Personal superior y subalterno retirado de la Policía demoralizado, piden declarar el estado de alarma, y la asistencia de recursos de la Nación

 Personal superior y subalterno retirado de la Policía demoralizado, piden declarar el estado de alarma, y la asistencia de recursos de la Nación

Denuncian abandono, medidas ficticias del COE y piden intervención de todo el sistema de salud «Por colapso»

CARTA ABIERTA AL SR. GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE JUJUY Cr GERARDO MORALES

El personal superior y subalterno retirado de la Policía y del Servicio Penitenciario de Jujuy, pone en conocimiento de su pueblo, del Gobierno Provincial y Nacional, la GRAVE SITUACIÓN en la que se encuentra el pueblo de Jujuy, y en especial, los policías en actividad:

I – Casi como ninguna otra institución del Estado, la policía está presente en muchos aspectos cotidianos de los ciudadanos. En el ámbito local, constituyen a menudo el primer punto de contacto entre la ciudadanía y el Estado. La naturaleza de su trabajo la posiciona siempre al frente en situaciones de crisis y emergencias que requieren su involucramiento inmediato.

II – La crisis desencadenada por la pandemia del COVID-19 ha tenido un impacto muy particular en los cuerpos policiales y penitenciarios. En efecto, la policía, junto con el personal de salud, están en la primera línea de respuesta, atendiendo las emergencias y nuevas funciones derivadas de la crisis sanitaria mientras continúan con todas las responsabilidades de mantenimiento de la seguridad pública.

III – Estas nuevas funciones en la primera línea de respuesta del COVID-19 han convertido a las policías en un colectivo de alto riesgo. De hecho, algunas dependencias policiales han tenido que hacer frente a un número significativo de bajas por enfermedad o por medidas preventivas de cuarentena. Todo esto, claro está, puede afectar a su capacidad operativa.

IV – El caso más preocupante para el Ministerio de Salud de la Nación, es Jujuy. La realidad nos dice que el sistema de salud público y privado están colapsados; el COE, agotó la capacidad de internación en terapia intensiva en los hospitales públicos y de campaña, y a la gran mayoría de los pacientes de baja y media complejidad los aloja, bajo el sistema de auto aislamiento, en sus domicilios particulares, en condiciones inseguras, atendidos por un ficticio CONTROL ON LINE de telemedicina, sin camas, sin test, sin que nadie pueda aliviar su dolor, evitar que se agrave su cuadro de salud y encaminados a una muerte horrenda, en soledad.
Hoy, Jujuy tiene más de 32.000 personas con Covid-19, según declaraciones del Ministro de Salud Gustavo Bohuid, en conferencia de prensa en Perico.

V – Los RESULTADOS están a la vista: Al día de hoy, son cinco los policías que perdieron la vida en actos de servicio como consecuencia de haber sido afectados directamente por el Gobierno de Jujuy, a tareas diversas en primera línea en la lucha contra el Covid-19, mientras hay numerosos efectivos, de distintas dependencias policiales enteras y del Servicio Penitenciario, que están padeciendo la falta de atención adecuada y librados a la buena de Dios.

La penosa situación que atraviesan los policías en la atención de su salud cuando enferman con Covid-19 ante el COE Policial y Provincial; la provisión insuficiente y de mala calidad de los EPP y de bioseguridad; y la desatención en la salud de los policías SON RESPONSABILIDAD DIRECTA DEL MINISTRO DE SEGURIDAD EKEL MEYER y su cartera de funcionarios que nada hacen y encima informan que “no pasa nada; que los policías están contenidos y atendidos”, mientras las esposas e hijos de los policías enfermos salen a desmentirlos en las redes sociales (Ver Anexo 1).

VI – Las CAUSAS de la permanente y contínua pérdida de vidas humanas, el contagio masivo del pueblo y por ende del personal policial, penitenciario y profesionales de la salud, se producen por falta de Elementos de Protección Personal, recursos humanos insuficientes, ausencia de la cobertura del Instituto de Seguros de Jujuy (Obra Social obligatoria para todos los empleados públicos), y lo que es más grave aún: el abandono del Estado de aquellas personas en general y de los policías y penitenciarios, en particular, que enferman, quienes quedan desamparados y librados a su suerte en sus respectivos domicilios o en espacios de aislamientos masivos sin asistencia médico-profesional ni medicamentos adecuados.

