, el clientelismo político, la impunidad, la pobreza, el narcotráfico, el analfabetismo y la trata de personas como los principales problemas de la provincia, para lo cual utilizó, a manera de ejemplo, una frase del fallecido escritor jujeño Raúl Galván: “Los pecados capitales en Jujuy tienen nombre y apellido y caminan por la calle”; frase a la que agregamos “Son políticos y además dueños de los principales medios de la provincia”.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − cuatro =