Plan para reactivar el turismo en el NEA y el NOA

El Noroeste y Noreste argentino (NEA y NOA) acumulan años de atraso en el desarrollo. Ahora, el Gobierno apuesta al plan Belgrano para impulsar estas zonas, según publicó La Nación. Y en un trabajo conjunto entre Nación, provincias y municipios, se busca avanzar en acciones concretas.

Entre este año y 2019 el Ministerio de Turismo prevé inversiones directas en la actividad para todo el país por $ 4312 millones, a los que se sumarán $ 4245 millones de financiamiento internacional y $ 3500 millones provenientes de las provincias. En total, habría inversiones por $ 12.000 millones. «El foco está puesto en el Norte Grande (NEA-NOA)», dice el ministro de Turismo, Gustavo Santos, que agrega que la región está «diez veces menos desarrollada que el resto».

Según el funcionario, los proyectos apuntan a posicionar la «marca Argentina» en el mundo, con el objetivo de sumar 3 millones más de visitantes extranjeros hasta 2019 (la meta implica un crecimiento del 50%) y elevar un 90% su gasto promedio, para alcanzar los u$s 900 por estadía, en promedio. Así, habría u$s 3800 millones adicionales.

La meta para el turismo interno es que, hasta 2019, crezca 18 puntos porcentuales, para que al menos el 65% de la población haga un viaje al año. Esto permitiría sumar $ 62.400 millones al gasto, con un crecimiento del 58% respecto de la cifra actual (que ronda los $ 107.000 millones).

El economista Federico Muñoz admite que al turismo se lo suele subestimar como impulsor del desarrollo. Apunta que tiene una importancia «estratégica» y un «enorme potencial» para la mejorar la dinámica regional. Es un sector que permite generar empleo formal y no precario en lugares remotos y «sin muchas otras alternativas».

El sector hoy ocupa a 1,1 millones de personas, el 5,4% del empleo total. Pero en ninguna de las provincias incluidas en el proyecto del Norte Grande se llega a esa media: en todas, la participación es de entre 2,5 y 4,7% de los puestos de trabajo. Santos apunta que en los hoteles boutiques y de alta gama hay, en promedio, 7 empleados por habitación. Y entiende que, en total, hasta 2019 podrían sumarse 300.000 puestos.

Entre los interesados hay grupos internacionales como Awasi, que desembarcó en Misiones con una inversión hotelera de u$s 7 millones, la primera que realiza en el país y a la que podría sumarse una en la puna. En un predio de 600 hectáreas en Iguazú, construirá 14 lodges de bajo impacto ambiental.

También hay emprendimientos como los de Porfirio Aquino, que en Corrientes rediseña casonas antiguas para convertirlas en alojamiento. «La Alondra», por ejemplo, ya figura en las recomendaciones de las guías internacionales.

Muñoz advierte que el listado de desafíos para convertir al turismo en motor de crecimiento incluye desde la mejora de la conectividad a la reducción de cargas tributarias. Además, dice que la Argentina está «cara y no es competitiva» y no sólo por un retraso cambiario «inocultable», sino por los sobrecostos que se pagan en la formación de precios y que «nos sacan del mercado».

El plan oficial pretende generar en el Noreste argentino (NEA) el corredor eco turístico más importante de América latina, que abarque a Misiones, Corrientes, Chaco y Formosa. Desde el ministerio plantean que hay que cambiar el concepto de quedarse sólo con las Cataratas del Iguazú.

En toda la zona la inversión integral prevista (caminos, energía, museos, hoteles) es de $ 1000 millones e incluye los parques provincial Moconá en Misiones; el Iberá en Corrientes de 700.000 hectáreas (150.000 donadas por la Fundación Tompkins); El Impenetrable en el Chaco (proyecto demorado por una controversia judicial sobre las tierras) y el Bañado La Estrella en Formosa (el menos avanzado de todos). Hay recursos previstos para crear un circuito de cruceros fluviales en la zona.

En el Noroeste argentino (NOA), la marca «Puna» involucra al norte catamarqueño, Salta, Jujuy, sur de Bolivia (Uyuni y Potosí) y norte de Chile (Atacama). El gobernador jujeño Gerardo Morales se sumó con la iniciativa de un tren que recorra la provincia desde Volcán a Humahuaca para conectar con el de las Nubes, que llega a San Antonio de los Cobres. Tanto trenes como ómnibus irán parando en las poblaciones.

El intendente de La Quiaca, Miguel Tito, confirmó que junto a sus colegas de la puna tienen una propuesta distinta: quieren extender las vías del Belgrano y cubrir 110 kilómetros entre las localidades de Tres Cruces y La Quiaca, para poner en marcha el Tren Andino.

Entre los actores posibles para concretar los desarrollos está la compañía que prestará el servicio de tren de lujo entre Cusco y el lago Titicaca, y que ya explota las vías que acercan a los turistas al Machu Picchu. Santos intenta seducir a esa firma y traerla a la puna argentina.

Fuente: La Nación

Compartí:

Noticias Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 12 =