VII – El PRONÓSTICO es agorero: los enfermos de COVID 19 se multiplicarán en forma exponencial por la duplicación semanal de casos a los que el sistema sanitario ya no puede brindarle la más mínima asistencia; los policías y penitenciarios seguirán enfermando y muriendo; sus viudas y deudos cobrarán de acá a un año como mínimo una miserable pensión del 75% conforme a la antigüedad del titular…

Por ello, y ya que la crisis de salud pública es probable que continúe, es importante examinar hasta qué punto las policías pueden realizar este esfuerzo de manera sostenida en el tiempo.

VIII – Efectos: La actual fase de la epidemia aumenta el riesgo de transmisibilidad en la comunidad, por lo que los niveles de exposición podrían afectar la fuerza laboral, la moral y la salud física y mental de los miembros de esas instituciones. Por ello, es esencial que el Gobierno y jefes preparen planes de contingencia para prevenir y controlar los efectos de la pandemia, atendiendo a su personal, así como la factible reducción progresiva del pie de fuerza.

IX – Policía en pandemia: hoy los policías tienen más trabajo y responsabilidades con similares medios antes de la pandemia.
Hoy hay un ambiente de desmoralización en el cuerpo policial, porque los Policías y penitenciarios sienten que su vida y su salud no le importa al Ministro MEYER ni a los Jefes; hay una real desprotección de la vida.
Esto está deprimiendo a todos los cuadros y genera un efecto de brazos caídos, los familiares de los policías les dicen: “NO VAYAS A TRABAJAR SI NO TE CUIDAN”, lo cual es peligroso para este Gobierno y para todos.
En el policía se ha instalado un sentimiento que dice:
ESTAMOS ABANDONADOS!
ESTAMOS DESAMPARADOS!!
ESTAMOS PARALIZADOS!!!

X – Convocar al Comité de Crisis, en los términos de la Ley de Seguridad Interior 24.059, ss y cc y su decreto reglamentario, que prevé su activación “Cuando estén en peligro la vida… de los habitantes de una región determinada”, y dado que ya se encuentra inmerso en esta pandemia un 5%, como mínimo del total de la población de Jujuy, entre asintomáticos y sintomáticos, el Sr Gobernador debiera evaluar la hipótesis de declarar el estado de alarma, y la asistencia de recursos de la Nación, para la gestión de la situación de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Asimismo, aceptar que el horario habitual actual de prestación de servicios es un riesgo altísimo de contagio, donde convergen policías que ya cumplieron un servicio y que se quedan a continuar los mismos, en calidad de “recargos” (sin que tales horas se les paguen como adicionales), con aquellos que entran a prestar servicios, lo que implica que «los funcionarios de diferentes turnos realicen jornadas conjuntas», en las que se produce «una situación no idónea » con «equipos estancos» en los que se puede ver «afectados diferentes turnos de trabajo y existir un riesgo de propagacion del virus COVID-19».

Por lo expuesto, en prieta síntesis, al Sr GOBERNADOR GERARDO MORALES, en su carácter de Jefe máximo de las fuerzas policiales y de seguridad de la Provincia de Jujuy, en defensa del derecho a la vida y a la salud, ubicados en la cúspide del ordenamiento jurídico internacional y consecuentemente de nuestro País, y en pos de su adecuada protección y goce, solicitamos:

Su intervención directa e inmediata en nuestra Provincia para asumir la conducción del sistema de salud pública que ha colapsado frente a la pandemia del Covid-19. Habilite las instalaciones del Instituto Superior de Seguridad Pública y de la vieja Central de Policía, como Hospitales de Campaña para uso exclusivo del personal policial, penitenciario, bomberos y Fuerzas Armadas afectadas al sistema; o las instalaciones del Ejército Argentino, radicadas en nuestra provincia (RIM 20//GAM5).Al ser considerada “Enfermedad no Profesional” por su Gobierno (Ver DNU …..), disponga la cobertura, el tratamiento e intervención del Instituto de Seguros de Jujuy para todo el personal con Covid-19. Otorgue un subsidio excepcional no menor al 50% de los haberes que por todo concepto percibe un (Comisario…) en actividad, tal como dispuso la Nación mediante DNU 655/2020 de la fecha;
Disponga la compra transparente de EPP, en cantidades y con estándares de calidad internacionales para proveer a todos los policías afectados a este servicio;

Ordene la realización de Test masivos a todo el personal policial y penitenciario de la provincia;
Ordene un plan de contingencia para completar, reforzar o suplir al personal en actividad, con personal retirado de entre 42 y 59 años de edad, conforme a la normativa vigente.
Otras, que a criterio de Ud sean necesarias e indispensables para mantener y proteger la salud y la vida de los trabajadores de l Seguridad que constituyen su brazo armado.

SAN SALVADOR DE JUJUY, 8 de agosto de 2020.-

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *