martes 7 de julio de 2020




Peligrosa naturalización del racismo en Perico


Días pasados, el Intendente de la ciudad de Perico Luciano Demarco (Lic. en Comunicación), realizó una calificación discriminatoria sobre el concejal Walter Cardozo, incurriendo por sus dichos en la tipificación establecida en la ley 23.592 –Penalización de los actos de discriminación- que establece prisión de un mes a tres años por manifestaciones de odio –encima hay que pagarle, a sujetos de esta calaña- declaró en un importante medio televisivo de la localidad.

Además recomendó a Cardozo; regresar a su lugar de origen, dando a entender que Cardozo es de nacionalidad boliviana; sin atender las disposiciones constitucionales que rigen en suelo argentino; soslayando la autoridad legislativa que representa Cardozo, quien es un ciudadano argentino (hijo de padres bolivianos).

La situación, desborda el simple insulto a una persona; nadie desconoce la presencia superlativa de la comunidad boliviana en Perico; su arraigo y entramado social constituyen la mixtura amerindia de su inconfundible rostro, vinculada a más del 60% de los habitantes de la misma, integrada en el ADN periqueño.

Hasta ahora la descalificación propinada por el intendente a Cardozo, quedó impune ante los ojos y oídos de las instituciones democráticas, las cuales incurren en una peligrosa naturalización del episodio.

En cuanto a las repercusiones en redes sociales, se observa una ratificación de la condena en muros cobardes, de las cuentas anónimas de los trolls de VIA (Partido del Oficialismo), quienes cumplen instrucciones mientras esperan hasta el 10 de junio, fecha en que RRHH del municipio debe eliminar de la nómina salarial al menos a cien trabajadores para ser suplantados por militantes digitales.

Demarco, que es un profesional de la comunicación, actúa dolosamente, ya que es consciente de su propósito; -recuperar imagen desde una posición radicalizada y enferma- a la cual a fuerza de ser sinceros, un importante sector adhiere; lo cual señala la necesidad de instrumentar acciones correctivas para subsanar, la temeraria maniobra.

Cuesta creer que el gobernador Gerardo Morales, le haya confiado el cargo de Director de Deportes de la Provincia de Jujuy; cartera que integra la diversidad cultural desde la práctica del deporte; como también lo jerarquizó en dos ocasiones como concejal de la UCR.

La ciudad de Perico, debe evaluar las características (xenófobas y racista) de la máxima autoridad; la cual entre otras cosas es responsable de abrir las puertas para el desarrollo de la ciudad; desde ahora las chances de ser aceptado por las autoridades de la nación, dignas representantes del peronismo humanístico y latinoamericano, pondrán sin dudas reparos ante un líder que presume condiciones superiores.

Más aun, cómo procederá a establecer nuevos vínculos comerciales de carácter global, alianzas que una ciudad exportadora requiere  en medio de una crisis que obliga a la diversificación de mercados

El reciente anuncio realizado por Demarco: “El Polo Cultural”, que quiere montar en el predio del ferrocarril, ¿desde que altura sustentable lo promoverá?; es imposible hablar de Cultura, de Turismo o de actividades de intercambio internacional, desde una posición xenófoba.

Perico, está perdiendo oportunidades y  tiempo.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
👋Hola, ¿Puedo Ayudarte?