Papelón de Cristina con el regreso de Nisman, otro fallo de información

 Papelón de Cristina con el regreso de Nisman, otro fallo de información

LPO a fiscal desmintió que su colega fallecido haya retornado de improviso. Los otros errores presidenciales.

Cristina Kirchner echó en diciembre a las autoridades de la Secretaría de Inteligencia, pero parece que eso no fue suficiente para lograr informarse mejor y evitar papelones.

Esta tarde la fiscal Viviana Fein comunicó que el fiscal Alberto Nisman no retornó de improviso para denunciar a la presidenta sino que viajó a Europa con los pasajes de vuelta.

cris

Se trata de uno de los ejes del relato oficial sobre la tragedia: alguien obligó a Nisman a retornar tras la multitudinaria marcha en Francia en repudio a los asesinatos de los caricaturistas de Charlie Hebdo, para aprovechar ese impulso e ir contra Cristina.

La película perfecta porque la hija de Nisman había esperado tres horas en el aeropuerto de Barajas que su madre llegara desde Barcelona, un dato claramente brindado por emisarios de Cristina en Madrid, donde el embajador es su amigo Carlos Bettini.

“El doctor Nisman información oficial de la empresa Iberia sacó el pasaje el 31 de diciembre para volver el 12 de enero. No cambió el pasaje, el pasaje fue comprado desde Buenos Aires”, confirmó la fiscal Fein.

 

La magistrada también se desentendió del ensañamiento presidencial contra Diego Lagomarsino, el empleado de la fiscalía de Nisman que confesó haberle dado el arma de la que salió el disparo fatal.

Cristina lo nombró en sus dos primeras cartas y en su aparición del lunes dejó claro la razón de insistencia: dijo que era hermano de “un importante ejecutivo del estudio Saenz Valiente, socio del Grupo Clarín”.

Saenz Valiente y Clarín explicaron que Gerardo Lagomarsino, hermano de Diego, no es empleado del estudio, sino colaborador part time; y el estudio no es socio del multimedio, sino sólo un asesor más.

Maximiliano Rusconi, abogado del informático, le pedirá a la justicia que cite a la presidenta para que se ponga de acuerdo.

Cristina ya comenzó mal al dejar que sus funcionarios afirmaran que Nisman se suicidó.

Aunque ayer la presidenta recordó que en su primera carta colocó esa hipótesis entre signos de preguntas, también es cierto que en la misma misiva la di por hecho varias veces y sus diputados, con letra de la Casa Rosada, la ratificaron en conferencia de prensa. Tres días más tarde Cristina habló del “suicidio que (estoy convencida) no fue suicidio”.

Más ridículo fueron sus contradicciones con Berni expuestas por en la cadena nacional: mientras el secretario informó que le avisó de la muerte del fiscal a la 1.30, cuando estaba en el departamento; la presidenta contó ante las cámaras que se enteró a las 02.30 por un llamado de la ministra de Seguridad, la ignota Cecilia Rodríguez.

Por si faltaba algo, la presidenta también se equivocó con información oficial, cuando dijo en cadena nacional que Lagomarsino había solicitado un pasaporte el 14 de enero, cuatro días antes de la muerte de Nisman.

Su abogado la desmintió. “Eso es falso. La pareja decidió ir a Disney en diciembre y cuando él supo que se le vencía el pasaporte sacó turno para renovarlo ahí mismo”, explicó Rusconi.

No es la primera vez que Cristina exhibe una desinformación sorprendente. Aún se recuerda cuando sus laderos daban por hecho que Sergio Massa no competiría en 2013, mientras el tigrense armaba las listas.

En septiembre desacreditó la supuesta amenaza del grupo terrorista Isis, que había aceptado días antes el secretario de Seguridad Sergio Berni.

Hubo casos más bochornosos que nunca fueron explicados: ¿Acaso el 10 de diciembre de 2013 alguien le avisó a Cristina que los policías tucumanos reprimían con violencia mientras ella bailaba en plaza de mayo? Tal vez nadie se animó a decirle nada, aunque todo el país ya lo sabía.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =