Perú sigue creciendo

 Perú sigue creciendo

Emilio J. Cárdenas Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas

Según sugieren las encuestas recientes, cada vez son menos los empresarios peruanos que consideran que la economía de su país mejorará en los próximos doce meses. Hace apenas un año, el 74% de ellos apostaba a la mejoría. Hoy tan solo el 40%. Con todo, el 43% de los empresarios cree que la economía permanecerá estable. Sumando ambos porcentajes, nada menos que el 83% del empresariado peruano considera que la economía de su país mejorará o se mantendrá estable. Señal de optimismo. Quizás por esto, el 33% de esos hombres de negocios manifiesta estar dispuesto a aumentar su fuerza de trabajo en los próximos 12 meses.
Cuando se les pregunta a los empresarios peruanos cuales son sus riesgos principales, la respuesta apunta a la desaceleración de la economía de China, sumada a cierta inestabilidad política doméstica. Esto último es sorprendente, por cuanto la opinión mayoritaria de los analistas políticos en el Perú supone que luego del mandato de Oyanta Humala, el actual presidente será reemplazado por Alan García, a quien se tiene como el candidato a la presidencia que cuenta con las mejores posibilidades.

Perú-crece1
Lo cierto es que Perú ya no crece al 9% anual, sino al 5% y que hay alguna leve presión inflacionaria. Su balanza comercial es ahora moderadamente deficitaria, en unos 1.000 millones de dólares, al cierre del primer trimestre de este año. Ocurre que las exportaciones se han contraído (particularmente las de los minerales) y que las importaciones de máquinas y equipos también. La inversión privada, por su parte, ha perdido algún dinamismo, sugiriendo que la economía peruana se está enfriando. La construcción, luego de una etapa de expansión, ha comenzado también a desacelerarse. Pero aún crece.
El buen analista del diario La República, Mirko Lauer, sugiere que el gobierno de Oyanta Humala ha ‘cambiado de rostro’. No ha logrado poner en marcha sus dos proyectos principales: ni la modernización de la refinería de Talara, ni la construcción del gasoducto surandino. La esposa del presidente, Nadine Heredia, ha dejado de ser un activo político. Humala está acumulando enemigos en la derecha. Y es criticado por la izquierda, que lo acusa de no haber cumplido sus promesas. A lo que se agrega la acusación de haber tejido una excesiva maraña burocrática poco amigable para el clima de inversión. Quizás todo esto sea consecuencia de que Humala ya no tiene ilusiones reeleccionistas y que el ‘tigre económico’ en que el Perú se había transformado, tiene ahora un poco de anemia. Pero sólo eso.
Prueba de que las cosas siguen bien es que el empleo continúa en alza. Acumulando nada menos que 52 meses de crecimiento continuo. También en las ciudades del interior, donde a lo largo del año pasado, ha subido un 1,7%. Hay casos, como los de Ica y Chincha, donde el crecimiento sigue siendo vertiginoso. En Ica crece al 16,1% anual. En Chincha, al 9,4% anual. En la región metropolitana de Lima, por su parte, el empleo crece al ritmo del 1,8% anual, empujado por la demanda de los sectores de servicios, comercio y transporte, especialmente.
En pocas palabras, Perú sigue bien. Desacelerándose un tanto, pero fundamentalmentebien.

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *