Opinión sobre la nocturnidad por la diputada Victoria Murillo

 Opinión sobre la nocturnidad por la diputada Victoria Murillo

Es prioritario que los jujeños aprendamos a divertirnos en el marco de la legalidad. Se pueden aprobar nuevas leyes referidas a la nocturnidad, pero si como ciudadanos no cumplimos con normativas  que ya tenemos como ser: la prohibición del ingreso de menores de edad, la prohibición de expendio de bebidas alcohólicas a menores, la restricción al consumo de alcohol en los conductores. Vamos a continuar siendo rehenes de situaciones trágicas que semana a semana se lleva vidas de jujeños.

Nuestra compromiso es abordar de forma integral la regulación de la vida nocturna en Jujuy, por respeto a las vidas que se perdieron por las tragedias de transito.

Observo que como sociedad necesitamos reflexionar a conciencia e ir camino hacia una evolución y un cambio cultural profundo.

Si bien desde Salud Publica hay voluntad de avanzar contra el alcoholismo, no podemos negar que somos una de las provincias que tienen alto índice de consumo de alcohol y cada fin de semana, a pesar de los controles policiales, municipales, se sigue infringiendo las leyes y los accidentes son moneda corriente.

Propongo que la nueva ley de nocturnidad no se acote sólo al cambio de horario para el cierre de los locales bailables, sino que se aborde como una política pública integral y ataquemos esta problemática desde sus inicios.

Por ello es prioritario reforzar las campañas sobre los peligros de conducir alcoholizado, para tomar  conciencia de que somos responsables de cuidar nuestra vida y la vida de otros ciudadanos que transitan por las calles y rutas jujeñas.

Reitero no se trata sólo del horario de cierre de los locales bailables sino de que se respeten las normas básicas de seguridad para que quienes asistan a estos lugares puedan divertirse sin correr peligros innecesarios. Mi propuesta es que el Estado ponga en conocimiento de la sociedad el Registro Público de locales bailables habilitados, para saber cuáles son los establecimientos que cumplen la normativa y cuáles no y además que sea implacable en el cumplimiento de la normativa,  pese a quien le pese.

Resulta inadmisible que los menores de edad ingresen a los locales bailables, no sólo porque está prohibido por ley, sino porque debe existir la actitud consciente de los propietarios de estos lugares, ya que los niños y niñas no pueden ni deben divertirse en un ámbito de adultos.

Aquí surge también la responsabilidad que los padres y tutores tienen en este sentido, para no permitir que los menores lleguen a estos locales y se expongan a situaciones no aptas para su edad.

El Estado debe acompañar este proceso con campañas y políticas de prevención sin descuidar el aspecto punitivo. Pero también debemos convencernos que esta problemática no le compete sólo al Estado sino que requiere de una mirada integral, responsable y comprometida de cada ciudadano.

Si no hacemos esta reflexión y este cambio, no vamos a evolucionar como sociedad. Es menester desarrollar empatía y ponerse en el lugar del otro para respetar nuestra vida y la vida del prójimo a la hora de divertirnos.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − 7 =