Peña y Frigerio quieren quitarle a Prat Gay el control del presupuesto

 Peña y Frigerio quieren quitarle a Prat Gay el control del presupuesto
LPO || Buscan el poder para girar recursos del Tesoro. Críticas al “gradualismo” del ministro de Hacienda.
La interna del Gabinete por el control de los recursos escaló a un punto muy delicado: Marcos Peña y Rogelio Frigerio presionan para arrebatarle a Alfonso Prat Gay el manejo de los recursos del presupuesto nacional. No se trata de una embestida coordinada, sino de movidas paralelas, ya que son conocidos los recelos entre el jefe de gabinete y el ministro del Interior.

Esta tensión se conoce el mismo día que se desmadró la otra interna que sacude al ala económica: La que mantienen Prat Gay y Sturzenegger, a quien en Hacienda ya acusan casi abiertamente de ineptitud para operar en el mercado de cambios. «Federico es un buen teórico, pero operando en el mercado es un desastre», confió a LPO un conocedor de las internas del gabinete.

Como sea, la pelea por quitarle a Prat Gay el manejo del Presupuesto es de otra escala y directamente pone en riesgo su continuidad en el gobierno. Si bien las partidas deben ser aprobadas por el jefe de Gabinete, es el ministro de Hacienda y Finanzas quien tiene el control del Tesoro y la potestad de girar fondos, que dependen de la firma del secretario de Hacienda, el peronista Gustavo Marconato. Se trata en rigor, de uno de los puestos más importantes de la administración.

O sea, si el presidente no dispone lo contrario, Prat Gay tiene la facultad de programar los gastos previstos en el presupuesto con los plazos previstos.

Marcos Peña planea, con la excusa habitual de la transparencia, crear una Oficina de Presupuesto que dependa de él, para poder controlar de manera directa el giro de todos los fondos del Presupuesto nacional.

Los giros los ejecuta Maconato, un ex diputado kirchnerista que frecuentaba los partidos de fútbol que organizaba Néstor Kirchner en Olivos.

Marcos Peña entiende que es demasiado poder para dejar en manos de un peronista y de Prat Gay, su rival más importante en el gabinete. Por eso, planea abrir una Oficina de Presupuesto que dependa de la Jefatura de Gabinete, para que cada giro de dinero pase por sus manos. La excusa, como acostumbra, sería la transparencia.

El jefe de Gabinete nunca ocultó su intención de acotar al ministro de Hacienda. Lo escondió todo lo que no pudo en la cumbre económica de Davos y envió al coordinador económico Mario Quintana a escoltarlo en la negociación con los buitres.

En la conferencia de prensa que dieron el lunes para anunciar el acuerdo con los fondos más pesados, Quintana cumplió su misión. «Esto fue un trabajo en equipo y no tarea de algún iluminado», se preocupó en destacar.  Como pide Peña.

Prat Gay y Marconato en el microcine del Palacio de Hacienda.

Por su parte, Frigerio no cerró su herida por haberse enterado por los diarios que Macri había aumentado casi en tres veces la coparticipación de Capital Federal, motivo de furia de los gobernadores peronistas, a quienes el ministro del Interior tiene la tarea de contener.

El trabajo se le hizo más difícil cuando la misma mañana que iba a recibirlos, Peña y Prat Gay firmaron otro decreto para anticipar miles de millones a las provincias centrales, justo las que no gobierna el peronismo.

En aquella reunión con los gobernadores, el ministro no ocultó su bronca por quedar a destiempo y prometió pelear por tener control del dinero que viaja a las provincias. Concretamente, Frigerio está reclamando que le transfieran las funciones fiscales de las provincias que maneja Hacienda. Y no oculta su objetivo.

Esta mañana Diego Giacomini, jefe de la consultora Economía y Regiones que fundó Frigerio, criticó el “excesivo gradualismo” de Prat Gay para bajar el gasto fiscal y atacar la inflación. No hizo más que verbalizar una preocupación general del Gobierno: la falta de un plan de ajuste del gasto integral y proyectado en el tiempo.

De hecho, Macri ya no oculta sus urgencias fiscales. En la reunión de Gabinete «ampliado» de esta mañana en Tecnópolis, su coordinador económico, Gustavo Lopetegui, les pidió a los ministros cuidar el gasto y ahorrar lo máximo posible porque de lo contrario, advirtió, «a fin de año no van a cerrar los balances fiscales». Prat Gay escuchaba atento.

 

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − catorce =