“Para salvar la producción tabacalera» separemos la paja del trigo

 “Para salvar la producción tabacalera» separemos la paja del trigo

La consolidación del modelo productivo jujeño en la última reunión del sector en el orden nacional “criterio de productividad y eficiencia” sostenido desde hace dos décadas, indica el horizonte de esta economía regional. Para sostener tan digna trayectoria es imprescindible proteger el FET, evitando injustas e ilegales apropiaciones.

20.06.2015 || Tras darse a conocer el visto positivo, en una reunión cumbre de todas las partes que integran la actividad tabacalera de la Argentina, el esquema productivo de Jujuy quedó ratificado por una alta eficiencia (calidad y volumen en menor superficie – relación kg/ha-.

Jujuy obtuvo nuevamente la ratificación de constituir un modelo integral de alto desarrollo, que permite al país mantener vigencia en los mercados mundiales por la significativa calidad, como en orden nacional ofrece una cadena de valor de amplio impacto social, por su carácter intensivo y distributivo.

Trascendió que el sector jujeño, deberá alinearse para ratificar el esquema.  Esta misión implica alcanzar consensos para reactivar todos los engranajes de la producción; esto implica responsabilidad de los actores que desempeñan importantes roles en la provincia; quienes en principio deben respetar las disposiciones jurídicas que establece la ley 19800, que regula el sistema productivo tabacalero (FET).

Para ser claros, los manotazos que se vienen registrando sobre el FET, deben terminarse. “Salvar la producción tabacalera” no implica salvar a cooperativa por ejemplo. Esta conclusión ya fue asumida en su momento cuando el Ex Jefe de Gabinete Jorge Capitanich, gobernador de una provincia productora de tabaco, reconociendo que el FET es solo de los productores y que solo debe atender las disposiciones establecidas en la ley “precio complementario por cada kg de tabaco producido”.

Para subsanar la situación financiera de las cooperativas el ex Jefe de Gabinete había propuesto conformar un fideicomiso con la devolución y disminución de un 5% a las retenciones en la exportación de tabaco, como también líneas de créditos para asistencia económica; dejando en claro que darle al FET otro destino sería un atropello a la ley y a los derechos de los productores tabacaleros.

Sin embargo en Jujuy, el Ministro de la Producción Gabriel Romarovsky perdió el  horizonte planteado por la nación, desabasteciendo de ofertas crediticias de programas nacionales a la institución cooperativa; tomando el camino desechado en su momento por Capitanich, como por el ex ministro Norberto Yahuar.

Peor aún, el Ministro amplifica conflictos inexistentes, sin sustento con seudos productores y agitadores alquilados para generar un clima de crisis irreal, con maniobras violentas de cortes de rutas impropias en la cultura del esfuerzo de los tabacaleros jujeños, ya que solo se tomarían medidas de protesta si se agotaran las vías del diálogo, lo cual no sucede ya que las conversaciones son permanentes, como acaba de ocurrir en la última reunión efectuada con todos los integrantes de la actividad.

Resulta un avasallamiento a una actividad central de la economía de la provincia, que el ministro planteé medidas autoritarias o amenazas, como cambios en el esquema de distribución o hasta discuta sobre el avance del gobierno sobre la administración del FET.

Más descabellado es que su interlocutor, para justificar programas de urgencias, que ya aplicaron, sean personajes que no representan, ni la identidad del productor tabacalero, ni la tradición del valor del esfuerzo; ya que algunos no son titulares de sus fincas, obran con poderes (JE); otros no son productores (DA),   y hay casos de algunos que producen pequeñas cantidades, gracias a un esquema inclusivo donde a pesar de poseer deudas importantes (CA), pueden estar en pie año tras año, por la generosidad del modelo productivo que tenemos; ya que no hay otra producción que asista a ningún productor de la manera en que lo hace el sistema tabacalero jujeño, además estos productores cuentan con otras producciones que el informe social no especifica y tienen el camino de cobijarse en programas promocionados “Por la ley de agricultura familiar”, recordemos que estamos en una actividad privada; no en un organización que reparte planes sociales.

Estas personas, junto a otros oscuros personajes de la actividad, confabulan maniobras de protestas insustanciales, para montar un espectáculo que le permite al ministro cambiar el objeto de los programas para asistencia de los insaciables conductores de cooperativa. Esta mecánica permitió la apropiación patrimonial de $2,5 pesos por kg de cada productor para asistencia de cooperativa, la cual aún no presentó un proyecto de sustentabilidad para ofrecer previsibilidad.

En conclusión; la producción en su conjunto debe avanzar sobre la defensa del actual esquema el cual ha sido siempre solidario, pero de ninguna manera debe derivar en ayudas sectoriales a grupos con intereses mezquinos e impropios, que no favorecen al conjunto.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 20 =