Nuevo escenario político en La Quiaca

 Nuevo escenario político en La Quiaca

Jujuy 29 de noviembre  2020 // El día viernes 27 de noviembre, una baldazo de agua fría sacudió la estructura oficial del municipio de La Quiaca, donde  la actual gestión, aún impropia y sin gravitación, quedará en los próximos días absolutamente supeditada a la impronta que adoptará el nuevo Concejo Deliberante.

Un fallo del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia, no solo restituyó a dos concejales del partido vecinal “Quiaqueños”, además retrotrajo la actividad institucional al 9 de diciembre del 2019 –la sesión preparatoria para la toma de posesión de los concejales electos el 9 de junio del 2019, deberá realizarse nuevamente.

Esta medida, implica que la Sra. Sara Aranda deberá presidir tal sesión, secundada por el Dr. Daniel Flores y Silvia Villatarco. El día 10 jurarán los ediles Felisa Nieves, Jorge Tejerina y el Arquitecto Hugo Barros. Tras asumir, los concejales seguramente optarán por suspender el período recesivo, dando continuidad a las sesiones ordinarias, dado que existen muchas situaciones irregulares planteadas al ejecutivo local que merecen esclarecerse y otras corregirse.

Por lo pronto se advierte, que la composición política del nuevo CD, impide al poder ejecutivo contar con los dos tercios y es posible que en el trascurso de las semanas, se confirme una mayoría opositora.

El nuevo presupuesto y la aprobación de las trimestrales quedará en manos del cuerpo ratificado por la justicia; seguramente habrá duros pedidos de informes y ratificaciones de ordenanzas que dejarán en evidencia la falta de apego a los carriles institucionales de la gestión de Blas Gallardo, como también el abuso de poder.

Con respecto al Directorio de Andina, el CD ya posee mayoría para frenar las erogaciones al directorio, ya que sería una contradicción si el Dr. Daniel Flores en esta oportunidad corre en sentido contrario. Aclaramos que el estatuto aprobado y publicado en el boletín oficial de la empresa pública, no habla de sueldos a los directores, algo que si instituyó por decreto el actual intendente, facultad que no le corresponde, debiendo además las autoridades contar con el acuerdo del CD, hecho que jamás sucedió. -¿Malversación de fondos públicos?.

Otro tema, muy difícil de digerir para el municipio, seguramente será el hecho de haber echado a 14 plantas permanentes, cuyos pases administrativos se realizaron por ordenanzas. Esa situación esta judicializada, con inclinación a favor de los derechos de los agentes públicos, como es de esperarse; en este sentido desde el CD se procederá mediante dictamen a ratificar las ordenanzas que hicieron posible los pases; y solicitarán al municipio un plan integrado al nuevo presupuesto donde deberán señalar como evitarán la quiebra de las arcas municipales, sin imponer tarifazos para que la comunidad pague los favores políticos que llevaron adelante.

Se sabe, que la intendencia de Blas Gallardo posee afinidad con altas esferas del gobierno nacional, pero ese vínculo ha sido neutralizado, más que por operaciones del gobernador de la provincia en su acercamiento al FdT para garantizar sustentabilidad a su gestión –acompañando los proyectos decisivos para AF-CF-, por los errores de la gestión de Blas Gallardo que atentó contra los trabajadores en plena pandemia y a pesar de estar vigente la Ley de Emergencia Alimentaria.

En el caso de Andina Comunicaciones SE desalentó la eliminación de la brecha digital, como también postergó la reconfiguración comercial en la frontera, postergando a toda La Puna y al NOA, ya que no supieron usar herramientas  como el “Puerto Seco-Zona Franca”, creyendo que las banderas del indigenismo estaban en peligro, sin atender el modelo Boliviano que se abrió para su evolución a complejos Productivos e Industriales –falto creatividad en la discusión con la provincia-.

Sin embargo, la nueva configuración del poder en La Quiaca, con el protagonismo del partido vecinal  “Quiaqueños”, está condicionada, también a la evolución de este espacio, el cual deberá esforzarse en interpretar la demanda social profunda; arremangándose para elaborar proyectos que permitan la recomposición del sistema comercial, la promoción educativa, gestión de obras,  transparencia de los actos institucionales y proyectos para la generación de empleos genuinos –solo así pueden pretender dejar de ser una minoría que solo incomode-.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − dieciocho =