Para los gobiernos y la dirigencia «Ceder» significaría una «transferencia de $1.000 Millones de pesos» de los productores a la industria

 Para los gobiernos y la dirigencia «Ceder» significaría una «transferencia de $1.000 Millones de pesos» de los productores a la industria

Hoy se define en la ciudad de Salta el precio del tabaco. En principio la Industria pretende arrasar con los beneficios de la devaluación, postergando a los productores. De resultar inválida la devaluación para los tabacaleros, tanto los gobiernos de Jujuy y Salta, junto a los dirigentes del sector habrán desaprovechado las medidas del Presidente Mauricio Macri, como también habrán traicionado los intereses de los productores, demostrando incapacidad en términos de negociación comercial.

Jujuy  || 14.02.16 ||   Hoy en Salta se abre el tercer capítulo para la negociación del precio del tabaco. La misma ocurrirá luego de una postergación, injustificada e irresponsable según el presidente de la Cámara del Tabaco de Jujuy Dr. Pedro Pascuttini.

En la última búsqueda de acuerdo se conoció la oferta de la industria donde los comparadores apenas ofrecieron un máximo del 18% como actualización del precio, incluyendo en esta posición a todos los acopios de compras, inclusive las cooperativas.

También se conoció que las entidades gremiales pidieron, juntos a los gobiernos de Salta y Jujuy un 45% de reacomodamiento de precio. Pero la distancia entre ambas posiciones fue tan abismal que avanzar hacia un acuerdo resultó imposible. Recordemos que el año pasado cerraron $29,34 para la B1Fcomo precio de referencia.

Ahora las expectativas quedaron centradas para el día de mañana, donde se deben sopesar la razonabilidad los argumentos de cada una de las partes. Se considera que los principios políticos deben primar sobre posiciones de mercados, por ser un negocio oligopsonio, donde claramente caben las concesiones dado el marco económico – político que vino favoreciendo a los sectores concentrados, habiendo el gobierno nacional ofrecido una definición explícita se recuperar a las familias productoras del interior del país en cada una de las economías regionales.

El sector industrial debería valorar las medidas que ofreció Mauricio Macri, al quitarle las retenciones (10%), imponer una actualización cambiaria (51%) y otorgarle un reconocimiento al flete, con lo cual  poseen un importante incremento en la rentabilidad, la que se debe sumar a los 25 puntos acumulados que poseen por la depresión constante del precio tabaco en Argentina (2014/15), como consecuencia de la última devaluación ocurrida en febrero del 2014.

Estas variables favorecen las exportaciones de los industriales, quienes sostienen en el sector tabacalero una renta muy superior a la media del resto de los mercados que apenas aspiran a 5%. Se puede verificar que los negocios en el mundo poseen bajos rindes, siendo la tasa de interés en algunos países hasta negativa.

La compra-venta de los dealer de tabaco es un negocio fantástico (40%-60%), montado en los últimos años sobre las espaldas de los productores y el deterioro del tejido social rural de las zonas productivas.

Hasta ahora la posición de los gobiernos y de los dirigentes son tibias y voluntaristas. Se espera que haya capacidad y decisión para empujar el precio hacia arriba, de lo contrario estarían avalando una transferencia (600 millones de pesos por depreciación del precio /400 millones por eliminación de retenciones y compensación de fletes) de los beneficios y derechos de miles de productores de Salta y Jujuy a las insaciables arcas de la industria.

Tanto Jujuy y Salta a nivel gobierno, viven días de extrema austeridad, con casi todas las obras paralizadas, incluyendo las mas distributivas como la construcción de viviendas; el gobierno nacional  habilitó a los estados provinciales a tomar deuda internacional para salir del desfinanciamiento, camino que solo podría tomar en principio Salta poniendo como garantía las regalías hidrocarburíferas; en cambio Jujuy se encuentra mas limitado para usar este instrumento; es decir ambas provincias deben proteger imperativamente los sistemas económicos internos que contienen miles de familias en actividades laborales.

Sin ceden a las pretensiones de la industria, se ponen la soga al cuello, por dos motivos; se presentan incapaces ante el gobierno nacional que les dio un fuerte apoyo para avanzar en una negociación destinada a la recuperación de las economías regionales otorgando apreciables concesiones a los industriales; y por otra parte el fracaso promueve automáticamente el desempleo y ruptura de la cadena de valor de la zonas de los valles, desatando un recalentamiento social para el cual no poseen recursos de enfriamiento en estos momentos.

Por todos es conocida la debilidad de  las cooperativas, en especial la de Jujuy; ya que si contaran con otro presente financiero, los gobiernos podrían desde la oferta de esos actores alcanzar un precio justo, pero no se observa a la vista un decisión política que acompañe las intenciones del gobierno nacional, la cual apunta a recuperar todos los resortes del aparato productivo, en especial en las zonas extrapampeanas, con especial indicaciones sobre las actividades de mayor contención laboral por sus características intensivas.

En las próximas horas se podrá advertir el compromiso y el grado de compenetración que poseen los gobiernos de salta y Jujuy con los tabacaleros, ya que desampararlos al no lograr un acuerdo con un precio justo (45%) revelaría los límites de gestión que poseen como gobierno;  dejando solo nubarrones para el resto de los desafíos que le quedan por resolver en ambas provincias.

Recordemos que gobierno y dirigencia solicitaron un 45%, cuando pueden justificar técnicamente hasta un 80%, si se actúa con racionalidad y se trasladan los 51 puntos de la devaluación de diciembre del 2015 y el 29% registrado por la inflación  del año pasado.

Es decir, que el 45% contempla compartir los beneficios de la devaluación, otorgando a la industria además la integridad del premio de la eliminación de las retenciones y el reconocimiento del flete que representa una cuota apreciable en la estructura del costo productivo, medidas que también benefician a las cooperativas, por lo cual pedir un 45% ya es un gesto de concesión; pero acordar por debajo de ese porcentaje, condena al gobierno a una posición vergonzosa para cualquier otro trámite en Bs As, por ser incapaz de capitalizar las ventajas otorgadas a la industria para alcanzar una actualización del precio que corresponde a los productores, sin siquiera hablar de una mejora del mismo, hecho que si sería un desempeño positivo de parte del gobierno.

Mañana se podrá evaluar la altura y la capacidad de los gobiernos de Salta y Jujuy; y el desempeño de la dirigencia tabacalera de ambas provincias, con respecto a los objetivos que definió el presidente Mauricio Macri, como de las expectativas de los productores de ambas provincias.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *