«Parece que para los infectólogos la religión infecta»

 «Parece que para los infectólogos la religión infecta»

El presbítero Germán Maccagno, párroco de San José, en Perico, provincia de Jujuy, brindó una entrevista en Radio Grote, la Radio Digital de la Federación de Círculos Católicos de Obreros, en la que afirmó que las autoridades aún no contemplan a la religión como un servicio vital y cuestionó la aprobación de protocolos para actividades económicas antes de permitir el ingreso de fieles a las Iglesias con todos los recaudos.

“Todos hacen protocolos, los dueños de los supermercados, restaurantes, de los centros comerciales, y está bien. ¿Nosotros no podemos hacer protocolos? La religión está en el último renglón y más que esencial es vital. Cuando abrimos las Iglesias lo hicimos tranquilos con los protocolos pero parece que para los infectólogos la religión infecta”

El padre Maccagno dijo en el programa “En Clave Grote” que “este es el momento de hablar y no quedarse callado” y afirmó que “los derechos fundamentales del ser humano están siendo pisoteados, la gente se está enfermando de la cabeza y el miedo no les deja pensar. Nos están tapando los cinco sentidos, no podemos tocar, ver, oír. Creo que es una exageración pero con los cuidados del caso, estos límites que nos están imponiendo no nos deben impedir ser fraternos, cercanos y relacionarnos afectivamente sin que el aislamiento nos haga individualistas porque sería tremendamente peligroso”.

El párroco indicó en la Radio Digital de los Círculos Católicos de Obreros, al igual que en su artículo titulado “Los Límites”, en un medio online de Jujuy, que “la gente necesita ir para rezar y es hora que los católicos también nos plantemos un poco y digamos las verdades en sol mayor, estamos todos tocando en do menor tímidamente. Hay que decir las cosas como son. Hay algunos pastores que están medio ‘cabreados’ y, en general, andamos medio miedosos pero vamos a ver si poco a poco se corre el miedo y empezamos a decir las cosas en otro tono porque pareciera que hay solo un discurso, que está todo programado, todo dicho, todo impuesto”, consideró.

Desde Jujuy, en el norte del país, provincia que hasta el momento registra más de 5 mil casos positivos de COVID-19, afirmó que cada deceso es vinculado directamente con la pandemia, pese a que el número de muertes con relación a las del año pasado en Perico, es menor.

“No podemos atender a un enfermo porque está en zona COVID, no podemos ir a un entierro porque es de un caso COVID, creo que todos están debajo de una cobija. El año pasado en la Argentina hubo 32 mil casos de gripe y nadie dijo nada, la gente muere por el clima precisamente en agosto porque es el mes más duro. Ahora todos mueren por COVID pero hay gente que tiene problemas de base y por eso se les complica. Una cosa es morirse de COVID y otra con el virus. Por ejemplo, les cuento que pedí hacer un estudio en mi zona de Perico y les doy el dato: del 1° de enero al 31 de julio de 2019 en Perico murieron 216 personas mientras que entre el 1° de enero y el 31 de julio de 2020 han muerto 209, o sea menos. Estamos en una tasa de mortalidad normal. Pareciera que la gente ahora no se tiene que morir pero nos morimos porque somos mortales”

El padre German Maccagno aclaró que los fieles están “soportando el vivir la vida sacramental por ‘streaming’ y están con miedo. La gente se está enfermando de la cabeza y no lo digo yo, sino los especialistas. Y en el tema religioso hay que decir que el hombre sin Dios no tiene respuestas a las preguntas trascendentes y esta sociedad nos ha traído un ‘ateísmo fluido’. Hay mucha gente que quisiera rezar, recibir los sacramentos, con todo derecho, y no puede hacerlo. Es como el que quisiera comer y no lo dejan ‘por precaución’. Los pastores de las iglesias saben tomar los recaudos para que cada uno se cuide”

En Radio Grote, el sacerdote cuestionó cómo las autoridades de los organismos internacionales han manejado la pandemia y mostró sus dudas sobre las cifras y estudios que realizan luego de cinco meses desde que se registró el primer caso en la Argentina con una cuarentena que ya sobrepasa los 150 días. Al respecto expresó: “La gobernanza mundial nos está manejando con todas las comunicaciones de la OMS que muchas veces mienten. Dicen una cosa y después otra, que contagian los de 20 o 30 años y después que no contagian, que los chicos sí contagian y después que no. Nos están manejando y ya es hora de que digamos basta”.

Finalmente el párroco de Perico, Jujuy, manifestó: “Nos han quitado los ritos, nos han impedido despedir a los muertos, nos impiden celebrar los sacramentos. Pregunto: en el ámbito económico que cada uno tome sus recaudos; en el ámbito de las industrias, que sigan su protocolo, que no “le va a pasar nada”(así lo dijeron); en el ámbito de compras esenciales, que respeten el distanciamiento…etc. etc. ¿Y en el ámbito religioso, todo clausurado? ¿Por qué? ¿Cuando rezamos y celebramos no nos sabemos cuidar? La pandemia nos ha hecho ver que nuestra existencia es limitada y que necesitamos del Dios de la vida, que en Cristo nos ha ofrecido vida eterna. ¿Cuándo reconocerán que ‘ya somos grandes’ y nos podemos cuidar también dentro de un templo?”, concluyó.+

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − 1 =